Córdoba

El Cristo de la Misericordia protagonizará una bajada pública para presidir un triduo extraordinario de acción de gracias

Se ha previsto su exposición a la veneración de los fieles y la vela y traslado a la capilla por parte de una escuadra de la Policía Nacional

La Junta de Gobierno de la Hermandad de la Misericordia ha anunciado, mediante una nota de prensa difundida a través de sus medios oficiales de información que ha considerado oportuno y necesario programar un triduo extraordinario entre el 1 y el 3 de julio, «que sirva para dar gracias por la salud de los nuestros y pedir por las almas de los miles de fallecidos durante esta pandemia».

En opinión del equipo dirigente de la corporación de San Pedro, «será una ocasión inmejorable para que la Hermandad de la Misericordia renueve sus lazos de unión con el Cuerpo Nacional de Policía –Hermano de Honor de nuestra corporación− y agradezca su extraordinaria labor durante este tiempo incierto. Ese capítulo de agradecimientos se hará extensivo a todos nuestros hermanos sanitarios –enfermeros, médicos, farmacéuticos− que han vivido en primera línea los efectos de la covid-19».

El objetivo de la Junta de Gobierno, es que esos tres días estén «cargados de emociones, oraciones y recuerdos personales en torno a nuestras benditas imágenes». Para contribuir a ello, se ha previsto la bajada pública del Santísimo Cristo de la Misericordia, su exposición a la veneración de los fieles y la vela y traslado a la capilla por parte de una escuadra de la Policía Nacional.

Adicionalmente, la Junta de Gobierno ha hecho un «llamamiento concreto a nuestros hermanos que trabajan como profesionales de la salud» que «están invitados de una forma especial a la misa del día 1». A la conclusión de esta eucaristía se realizará la bajada de la imagen del Santísimo Cristo en la que tendrán un especial protagonismo alumbrando o portando al Señor hasta el túmulo en el que quedará expuesto durante dos días (jueves y viernes, 2 y 3 de julio) a la pública veneración de los fieles.

Los cultos previstos concluirán con la Función Solemne del día 3 a cuyo término los agentes de la Policía Nacional tomarán la imagen del bendito Crucificado de la Misericordia y lo conducirán de nuevo a su capilla después de rezar ante las Reliquias de los Santos Mártires de Córdoba.

Conviene recordar la necesidad de acudir a la Basílica de San Pedro con mascarilla, hacer uso del gel hidroalcohólico y seguir las indicaciones de ubicación, así como que las limitaciones de aforo que aún rigen en los templos.