Córdoba

El Descendimiento, un ejemplo que jamás se agota

La cercanía del Adviento, una época particularmente entrañable, reactiva cada año las múltiples campañas de carácter solidario que las diferentes corporaciones que integran el universo cofrade ponen en marcha, con el altruista objetivo de paliar las necesidades materiales de aquellos sectores de la población que, por las vicisitudes de la vida cotidiana, se ven necesitados de una mano amiga que ofrezca su apoyo a la hora de cubrir sus necesidades esenciales.

Una de las cofradías que cada año se erige en ejemplo inequívoco para todos aquellos que se enorgullecen de considerarse cofrades, es la hermandad del Descendimiento que año tras año se convierte en referencia de quienes consideran que ser cofrade trasciende del mero hecho artístico e incluso devocional, para adquirir todo su sentido cuando se desarrollan acciones de índole solidario que se hallan íntimamente enraizadas en la misma esencia de la fundación de las hermandades a lo largo de los siglos.

Es por ello que la corporación del Campo de la Verdad vuelve a emprender su campaña solidaria de alimentos para familias que se hallan en dificultad así como de recogida de juguetes, con el ánimo de que ningún niño vea alterada su ilusión bajo ninguna circunstancia. Con el sugerente lema «Da lo mejor de tí, que en Navidad no falte ni una sonrisa», la hermandad de San José y Espíritu Santo anuncia de este modo que entre el 1 y el 22 de diciembre se recogerán alimentos y juguetes en la casa hermandad sita en la calle Fernández de Córdoba en horario de 18 a 20:30 excepto fines de semana y festivos. Una hermosa forma de poner un granito de arena para que la felicidad llegue a todas partes.