Córdoba, Galerias

El día de María Auxiliadora. Todos los detalles de la procesión

Después de dos años de ausencia a consecuencia de la terrible crisis sanitaria que ha asolado el mundo entero María Auxiliadora coronada volver a recorrer las calles de Córdoba este caluroso y soleado martes de mayo poniendo el punto culminante a las celebraciones que la casa salesiana ha desarrollado en torno a la imagen letifica. La Virgen, acompañada de la Banda de Música de Mairena, y precedida de la imagen de San Juan Bosco, que contará con los sones de la Banda de Cornetas y Tambores Caído y Fuensanta, se pondrá en la calle a las 21:00 horas. desde el patio del colegio para recorrer un itinerario que discurrirá por Santo Domingo Savio, María Auxiliadora, Plaza de San Lorenzo, Arroyo de San Rafael, Juan Bernier, Buen Suce so, Yerbabuena, Jesús Nazareno, San Agustín, Plaza de San Agustín, Rejas de Don Gome, Muñoz Capilla, Arroyo de San Andrés, Buen Suceso, Juan Bernier, Arroyo San Rafael, Plaza de San Lorenzo, María Auxiliadora y entrada en el у Santuario.

Esta es la primera vez que la Virgen saldrá a la calle tras la profunda restauración que concluyó con su reposición al culto el pasado 23 de abril. Una intervención de la imagen de María Auxiliadora se ha realizado por las manos de los Talleres Juan Jiménez González y Pablo Porras Castro. La Virgen es obra de los Talleres Salesianos de Barcelona-Sarriá y su bendición tuvo lugar el 25 de marzo de 1908. En 1913 se fundó la «Archicofradía de María Auxiliadora de Córdoba», la actual imagen mariana fue coronada canónicamente en 2009, y cuenta con gran devoción popular en la ciudad de Córdoba.

Fotografía antigua

Tras un primer estudio visual, solicitada por la Comunidad Salesiana, en el 2020 llegó el encargo de realizar una restauración de María Auxiliadora, y se iniciaron los primeros estudios en agosto del 2021. Lo primero que se realizó fue un estudio radiológico detallado, así como del una valoración estado de conservación de la imagen. Estos estudios determinaron el delicado estado en que se encontraba la imagen, ya que simple vista se apreciaban numerosas grietas que, incluso podían comprometer la estabilidad estructural de la obra, haciendo peligroso el hecho de poder procesionarla.

Juan Jiménez explica que «al comenzar retirando estucos, nos encontramos con una mascarilla en la Santísima Virgen totalmente suelta, adherida con tres pegotes de escayola y rellenos de papel de periódico, siendo muy notorio que al retirar los estucos de la cabeza de su zona frontal a la parietal, aparecen su pelo tallado bajo los empastes, el eje de su cabellera así como el orificio original para el perno de la corona».

A nivel de policromías, tanto las encarnaduras como los estofados presentaban pérdidas por desprendimiento de la capa pictórica. Las catas efectuadas demostraron que no quedaba nada de la policromía original de 1908, apreciándose solo la realizada por el imaginero Juan Martínez Cerrillo en la década de los 60. Por lo que nos encontramos con un grupo escultórico del que solo quedaba de su etapa original el soporte ligneo, es decir, únicamente el trabajo de la talla en madera. Y lo que no puede ver el ojo humano, lo revelaron las radiografías de la talla, que evidenciaron problemas estructurales en el soporte de madera, con fisuras internas entre los embonos de las tablas que componen el bulto escultórico.

Al respecto, Jiménez desvela que «tras la retirada de todos los estucos se aprecia como en la restauración de los años 60 realizada por D. Juan Martínez Cerrillo, las imágenes son retalladas en sus rostros, manos y pies y como incluso son modificados los movimientos de la cabeza de la Virgen y su mano derecha, siendo modificadas todas sus policromías y estofados. Todo ello da a conocer con total rotundidad que no existe nada original del grupo escultórico, por lo que reunido el taller con la comunidad Salesiana toma la determinación de devolver en la medida de lo posible a la imagen a su carácter original».

Con la información obtenida en los estudios previos, se decidió, de acuerdo con la Asociación Salesiana, realizar una intervención integral de conservación-restauración en el soporte de madera y una recreación de las policromías originales basada en las fotos y testimonios conservados, previos a la intervención de Juan Martínez Cerrillo, para dotar a la imagen de un aspecto lo más cercano a su concepción original, tal como atestiguan fondos fotográficos de la primera mitad del siglo XX.

Por lo que de una inicial restauración de la imagen se terminó, por decisión de la Comunidad Salesiana en una profunda intervención que subsanase los graves problemas estructurales y de camino recuperar la impronta y clasicista estética de la imagen. Tras esta intervención, «la imagen recobra su estado original con los diseños primitivos de sus estofados, siendo notorio la inclinación original del Rostro de la Santísima Virgen», concluye Jiménez.

Comparativa de la imagen antes y después de la intervención

Los medios y técnicas utilizadas para esta intervención han sido diversos, y siempre respetuosos con el importante encargo a acometer con este trabajo para el taller. Además se ha contado con la colaboración del Hospital Quirón Salud para la realización del estudio radiológico, y la estimada colaboración de otros profesionales de distintas disciplinas como carpintería, ferrallista y dorado, a los que agradecemos su aportación a esta intervención.