Sevilla

La barriada de Valdezorras rindió honores a su patrona

La Virgen de las Veredas tránsito por la feligresía tres años después

Hacía mucho tiempo que el barrio no se vestía de gala, sacando sus mantones y colgaduras a los balcones y terrazas para vivir una jornada pletórica.

Valdezorras se reencontró el pasado sábado con su patrona, su reina, su Virgen de las Veredas en una procesión histórica tras tres años sin tener a la Señora por sus calles.

La prodigiosa cuadrilla comandada por Antonio Santiago volvió a obrar el milagro en una compleja salida, donde las pequeñas dimensiones de la puerta obligaron a que los costaleros llevaran el paso de rodillas, y la Titular Mariana traspasara el dintel sin la corona.

Tras un silencio expectante, la banda tocaba la Marcha Real y la calle Liebre rompía en aplausos justo antes de que el prioste colocara la presea a la Imagen.

Y era entonces cuando empezaba el sueño efímero, la sinfonía perfecta y el momento ingualable durante esas horas en las que minutero les regalaba a su patrona y bienhechora por los rincones de la feligresía.

Instantáneas de la magistral procesión de la Virgen de las Veredas por Valdezorras.

La Virgen lucía majestuosa y bellisíma con manto azul liso y saya burdeos bordada en oro, con tocado a tablas y toca de sobremanto.

Y si hermosa se presentaba la Imagen, no menos bello era el repertorio de la Banda de Música Fernando Guerra de los Palacios y Villafranca, que interpretó marchas clásicas de nuestra Semana Santa.

Los vecinos y devotos de Nuestra Señora de las Veredas miraban con ilusión y cariño a la Virgen, dándole gracias por tener salud para verla una vez más paseando por la barriada.

Y así se cumplió la tradición y el rito anual pasada la medianoche, cuando la Dolorosa volvía a casa con miles de oraciones y promesas bajo su manto que, Dios Mediante, se renovarán en un año, cuando la Madre del Dios del Amor recorra de nuevo Valdezorras.