Sevilla

El IAPH restaurará el palio del Buen Fin

Los hermanos de la Hermandad del Buen Fin han aprobado en el Cabildo Extraordinario celebrado en la noche de este jueves, por unanimidad de los asistentes, la restauración del techo de palio de Ntra. Sra. de la Palma. Una intervención que acometerá el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico quien ha elaborado una propuesta a resultas del diagnóstico al que que fue sometida la pieza el pasado mes de abril.

Estrenado en 1930, el palio de la Virgen venía a satisfacer el anhelo de muchos hermanos de volver a ver a la dolorosa cobijada bajo palio en su estación de penitencia, de estilo neorrenacentista. El paso fue diseñado por Ignacio Gómez Millán, con crestería bordada, que incluye unas pequeñas jarras a modo de perilla y caídas igualmente bordadas, en oro a realce, sobre terciopelo azul, en el taller de Sobrinos de José Caro.

La caída frontal, está compuesta por tres paños, el central, donde podemos contemplar una gran cartela en la que se representa la Asunción de la Virgen María, acompañada en los laterales de dos paños rematados en cada extremo por un ángel alado, al igual que la parte central desde la que comienza la caída, donde observamos otro ángel, en cada uno de los paños laterales.

La bambalina trasera, es de igual diseño que la delantera, a excepción del paño central, donde queda representado el escudo del cardenal Ilundaín, cardenal que perteneció a dicha corporación, y que era el máximo mandatario en la híspalis del momento. Las bambalinas laterales, están compuestas por cinco paños, donde en el central, se representa el escudo de la corporación, es decir la maría rematada por una cruz y cruzada por la palma, escoltando la caída central, encontramos en ambos paños los ángeles de madera tallada y policromada realizados por Castillo Lastrucci, que parecen sustentar sendos escudos.

Y por último, los paños que se sitúan en los extremos, son de diseño similar que las delanteras. Todos los paños están separados entre sí por unas corbatas del mismo terciopelo empleado en la ejecución de las bambalinas y con bordados de la misma temática que el resto de los paños, es decir vegetal. Del techo, cabría destacar que está elaborado con un diseño con motivos arquitectónicos que recuerdan a un palacio. En el centro del mismo podemos observar representado al Santo Sudario, titular de esta corporación.