Córdoba, 💚 El Rincón de la Memoria

El incendio que pudo acabar con la Virgen del Mayor Dolor

Miguel Ángel González Jurado llevó a cabo una profunda intervención en la imagen, dotándole de nuevas manos y restaurando profundamente su encarnadura

Corría el año de 1995. La hermandad del Calvario había programado toda una amplia serie de actos para conmemorar el cincuenta aniversario de la hechura de la imagen de Nuestra Señora del Mayor Dolor. Como inicio de la efemérides se celebró un solemne septenario en honor de la Dolorosa, produciéndose entonces un fatal accidente. Sin saberse cómo tuvo lugar tal hecho, un pabilo encendido alcanzó la peana donde se encontraba la Virgen del Mayor Dolor, prendiendo fuego rápidamente a la imagen. Aunque el incendio no fue a mayores y pudo salvarse a tiempo la talla de la dolorosa, el juego de saya y manto bordados que estrenaba para la ocasión quedó reducido a cenizas.

Los actos conmemorativos de la bendición de la Virgen del Mayor Dolor tuvieron que suspenderse de inmediato. Miguel Ángel González Jurado llevó a cabo una profunda intervención en la imagen, dotándole de nuevas manos y restaurando profundamente su encarnadura. Así, con la celeridad que se realizaron estas obras de mantenimiento, la Dolorosa pudo salir el Miércoles Santo de 1996 luciendo de nuevo en su máximo esplendor.

El popular altar de las tres cruces fue pasto de las llamas en 1995. Sin embargo, desafiando a la mala fortuna, la cofradía cordobesa quiso rememorar aquella arquitectura cultual efímera en 2013, cuando se estrenó en la Parroquia de San Lorenzo Mártir la obra titulada La Vía Sacra, compuesta por Rafael Wals Dantas. Para la ocasión, fue la Banda de Música Maestro Tejera la encargada de dar los primeros sones a la marcha procesional.

Fue el 11 de marzo 1945 cuando tuvo lugar la bendición de la imagen de Nuestra Señora del Mayor Dolor, obra de Francisco Díaz Jiménez y Antonio Castillo Ariza. La talla estaba inspirada en la efigie mariana que años atrás fue cedida por las religiosas del Hospital de Jesús Nazareno para la reorganización de la corporación en 1918. No es ni más ni menos que la que hoy día es titular de la cofradía del mismo nombre bajo la advocación de María Santísima Nazarena.

Así, en 1947, Martínez Cerrillo pide la devolución de la imagen de la Virgen del Mayor Dolor y Esperanza que tallara en 1939 para la cofradía del Calvario, que entonces estaba retirada del culto. Actualmente, es la imagen titular de la hermandad de los Estudiantes de Jaén, donde procesiona cada Lunes Santo bajo la advocación de Nuestra Señora de las Lágrimas.

La encarnadura actual es obra de Miguel Ángel González Jurado, aplicada tras el incendio mencionado, donde además aclaró los tonos oscuros dados a la imagen en 1990, cuando fue restaurada por el mismo artista. También en esta intervención le tallaría unas nuevas manos, más expresivas, aunque similares a las que ya poseía.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup