Córdoba, ⭐ Portada

El Partido Socialista pretendía reducir un 12,56% la subvención a las cofradías

La ciudad de Córdoba tiene presupuestos municipales desde que este jueves, en el transcurso del primer pleno telemático de su historia, el Ayuntamiento de la ciudad aprobase las cuentas para el año 2020 con el voto negativo del Partido Socialista, Izquierda Unida y Podemos. Un pleno en el que, salvo una enmienda presentada por el PSOE, el resto de las presentadas por los tres grupos municipales de izquierda fueron rechazadas.

Una de estas enmiendas rechazadas afectaba decisivamente a las cofradías cordobesas, toda vez que, de haber salido adelante, hubiese supuesto una reducción del 12,56% de la subvención municipal que percibe la Agrupación de Cofradías y que, por ende, reciben las cofradías cordobesas en un momento especialmente sensible en el que la necesidad de las corporaciones es mayor que nunca, teniendo en cuenta las pérdidas derivadas de la grave crisis económica propiciada por la pandemia que estamos padeciendo, que ha provocado la suspensión de las procesiones de Semana Santa y el aplazamiento de las celebraciones de mayo, fuente de ingresos imprescindible para las cofradías, cuyos fondos se están destinando a caridad, a través de múltiples iniciativas solidarias emprendidas por las hermandades cordobesas, y a salvaguardar el empleo de miles de empresarios, artistas y artesanos, seriamente amenazado si las hermandades no pudieran hacer frente a sus contratos.

En concreto la llamativa propuesta socialista implicaba deducir en 37.682 euros el importe total de 300.000 que prevé la partida del presupuesto en concepto de Convenio con la Agrupación de Cofradías. 37.682 euros menos para que las hermandades puedan seguir desarrollando la importantísima labor asistencial y solidaria que están llevando a cabo en estos momentos de necesidad, y que será más imprescindible a medida que vayan transcurriendo los meses y la crisis económica se agudice en miles de familias, y que, según la propuesta socialista, debía destinarse a ayudar a los caracoleros cordobeses.

Una enmienda, además, imposible de materializar ya que los ayuntamientos carecen de competencias para poner en marcha políticas de empleo específicas, más allá de que se puedan buscar fórmulas de apoyo a colectivos concretos. De hecho la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), ha solicitado al Gobierno de Pedro Sánchez que autorice a los ayuntamientos a recuperar esta competencia en materia de empleo para poder implementar ayudas, autorización que, de momento, no se ha producido.

Pero más allá de ello, lo que realmente resulta trascendente de esta propuesta es la sorprendente pretensión de detraer un 12,56% de los fondos que necesitan las hermandades, lo que redundaría gravemente en su capacidad para poner en marcha los esenciales proyectos asistenciales que ahora, más que nunca, adquieren una importancia capital y en dejar caer a miles de trabajadores que pertenecen a los sectores que viven de la Semana Santa, cuyos empleos están gravemente amenazados por la situación en la que nos hallamos inmersos, volviendo a demostrar el papel irrelevante que la izquierda otorga a determinados sectores de la ciudadanía y en concreto a las cofradías proponiendo reducir la subvención que perciben a la primera de cambio, pese a que su intervención en toda esta crisis esté resultando fundamental e imposible de sustituir.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup