Sevilla, 💚 El Rincón de la Memoria

El primer palio de Écija

El primer palio como tal que se conoce en Andalucía se remonta a los primeros años del 1600. Aquella nueva estructura, totalmente innovadora para el mundo de las cofradías, cobijó por vez primera a María Santísima en Su Soledad, de la sevillana corporación de San Lorenzo, en su estación de penitencia del Viernes Santo. 

Con el cambio de siglo, se produjeron varias transformaciones en la salida procesional de la Dolorosa. En 1606, la Virgen de la Soledad estrenó un paso de palio de terciopelo negro bordado en oro, plata y sedas de colores, que constituye la primera obra de este tipo documentada completamente entre las cofradías sevillanas. Este baldaquino se continuó ejecutando hacia 1614 cuando se finalizó su techo y en 1620 cuando se sustituyeron los primeros diez varales de madera por una docena de plata. 

Por su parte, el primer paso de palio no lo veríamos en Écija hasta pasada la Guerra Civil Española, es decir, casi tres siglos después. Fue el Viernes Santo de 1939, siendo la encargada de inaugurar esta etapa de cambios estilísticos en las dolorosas astigitanas Nuestra Señora de la Soledad. Para la ocasión, la imagen salió en un palio prestado de Sevilla. Curiosamente, al igual que en el caso de la capital hispalense, fue una dolorosa bajo la advocación de Soledad y que no actualmente no procesiona sobre un paso de palio. Ese fue el primer y único año que se pudo ver a la Virgen de la Soledad cobijada por tal elemento.

El primer paso de palio que llegaría a la antigua Astigi para quedarse fue en 1944, de la mano de la hermandad de San Gil. Ese año, la corporación del Miércoles Santo acordó volver definitivamente a sacar los pasos a costal y dejar la forma tradicional ecijana de portarlos a hombro. Nuestra Señora de los Dolores procesionó aquel año bajo palio realizado con los escasos recursos que permitía la época. Actualmente, la Virgen de los Dolores es cobijada por el palio más moderno de Écija, obra del bordador ecijano Jesús Rosado y estrenado en 2009.

Tras el primer palio vendrían los siete restantes actuales, siendo tan solamente tres las dolorosas que no llevan palio actualmente, a las que se suma María Santísima de la Alegría. De este modo, en la década de 1950 se añadiría en segundo lugar el palio de María Santísima de las Misericordias; en la de 1960, Nuestra Señora de la Esperanza y Nuestra Señora de la Piedad. En 1965 sería María Santísima de la Amargura la que estrenara palio, y, en 1968, Nuestra Madre y Señora de las Lágrimas, ambas imágenes en sus respectivas primeras salidas procesionales. En 1971 se estrena el palio de La Lola, y en la década de los setenta el de Nuestra Señora de la Caridad.

La hermandad del Olivo, erigida canónicamente el pasado año de 2017, tiene como objetivo para su titular mariana, María Santísima de la Concepción, la realización de un paso de palio en los próximos años. Actualmente, sólo procesiona el Señor del Amor, que este año lo hará por primera vez como cofradía de pleno derecho dentro de la Semana Santa, en el Domingo de Ramos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup