Sevilla

El público reflota la víspera del Corpus

A partir de las 18:34 horas, “Esencia” comenzaba a recorrer las céntricas calles de la ciudad. A esa hora los móviles salían de los bolsillos de los turistas principalmente, mientras que a  medida que se acababa la jornada los sevillanos se acercaban al centro. Alrededor de las siete de la tarde todavía se podían admirar con tranquilidad los altares, escaparates y balcones que se prodigaron por la ciudad, mientras que cuando el sol comenzó a esconderse el centro se pobló en un breve espacio de tiempo.

La Catedral mostraba los pasos de la procesión llegando a ser incluso agobiante transitar entre la multitud. Dificultó el paso la exposición montada por el cabildo con ornamentos litúrgicos, tanto que la segunda parte de los pasos, desde los santos hermanos hasta Santa Ángela de la Cruz tuvo que necesitar la ayuda de varios operarios de seguridad para que pudiera fluir el público. Hasta tal punto llegó la desesperación que unas señoras acabaron saltándose el cordón de seguridad que rodeaba las vitrinas expuestas, dado que había que esperar varios minutos para poder salir con normalidad. Por aquel entonces la Plaza del Salvador rebosaba de público y el sol se perdía mientras alumbraba el paso de Pasión, sobre el cual descansaba la custodia. Este año la Virgen del Voto se quedó en la colegiata, aunque pudimos contemplar la mirada de la Virgen de las Aguas, que pudo apreciarse más cuando llegó la noche.

Quienes visitaron el centro a una hora temprana escogieron principalmente dos caminos para seguir disfrutando de la jornada. Por una parte la procesión de la Virgen de la Hiniesta, patrona de la corporación municipal, que salió de San Julián poco antes de las 20:00 horas. Sesenta minutos más tarde, los que se decantaron por la música en Los Terceros pudieron disfrutar del concierto que ofreció la Banda de las Cigarreras, encontrándose ya sobre el paso del Cristo de la Humildad y Paciencia el Señor de Sagrada Cena, que partirá dentro de unas horas para presidir el altar en el Palacio Arzobispal. A esa misma hora, la Banda Sinfónica Municipal de la ciudad ofrecía un concierto en la Plaza de San Francisco. Y en el Círculo Mercantil, hacía lo propio la coral de este organismo. Otros amantes de la música se congregaron bajo las terrazas de la Parroquia del Sagrario, cuyos componentes de “Esencia” interpretaron los ministriles en honor al Santísimo.

El ayuntamiento, tras crear una comisión encargada para recuperar una víspera a la que, desde el año anterior, se le añadió la jornada del martes, entregó por último los premios de altares, balcones y escaparates. La jornada se vio favorecida además por unas temperaturas agradables, que se esperan también para mañana cuando, a primeras horas del amanecer los niños carráncanos anuncien una nueva mañana de Corpus.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup