El Rocío

El Real del Rocío vuelve a ser un venero de fe

El Real del Rocío, convertido en maravillosa catedral de arena, ha sido un año más testigo de la tradicional y multitudinaria misa de Pentecostés protagonizada por miles de rocieros que se han dado cita bajo un sol de justicia para dar testimonio de fe delante del mosaico de fe verdadera que cada primavera configura el conglomerado de simpecados que toma posesión del altar frente al monumento de la Coronación.

Una solemne Eucaristía presidida por el cardenal Carlos Osoro Sierra, Arzobispo de Madrid y concelebrada por José Vilaplana obispo de Huelva así como por los capellanes de todas las hermandades filiales, tal y como ocurre cada Domingo de Pentecostés, y que ha estado amenizada musicalmente por el Coro de la Hermandad de Ntra. Sra. del Rocío de Bormujos que han aportado una visión personalísima y una manera distinta de rezar cantando en la Misa de Pontifical con un magnífico y cuidado repertorio, muy del agrado del numerosísimo público asistente. 

Una intensa ceremonia, que coincidido con el XXV aniversario de la llegada de San Juan Pablo II a tierras rocieras, en la que calor fue protagonista y en la que se notó la abundante presencia de la Guardia Civil evidente a cada centímetro de la aldea en todos sus puntos lo que otorga una seguridad que conlleva una gran trascendencia fundamentalmente en los tiempos que corren.

El cardenal Carlos Osoro Sierra, tras dar la bienvenida a todos aquellos que han llegado después de «ese largo camino tras el que nos unimos como una gran familia junto a Nuestra Madre, la Virgen del Rocío», ha desarrollado una hermosa homilía en que han abundado las referencias a la Reina de las Marismas, en su condición de Madre de Dios y como cauce en virtud del cual transmitir el evangelio, Madre «que aparta la discordia de nuestros corazones» y que, tras animar a los rocieros a salir a los caminos a difundir la fe, ha culminado con un sincero agradecimiento por haberle permitido ser partícipe de este acontecimiento.

Al término de la ceremonia, José Vilaplana ha querido mostrar públicamente su agradecimiento a la Conferencia Episcopal Española por la concesión de la categoría de «santuario nacional» al santuario del Rocío así como al Santo Padre por la ya conocida concesión del Año Jubilar que se desarrollará entre 2019 y 2020.