Málaga, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

El Santo Cristo de la Salud, protector de Málaga

La Fundación Málaga publica una obra sobre el patrón de la ciudad

En pleno centro de Málaga convive el turismo con edificios emblemáticos. Franquicias y souvenris se dan la mano en la ciudad de Picasso con la calle Marqués de Larios como pasarela. Pero antes de toda la renovación que la ciudad ha sufrido en los últimos decenios, muchos años antes de aquella decimonónica industria, los malagueños ya rezaban ante una imagen que lleva derramando salud durante siglos.

Cerca de la Plaza de la Constitución, en la calle Compañía, la iglesia del Santísimo Cristo de la Salud, declarada Bien de Interés Cultural en 2015, acoge en su interior una de las grandes devociones pretéritas. El patrón y protector de Málaga preside el altar mayor en un espacio donde tienen su sede la Hermandad de los Estudiantes, el Cristo Coronado de Espinas y la Virgen de Gracia y Esperanza, la corporación letífica de la Virgen de Araceli o la Antigua Hermandad de la Esclavitud Dolorosa.

El Santo Cristo, como es conocido en Málaga, cuenta con un grupo de devotos que intenta mantener viva la devoción hacia una imagen crucial para entender la religiosidad popular de siglos pasados. Cada 31 de mayo celebra su festividad y el cabildo municipal acudía para dar gracias por haber librado a la ciudad de la peste que se llevó miles de almas, perpetuando así un voto que hunde sus raíces en 1649.

El hallazgo del Señor atado a la columna, que sucedió en medio de la pandemia, vino a arrojar luz a los malagueños, que vieron en él la imagen ante la que buscar amparo y protección. La tradición narra que fue un niño quien divisó al Señor en una carreta, titular de una corporación hoy extinta y tallado por José Micael y Alfaro en 1633. Fue cerca de la actual plaza de la Constitución, negándose los animales a avanzar, propiciando que la imagen quedase en aquella zona. A partir de entonces fueron remitiendo los contagios, mejorando los enfermos. Trasladado a las casas del cabildo municipal, los devotos besaron el pie de la imagen, una referencia documentada de las más antiguas que existen sobre el besapié de una efigie.

la ciudad vio en el Santo Cristo -que tomaría la advocación de Salud- la cura para todos sus males. Terremotos, sequías, epidemias… Junto con la Virgen de la Victoria, se trata de la imagen que en mayor número de ocasiones ha salido en procesión por rogativas. La mayoría de ellas acompañada por la patrona pero también por otras notables devociones, como los Santos Mártires, san Ciriaco y santa Paula, o la dolorosa de Servitas.

Santo Cristo de la Salud

Patrón de la corporación municipal, contó con una procesión anual que dejó de celebrarse, y de la que ya se lamentaban en siglos pasados. Aunque las referencias son escasas, encontramos ejemplos en las procesiones de rogativas y los traslados que lo llevaron a estar en distintas sedes, donde la multitud apenas dejaba avanzar al Señor entre la muchedumbre, por lo que la salida anual debió contar con una importante presencia de fieles.

No solo salvó a la ciudad de epidemias y desastres naturales. Obró milagros, como el del niño que fue rescatado por Él cuando cayó a un pozo, reconociendo más tarde la imagen al recordar que un señor le ofreció una mano donde asirse mientras que con la otra permanecía atado a una columna. Rivas Pacheco o Hidalgo Bourman son algunos de los que trataron sobre el carácter taumatúrgico de la imagen, a la que visitaban los malagueños, saliendo con notable mejoría de los males que les afectaban.

El que fuera el Cautivo de siglos pasados continúa muy cerca del lugar donde fue encontrado. La devoción ha mermado con el tiempo pero como repetían las generaciones anteriores: “No tiene ciudad alguna, médico mejor”.

La obra El Santo Cristo de la Salud: protector y patrón de Málaga viene a cristalizar un estudio más que indispensable para conocer la gran devoción de antaño. Años de investigación con datos inéditos en una obra donde han participado Almudena Marín, Juan Cristóbal Jurado, José María Muñoz-Poy, Alberto J. Palomo o Francisco Jesús Flores, este último en varios apartados, en uno de los cuales, referido al patrimonio musical, nos revela composiciones dedicadas al Señor bastante desconocidas.

Santo Cristo de la Salud acompañado por san Ciriaco y santa Paula

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup