La bambalina, 💙 Opinión

«Vamos a recoger firmas»

Gran revuelo está ocasionando la idea resucitada de sustituir a la Virgen de la Cabeza de la hermandad de las Siete Palabras, esta vez con más fuerza que la anterior hace unos años, por lo que se ve. Yo, sinceramente, tengo una opinión dividida, y no sabría cuál defender más, entiendo que al fin y al cabo una hermandad se debe a sus hermanos, que son los que la mantienen, y si ellos son los que piden la sustitución, pues lo tendrán que llevar a cabo, pero por otra parte, ¿no pensamos en la devoción que pueda tener? Estoy segurísimo que muchos hermanos, y no hermanos aunque no votasen, no quieren que un día, al llegar a la Parroquia de San Vicente, se encuentren que la imagen no está y en su lugar hay una nueva.

Si la calidad artística no es idónea por el hecho real de que la talla, obra de Manuel Escamilla, fue concebida como un ángel del antiguo misterio del Sagrado Corazón, podría ser remodelada antes que sustituida pienso yo, no veo que le falte. Al igual que la imagen por la que pretenden sustituirla, que es obra de Miñarro, es de una gran calidad. Yo me pregunto, si una hermandad se debe a sus hermanos, ¿cualquier cosa que quieran cambiar, con una recogida de firmas lo pueden llevar a cabildo para tratar de cambiarlo?

Ya ha habido casos en los que una imagen ha sido casi de la noche a la mañana sustituida, como el caso del Cristo de las Cinco Llagas de la Trinidad que fue sustituido hasta cuatro veces, el Señor de la Columna y Azotes de las Cigarreras o la Virgen del Rosario de San Pablo, entre otros. Pero, ¿qué ocurre con esas imágenes que se caen del culto de una hermandad? Algunas pasan a ser titulares de hermandades de fuera de la capital, pero otras quedan colocadas en algunas dependencias parroquiales o de la casa hermandad, casi olvidadas. Triste destino para una imagen que en su día pudiera tener su público.

Creo que se debe pensar muy bien antes de actuar, no dejarse llevar sólo por un grupo de hermanos que pidan algo, y provocar una hermandad claramente dividida. Que no se pierda la sensatez ante una decisión así y que prime lo correcto.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup