Advertisements
Sevilla

El taller de restauración de la Delegación Diocesana de Patrimonio Cultural de la Archidiócesis se convierte en una oportunidad única para los alumnos en prácticas

Intervenciones en el retablo mayor y en las pinturas decorativas de la fachada de la Parroquia de Santa María La Blanca de Fuentes de Andalucía, labores de restauración en el retablo mayor de las parroquias de San Lorenzo y San Andrés de Sevilla y de Santo Domingo de Osuna y diversas reparaciones en el retablo de la Virgen del Buen Consejo y del Cristo de la Fatiga de la Parroquia de La Magdalena son algunas de las actuaciones acometidas por medio de la Delegación Diocesana de Patrimonio Cultural de la Archidiócesis de Sevilla, donde estudiantes del grado en Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla han podido realizar sus prácticas curriculares y extracurriculares.

Tras la inauguración del taller de restauración de la Archidiócesis, jóvenes universitarios cuentan con la oportunidad de acceder a la colección de obras del Palacio Arzobispal como complemento de calidad de su formación académica que repercute favorablemente en su aprendizaje. Una tarea de acompañamiento y formación que se viene realizando en colaboración con la casa de estudios hispalense desde el año 2014.

Actualmente, dadas las medidas de seguridad derivadas de la COVID-19, admiten las prácticas simultáneas de entre seis y ocho estudiantes, doce aprendices cuando se trata de retablos parroquiales. Durante este curso, los alumnos tienen asignada una obra específica, con la finalidad de que accedan al procedimiento completo y a los diversos tipos de tratamientos existentes desde que la obra se descuelga de la sala hasta que retorna a ella. En esta línea, los alumnos en práctica para este período agradecieron la inauguración del taller de restauración porque les supone una experiencia enriquecedora y complementaria.

Así, Lourdes Royo afirma que aprende “los procesos de restauración de esculturas y pinturas en distintos soportes como lienzo, tabla y pintura policromada sobre escultura. Es una oportunidad única” mientras que Joaquín Flores afirma que está “haciendo más de lo que hubiese imaginado antes de entrar. Estoy súper orgulloso de lo que se ha hecho aquí y de la oportunidad que se está brindado a los estudiantes”. Por su parte, Laura Flores opina que “la experiencia es muy enriquecedora, es un taller muy completo, tiene de todo y está equipado con lo más actualizado del momento”.

Por su parte, Almudena Valenzuela asegura que “la experiencia es muy enriquecedora, por eso esta es mi tercera vez. La oportunidad de trabajar, sobre todo con obras reales es maravillosa”, Mónica Ruiz entiende que “todas las prácticas han sido muy relevantes. Este taller es muy importante y el conocimiento de los restauradores Antonio y Agustín, es muy invaluable”, José Manuel Granado indica que “estos espacios son importantes para todos los alumnos y para la conservación del patrimonio religioso de Sevilla” y Andrea Peral subraya que “en la universidad hemos trabajando con lienzos, pero no hemos estado en un proceso tan amplio y con el tipo de técnicas que estamos empleando ahora”.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup