Advertisements
Sevilla, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Álvaro Pérez Fabre: «La pandemia ha afectado bastante a la cartelería en las hermandades»

El joven artista sevillano habla con Gente de Paz sobre sus estudios en la facultad de Bellas Artes, los comienzos en la pintura, su trayectoria profesional y cómo está afectando la pandemia del Covid-19 en el arte sacro.

– ¿Quién es Álvaro Pérez Fabre?

Es un joven de 20 años que está empezando en el mundo de la cartelería, diseño de papeletas de sitio o logotipos. En resumen todo lo que sean obras pictóricas. Y que además estudia en la facultad de Bellas Artes.

– ¿Cuándo empieza a aficionarse a la pintura?
Desde muy pequeño. Mis padres me daban un folio y un lápiz, y me ponía a dibujar. Luego empecé a destacar en el colegio, en la asignatura de Plástica. Muchos profesores me dijeron que tenía talento, y me aconsejaron seguir por ese camino. Cursé el Bachillerato en la Escuela de Artes de Sevilla, y allí me empapé de lleno de arte. Y ya después he empezado a estudiar la carrera en la universidad. Empecé como todo el mundo, pero tiene que gustarte y a partir de ahí esforzarte mucho. En el arte hay que tener un don y trabajarlo.

«Cursé el Bachillerato en la Escuela de Artes de Sevilla, y allí me empapé de lleno de arte»

– ¿Quiénes eran sus iconos artísticos en la infancia? ¿Y ahora?
Pues no tenía muchos en la infancia. Hacía lo que me apetecía en el momento basándome en mis gustos personales. Cuando eres mayor maduras en ese aspecto, y sí tienes a grandes artistas como referente, poniendo de ejemplo a  Nuria Barrera o Fernando Vaquero en mi caso.

«Cuando eres mayor maduras en ese aspecto, y sí tienes a grandes artistas como referente, destacando a  Nuria Barrera o Fernando Vaquero en mi caso»

– Estudia en la universidad con una pandemia como telón de fondo. ¿Cómo se vive allí esta situación?
Pues como se puede. Date cuenta que Bellas Artes es una de las pocas carreras totalmente presenciales en este momento, ya que tú no puedes aprender a esculpir en barro online, por ejemplo. Y se puede poner en riesgo la salud de los demás, así que debemos tener cabeza. La pandemia está influyendo en Bellas Artes sobre todo en el tema de los materiales, ya que ahora tenemos que comprar más por si nos confinan y hay que seguir trabajando en casa.

«(…) Bellas Artes es una de las pocas carreras totalmente presenciales en este momento, ya que tú no puedes aprender a esculpir en barro online»

– ¿Qué medidas se han tomado para continuar las clases?

Mucha ventilación, todo abierto, cada persona lleva sus materiales y se coloca en su mesa para evitar el contacto … La verdad es que está todo muy controlado. Los grupos se dividen cuando se puede para evitar la aglomeración de personas. Estamos siendo responsables.

– ¿Ha notado una disminución de los encargos que realiza desde el inicio de la pandemia?
Más que de los encargos, lo he notado en el tema de la cartelería. A una Hermandad le vale la pena ahora mismo pedirte un cartel para un aniversario; pero cuando más partido se puede sacar es en Cuaresma con los pedidos de cara a Semana Santa. Si es un cartel para una salida procesional de cada año, lo mismo no le conviene tanto a una cofradía. La crisis está afectando a todos los gremios, desde tallista a escultores o bordadores; pero el tema encargos ya es algo más personal de cada profesional, y en mi caso no estoy percibiendo mucho cambio en ese aspecto. Pero me reafirmo en que la pandemia ha afectado bastante a la cartelería en las hermandades.

«La crisis está afectando a todos los gremios (…); pero el tema encargos ya es algo más personal de cada profesional, y en mi caso no estoy percibiendo mucho cambio en ese aspecto»

– ¿En qué estilo artístico se encuadra?
A mí me gusta el realismo. Es cierto que tengo una edad en la que me queda mucho por experimentar y probar. Yo pienso que todo artista empieza en un punto y poco a poco va descubriendo su estilo. Pero me encanta esa técnica realista en la que puedes plasmar una imagen tal como la ves, incluso mejor que en una foto; llegando incluso al hiperrealismo.

«(…) me encanta esa técnica realista en la que puedes plasmar una imagen tal como la ves, incluso mejor que en una foto; llegando incluso al hiperrealismo»

– ¿Qué materiales suele utilizar en sus obras?

Suelo utilizar técnica mixta. Sí es verdad que hay obras como la que estoy haciendo ahora de la Esperanza de Triana que es totalmente con acrílicos sobre lienzo, pero soy muy fan de utilizar varias técnicas. Creo que se me dan mejor los pasteles o los lápices de madera, y con ellos en un cartel puedo utilizar por ejemplo pastel para las caras y acuarela para el fondo; o meto un poco de acrílico para las sombras. Me gusta combinarlos.

«(…) soy muy fan de utilizar varias técnicas»

 

– Ha realizado varios carteles para hermandades. ¿Le gustaría especializarse en la pintura sacra? ¿Por qué?

Soy partidario de que el artista puede dibujar cualquier cosa. Se puede ver mucha Semana Santa en mi cuenta de instagram. Es cierto que es un tema que funciona mucho; pero no me cierro en ello. Hay que adaptarse al cliente, que te puede pedir cualquier temática y hay que estar preparado.

«Soy partidario de que el artista puede dibujar cualquier cosa»

– Me llama la atención el cartel que hizo usted el año pasado para el concurso de Semana Santa en la Hermandad de La Milagrosa. ¿En qué se inspiró para hacerlo?
Fue un cartel que presenté al concurso. Y quedé en el segundo o tercer puesto. Es una obra a la que le tengo mucho cariño, y decidí colgarla en mis redes sociales para que mis seguidores conocieran el trabajo que realizo. Para hacerla me inspiré en mis vivencias como hermano y de mi propia familia, que está muy vinculada a la hermandad: mi padre costalero, mis primos nazarenos, mi tío Capitán de la Guardia Judía y yo como acólito. Y entendí que en ese momento tenía que hacer lo que me salía como hermano. A mí me gusta mucho el misterio, que es diferente al resto de escenas de Semana Santa y tiene una calidad artística increíble; sin desmerecer el paso de palio claro, que es fantástico también. Por eso pinté el frontal del paso con las imágenes secundarias recorriendo la Avenida de Ciudad Jardín; y la imagen de la Virgen del Rosario en la parte de arriba como si estuviera en el cielo. Es un cartel muy visual, no hay que explicarlo. Prefería hacer algo sencillo y que se viera a la primera antes que algo complejo.
– Hace unos días ha presentado una espléndida pintura del Señor del Gran Poder. ¿Cómo nace este proyecto?
Navegando por redes sociales veo muchas fotografías de Semana Santa, y a veces las guardo para inspirarme, o porque me gusta simplemente. El caso es que yo tenía que hacer una prueba inicial en la clase de pintura, y la profesora nos había dado libertad para utilizar la técnica que quisiéramos en tamaño A4. Decidí pintar al Gran Poder porque comprendí que el Señor intercedería para ayudarme en mis trabajos durante el año académico que empezaba. Y me puse manos a la obra con la caja de pasteles. La profesora veía que yo destacaba en esa técnica. Empecé en clase con el rostro, y continué en casa. Estoy muy contento de haber realizado esta obra.

«Decidí pintar al Gran Poder porque comprendí que el Señor intercedería para ayudarme en mis trabajos durante el año académico»

– ¿Es difícil pintar al Señor?
Es una responsabilidad. Hay imágenes como el Gran Poder, la Macarena o la Esperanza de Triana cuyas devociones traspasan fronteras. Eso implica que tu trabajo debe ser aún más minucioso de lo habitual, pues como te equivoques en algún detalle, el público lo notará.
– Sus seguidores en redes sociales han visto evolucionar algunos de sus cuadros cofrades a través de emisiones en directo. ¿Le impone pintar mientras le ven tantas personas?
Sinceramente no. Yo estoy en mi cuarto, con mis foquitos y la musiquita de fondo. Tengo mucha confianza con mis seguidores. No conozco a todos los artistas que suben material a las redes sociales, pero soy de los pocos que hacen eso. Y los directos también hacen mucho porque permiten que la gente te conozca. Hay que ser cercano a la gente. Ayuda bastante interaccionar con el público que te ve.

«(…) es una buena idea aprovechar los directos y las redes sociales»

-¿Cómo nacieron los directos? 
Pues no fue una cosa planeada. Surgió durante el confinamiento. Habían muchas personas mirando las redes sociales por el tiempo libre que teníamos todos en casa; yo en cambio quería pintar. Me pareció una manera de entretener a los seguidores y de hacer lo que me gusta al mismo tiempo. Y a partir de comentar las obras, del cachondeo que tenemos en los directos y de mostrar el proceso de creación de las obras, la gente se va enganchando y te van llegando los encargos. Creo que es una buena idea aprovechar los directos y las redes sociales, y que en un tiempo se puede llegar a revolucionar el arte. O al menos conectar con los seguidores y que vean el trabajo que hay detrás de cada pintura.
– Hay una gran incógnita sobre la próxima Semana Santa. ¿Cómo la ve usted?
La veo bastante difícil. Hay que tener vacunas para que los costaleros puedan meterse debajo de un paso; por no decir las aglomeraciones de personas. Hay que ser realista con la situación que estamos viviendo. Semana Santa va a haber siempre, aunque no salgan procesiones a la calle. Pero en este momento debemos cuidarnos y ser responsables.
Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup