Córdoba, ⚓ Costal, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Rafael Giraldo: «En esa Junta de Gobierno había varios miembros esperándome, para quitarme literalmente del medio. Alguno incluso esperando que el martillo cayera en sus manos»

El lunes 10 de junio de 2019, Lunes de Pentecostés, la junta de gobierno de la Hermandad de la Estrella, que preside Benito González, cesaba a Rafael Giraldo Abad como capataz del paso de palio de Nuestra Señora de la Estrella. Una decisión sorprendente y en absoluto entendida prácticamente por nadie, salvo los instigadores, que provocaba una auténtica marejada en el seno de la corporación de la Huerta de la Reina cuyas consecuencias aún no han podido ser evaluadas en toda su magnitud. 

Giraldo venía desarrollando su exitosa labor desde 2009 junto a Fernando Morillo, primer capataz del palio de la Estrella y en solitario desde 2011. Su intachable labor como capataz y la devoción y la entrega de sus costaleros han permitido que su legado permanezca intacto, por más que haya quienes quisieran esconder las verdades del barquero en decisiones de terceros sin mayor justificación que el cobro de determinadas facturas.

Diez meses después de aquella incomprensible decisión, Rafael Giraldo concede una profunda entrevista a Gente de Paz en la que abre sus sentimientos y expone sus pensamientos con nitidez, sobre lo ocurrido entonces y acerca de otros aspectos relacionados con el actual panorama que nos encontramos viviendo. Una conversación directa y sincera, cargada de matices y verdades, que no deben dejar de leer. No pierdan detalle…


«Me he enfrentado a situaciones que nunca había podido vivir anteriormente»

– ¿Cómo has vivido la extraña cuaresma y la singular Semana Santa que nos ha tocado vivir?

Bueno, ha sido una cuaresma totalmente diferente, por diversos motivos, algunos ya sabidos y otros de ámbito personal, que han llevado mi vida por derroteros muy diferentes a otros años.

Me he enfrentado a situaciones que nunca había podido vivir anteriormente, la calificaría, como muy dura. Invadida de recuerdos constantes y de sensaciones increíbles, añorando los momentos vividos y disfrutados en estos últimos años con mi gente y, la verdad, muy apenado.

Pero con la satisfacción igualmente de ir arropado en mi viaje llamado “vida” de muchas personas a las cuales estaré agradecido eternamente.

En cuanto a la Semana Santa, la verdad es que con el momento en el que nos encontramos, ya teníamos la idea clara que las salidas procesionales eran totalmente inviables, así que nos quedaba vivirla espiritualmente y a través de los recuerdos de otros tiempos.

«Todo ha sido un mal sueño que nos quedará marcado para toda nuestra vida y que será muy difícil de asimilar»

– ¿Qué ha sido lo más duro desde el punto de vista cofrade y como capataz?

Evidentemente, la dureza va de la mano en ambas situaciones, pues no importa el cargo que uno ocupa en este sueño llamado Cofradías.

El anhelo sufrido en este tiempo ha sido incesante, no disfrutar de los días más maravillosos que podemos vivir los cofrades en el año, los días que nos elevan los sentidos a otra dimensión, el poder disfrutar de nuestras imágenes en la calle, el ver las caras de las personas a su paso, el rezo callado de las mismas pidiéndole por tantas y tantas cosas, ver la ilusión de los niños que ilumine su mirada al paso de nuestras cofradías y cómo no, de los menos niños, el disfrutar de esa saeta que quedará para siempre rota en el interior de la garganta del que reza cantando, el haber pasado de largo vivir chicotás de las que nos llenan nuestras retinas todo un año, el disfrutar de los abrazos de los que tanto queremos y tantas y tantas cosas…

Todo ello ha sido un mal sueño que nos quedará marcado para toda nuestra vida y que será muy difícil de asimilar.

«Para este 2020, saqué mi papeleta de sitio como nazareno de luz, para ser cirineo en su camino, para tener el privilegio de alumbrar su caminar, para no dejarla nunca sola»

– Esta Semana Santa iba a ser muy dura para tí, especialmente el Lunes Santo. ¿Cómo habías pensado vivir ese día?

Imagínate…. Desde el 2009 he sido unos de los custodios de Ella, de la que quita la respiración, de Nuestra Estrella, guardián para que ni el aire la toque, para que sea un regalo para el que la ve y la sienta…

Para este 2020, saqué mi papeleta de sitio como nazareno de luz, para ser cirineo en su camino, para tener el privilegio de alumbrar su caminar, para no dejarla nunca sola. Porque Ella es el aire que llena mis pulmones y como tal, era mi deber ir de una manera anónima, humilde, callada, respetuosa, gozando de un acompañamiento en el alma y en otra dimensión.

Decidí hacer de la Estación de Penitencia, un momento para Ella y para mí, para rezarle, para pedirle por los que necesiten su ayuda con cada paso en el camino que Ella regala a Córdoba y a sus fieles y yo, cómo siempre estaría a sus plantas.

«Jamás se puede recuperar nadie de un golpe así (…) En ningún caso por el fondo de esta cuestión, que es totalmente lícito (…) sino por las formas con las que se me trató»

– ¿Se ha recuperado ya, emocionalmente, de lo que ocurrió el Lunes de Pentecostés de 2019, ese fatídico día para tí, en el que el cese en el cargo se asomó a tu vida?

No, jamás se puede recuperar nadie de un golpe así. En ningún caso por el fondo de esta cuestión, que es totalmente lícito que una Junta de Gobierno sea soberana para tomar cualquier decisión y que nadie es eterno en ningún puesto, sino por las formas con las que se me trató.

Aun así, ya sabemos cómo la Córdoba cofrade, suele tratar a sus servidores, este es el cuento de la haba… nunca en ninguna de nuestras corporaciones acaba… No seré ni el primero ni el último, ni en mi cofradía ni en cualquier otra, así es Córdoba, la divina y la humana.

«La persona que hizo nacer la cuadrilla del Señor de la Redención, que llevaba 24 años con ella, en ningún caso se merecía salir de ese modo»

– ¿Cómo recuerdas aquel día?

Bueno, pues como cualquier lunes, comencé a trabajar y a media mañana, saltaba una noticia bomba para los hermanos de nuestra Hermandad que nos dejaba a todos perplejos. A través de RR.SS. nuestra corporación de la Huerta de la Reina, prescindía de la persona que hizo nacer la cuadrilla del Señor de la Redención, que llevaba 24 años con ella y que en ningún caso se merecía salir de ese modo.

La verdad, es que como referí antes, con respecto a mí, las formas, dejaron muchísimo que desear. Desde el punto de vista humano y de hermano de La Estrella, no puedo cuestionar el fondo, como en mi caso, sino las formas nefastas de actuación. Simplemente lamentables, pero bueno, nada que nos sorprenda, meses después y visto lo visto en ellos.

«Las personas que emitieron esas “acusaciones falsas” algún día tendrán que rendir cuentas»

Horas después, recibo una llamada de Benito -el hermano mayor de la Estrella- para vernos por la tarde, sin saber a qué iba. Le propongo quedar en la Casa de Hermandad y su respuesta fue negativa, prefería vernos en un bar, cosa que me pareció rara, pero a lo que no atribuí ninguna importancia.

Nos vimos a última hora de la tarde en una terraza de una cafetería y allí, me esperaban dos personas: una, el Hermano Mayor, Benito y la otra, una persona que le acompañaba, que no pronunció ni una palabra, salvo el saludo inicial, que se llama Javi y es el Vice Hermano Mayor.

Tras dos minutos de conversación trivial, me comunicaron su decisión de “no seguir contando conmigo para llevar el martillo de la Virgen de la Estrella”. Un sudor frío y un vibrante palpitar, me recorrió el cuerpo, no me lo podía creer.

Yo simplemente le pregunté el motivo y los diferentes motivos eran relativos a supuestos impedimentos, retrasos y peleas de mi parte, cosa que puedo desmantelar una a una con las personas delante que emitieron esas “acusaciones falsas” y que algún día tendrán que rendir cuentas por sus egos personales y por ir a ajustar cuentas con mi persona, contando “falsedades” sobre lo acaecido el Lunes Santo.

«Hasta un asesino tiene derecho a defensa (…) Yo hubiera callado, una a una, las acusaciones viles y falsas emitidas contra mi persona»

– ¿Qué nos puedes contar de lo que realmente sucedió? ¿Por qué has dejado de ser Capataz de la Estrella?

En esa Junta de Gobierno había varios miembros esperándome, para quitarme literalmente del medio. Alguno incluso esperando que la suerte estuviera de su lado y que el martillo de la más Divina, cayera en sus manos, cosa que, a la postre, no sucedió. Veo muy bien que ejercieran su derecho de acusación, pero lo que es inadmisible es que se hiciera, sin darme la posibilidad de defenderme, ante ellos y ante todos los demás.

Es curioso, que en la vida, hasta un asesino tiene derecho a defensa, todo hombre es inocente hasta que se “demuestre” lo contrario, todos, menos yo, con ellos de por medio… curioso, ¿no?… ¿Y por qué yo no? Muy fácil: porque entonces, al igual que hoy, yo hubiera callado, una a una, las acusaciones viles y falsas emitidas contra mi persona y mi quehacer aquel maravilloso Lunes Santo de 2019.

Posteriormente a eso, me pareció muy curioso, que recibí más llamadas de miembros de la Junta de Gobierno, diciéndome que ellos habían votado a favor de mi continuidad, que votos tuve en contra… ya que perdí 7 a 6, exactamente. Y me llamaron a mi teléfono 9 personas. Las matemáticas no fallan, ¿no? La hipocresía de las hermandades y la tristeza del ser humano, no tiene límites…

«El trabajo, no mío, sino de los míos, fue una auténtica delicia y los resultados, pasarán años para que venga alguien y los iguale»

 ¿Crees que se ha sido justo con tu trabajo?

A nivel personal, sólo puedo transmitir mis sensaciones vividas y experimentadas y, como no, aportar datos objetivos del Palio de La Estrella, que a nadie se le olvide, un palio con cuadrilla propia y equipo de capataces propio.

En cuanto a la estética y a la parte puramente técnica, creo que nuestro trabajo era de una evolución continua y se estaba llegando a un nivel óptimo en todos los sentidos.

Valorando la estadística, nos encontramos con un palio de bulla elegante de barrio, con unas 10 horas de recorrido, que calzando 30 costaleros, disponía en 2019 de 72 hombres.

A su igualá, acudieron 32 costaleros a pedir hueco. La media de los 4 ensayos en 2019, fue de 63 personas, la asistencia al retranqueo, fue de 61 personas y a la desarmá, de 42 personas. Datos fascinantes y que nos dan pie a saber lo que significaba ser y pertenecer a esa cuadrilla.

El Lunes Santo de 2019, nuestra magnífica Banda de La Estrella, nos deleitó con nada más y nada menos que con 62 marchas, las cuales, tuvimos el gusto de andar de una manera sublime. Nuestra cuadrilla, había alcanzado una cota de unión, de afición y de devoción, realmente envidiable, siendo puesta como ejemplo en toda la Córdoba Cofrade por sus hechuras, y su futuro era esplendoroso.

Tener una cuadrilla al servicio de su Hermandad y sin pedir nada a cambio, creo que está al alcance de muy pocos y máxime con las connotaciones particulares de ser de un barrio humilde y lejano y con un duro camino cada Lunes Santo.

Con todos estos datos y bajo mi humilde opinión, el trabajo, no mío, sino de los míos, fue una auténtica delicia y los resultados, pasarán años para que venga alguien y los iguale, porque ya te digo yo, que sería una utopía pensar ni siquiera que se pudiera superar…

«El equipo de capataces pensó que era una broma (…) sí tenían claro que se trataba de una vendetta de algunas personas de la Junta. Tras los primeros momentos de incredulidad, su apoyo ha sido incondicional.»

– ¿Cómo reaccionó tu equipo de capataces en esos momentos y las personas más cercanas a vosotros? ¿Y la cuadrilla?

Al principio, el equipo de capataces pensó que era una broma, con las retinas llenas de momentos inigualables en el pasado más cercano, de aquel glorioso Lunes Santo de 2019, nadie en su sano juicio pensaba que esta decisión pudiera ser cierta y sí tenían claro que se trataba de una vendetta de algunas personas de la Junta. Tras los primeros momentos de incredulidad, su apoyo ha sido incondicional.

En cuanto a la cuadrilla, sólo tengo palabras de admiración por ellos. Nosotros intentamos otorgarle alma, oficio, amor por Ella, compañerismo, ganas de Lunes Santo, vivir de una manera diferente el ser y sentirse costalero de La Estrella, tras todo lo que ha pasado, no me cabe duda de que lo conseguimos.

«No habrá días en mí vida para devolver todo el cariño recibido por tantas personas»

– Me consta que en todos estos meses, han sido muchos los mensajes de apoyo, de respeto y de afecto que te han transmitido. ¿Cómo los has recibido? ¿Han sido algunos inesperados?

Es realmente abrumador, los cientos de mensajes que he recibido, las llamadas y los abrazos de personas que han demostrado su grandeza.

Increíble, no tengo ni tendré palabras para describir cómo me han ayudado, cómo me han llevado en volandas ante esta situación.

No habrá días en mí vida para devolver todo el cariño recibido por tantas personas. Inesperados, muchos, ha habido muchas personas que se han molestado en pedir mi teléfono a amigos míos para mostrarme el respeto por el trabajo bien hecho y el orgullo que sentían de que mi persona fuera de esta bendita tierra, cómo me han llegado a decir.

Desde capataces ilustres de nuestra ciudad, costaleros, cofrades en general, hermanos de nuestra hermandad, muchos de ellos a los que no tenía el placer de conocer personalmente, totalmente descuadrados con la decisión y poniéndose a mi disposición para cualquier cosa a los cuales les estoy infinitamente agradecido.

Mi corazón, no tiene palabras para describir lo vivido. Dicen que a veces la vida te tiene que mostrar el sufrimiento, para saber apreciar lo bueno que posteriormente llegará.

«¡Qué fácil es tomar decisiones desde un sillón, sin saber las consecuencias tan graves que ocasionarían!»

– ¿Qué es lo que más te ha dolido?

La injusticia no con mi persona, sino con un estilo de vida y un mundo creado por y para Ella, en el que itineraban no 80 personas, no. Itineraban 80 familias y que sin quererlo, unos pocos inconscientes han tirado sus ilusiones al suelo, sin calibrar los daños que producirían. ¡Qué fácil es tomar decisiones desde un sillón, sin saber las consecuencias tan graves que ocasionarían!

«En esos momentos, todo lo que hasta entonces has desarrollado, pierde el sentido y la desgana se apodera de tu vida»

– ¿Has pensado en dejar el martillo?

Totalmente, en esos momentos, todo lo que hasta entonces has desarrollado, pierde el sentido y la desgana se apodera de tu vida. De hecho este mismo año, me ofrecieron un paso de penitencia que procesiona en nuestra querida ciudad, al que por las circunstancias que me envolvían, decliné el honor de poder mandarlo y a los que agradezco enormemente esa oportunidad.

Posteriormente, por la insistencia personal de Rafael Muñoz, me embarqué en un proyecto para ir acompañándolo, en la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad, de la Hermandad del Caído, Rafael insistió mucho en que mi persona tenía que seguir aunque fuera poco a poco ligado a este mundo. Desde aquí, agradecer a Rafael, que me mostró la luz en un momento en el que todo era noche.

«Este mismo año, me ofrecieron un paso de penitencia que procesiona en nuestra querida ciudad, al que por las circunstancias que me envolvían, decliné el honor de poder mandarlo»

– ¿Podemos decir ahora que hay Rafa Giraldo, capataz, para rato?

Podemos asegurar, que la ilusión, ha vuelto a llegar a mi vida, que la luz, de nuevo, ha cegado mis ojos, que el aire, ha entrado de lleno en mi alma y que evidentemente, el oficio más bonito del mundo, no se merece que lo olvide, todo lo contrario, un defensor cómo yo, del mundo del costal y faja, de los héroes, que dotan de vida a nuestros altares itinerantes, sólo se merecen que luche hasta el final de mis días por este bendito don que hemos recibido, que cada día, me levante, dándole las gracias a Dios por darme el placer y el honor de ser parte de este cielo en el que nos movemos.

«Las personas que más he querido, me han demostrado un amor incondicional, lo que ha hecho mucho más fácil este espantoso camino»

– ¿Qué crees haber aprendido con todo esto?

Pues que nada es lo que parece, que la miseria humana es mayor de lo previsible y que los egos personales, son capaces de derribar cualquier muro, por fuerte y grande que parezca.

Que las personas que más he querido, me han demostrado un amor incondicional, lo que ha hecho mucho más fácil este espantoso camino.

Y por supuesto, lo que más me enorgullece es haber conseguido entrar en un sitio donde entrar es una quimera. He logrado penetrar en el corazón de muchas personas, que me tienen en ese sitio de privilegio y de allí, nadie nunca me podrá sacar. 

– Un deseo para el futuro

Que el universo ponga en orden todo aquello que algunos humanos se encargaron de estropear, que todos podamos disfrutar de la belleza eterna de una Estrella y que ésta, junto a la Redención de su Hijo, nos ilumine y nos lleve al camino de la felicidad. 

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen