Córdoba, 💜 De Cerca

Raúl Casares: «Ser costalero de Coronación de Espinas es mucho más que ponerse el costal (…) es una forma de vivir y sentir»

Raúl Casares es una persona conocida en el mundo del costal. Su paso por el misterio de Coronación como costalero, le llevó a afianzar y progresar viendo su recompensa al frente del paso de Jesús Rescatado con Javi Santiago o ahora del misterio de Coronación de Espinas con un equipo a la altura de la circunstancias que debutaba en un Lunes Santo muy especial en este 2019. Con motivo de su trayectoria y de ese momento tan especial, el capataz atendió a Gente de Paz en una entrevista que reproducimos.


«Ha sido una Semana Santa muy especial porque ha sido la primera de mi hija»

– Acaba la Semana Santa 2019, una Semana Santa supongo que especial para Raúl Casares, ¿qué título le pondría?

Para mí ha sido una Semana Santa muy especial porque ha sido la primera de mi hija. Vestirla con la túnica de nuestra hermandad, ver su cara de impresión cuando me veía delante de los pasos es algo que no olvidaré en la vida , por lo que el mejor título que se me ocurre es «La primera Semana Santa de mi Niña» sin lugar a dudas.

– Su Semana Santa empieza el Domingo de Ramos con el Señor se Córdoba, ¿cómo ha ido evolucionando la cuadrilla del Rescatado en estos años?

«Lo que se vive delante del Rescatado no lo he vivido en ningún otro sitio»

Como bien dices mi semana empieza el Domingo de Ramos con el Rescatado, lo que se vive delante de ese Cristo no lo he vivido en ningún otro sitio, son unas sensaciones muy especiales que te hacen valorar el porque lo llaman El Señor de Córdoba, una cuadrilla de la cual me siento muy muy partícipe de la gran evolución que ha tenido en los últimos años, sólo tengo buenas palabras para cada uno de los costaleros, miembros del equipo y por supuesto para su capataz y amigo Javier Santiago. Me han aportado y enriquecido muchísimo como capataz, pero sobre todo como persona, ver como casi partiendo de cero vamos subiendo el nivel a pasos agigantados año a año, es muy gratificante. Y puedo decir que el Señor de Córdoba tiene garantizada cuadrilla con mayúsculas para muchos años.

«Se ha hablado mucho, la mayoría de las veces medias verdades o mentiras completas»

– Tras la entrada del paso del Rescatado ya en la madrugada de Lunes Santo, ¿qué sentía sabiendo que se pondría como capataz titular delante del imponente misterio de la Coronación de Espinas en la tarde más especial para la Cofradía?

Pues indudablemente algo diferente que años anteriores, como capataz desde que me hice cargo de esta cuadrilla recuerdo que les dije: Ser costalero de Coronación de Espinas es mucho más que ponerse el costal y salir el Lunes Santo, se deben tener unos valores, gran afición, oficio, sentido de pertenencia. Es una forma de vivir y sentir ésto, y eso, se tiene que transmitir desde dentro hacia fuera.

Sentía que después de unos meses muy difíciles para nuestra Cuadrilla, era el momento de que el Costalero del Zumbacon demostrara por qué es tan admirado y querido dentro del mundo del costal en esta ciudad. Como miembro de la familia de Coronación y hermano de la Merced, ganas de que llegara la hora y de ponernos en la calle y que Córdoba vuelva a ver a la Coronación de Espinas en toda su esencia.

«Antes de la técnica en esta cuadrilla, está lo anímico y que la gente este contenta y tengamos buen ambiente»

– ¿Cómo vive la salida el Lunes Santo alguien que sabe que hay muchas miradas puestas sobre él tras la salida de Juan Carlos Vidal tras 30 años?

Se ha hablado mucho, la mayoría de las veces medias verdades o mentiras completas, conozco este «mundillo» desde que era un niño y sé perfectamente las virtudes y miserias que repercuten en la responsabilidad del puesto que represento, por eso no dejo que me afecten ni las críticas, ni los halagos. Vivo este momento en constante comunicación con mi equipo y con la  naturalidad de una evolución de la formación que he tenido durante muchos años alrededor del «mundo del costal» y centrado en mi trabajo, con las ideas muy claras de lo que quiero para esta cuadrilla. Como capataz, anteriormente he tenido oportunidades de «mandar» otros pasos y por diversos motivos no he considerado que era el momento, pero ahora mi equipo y yo llegamos con la suficiente formación y preparación para iniciar este camino y afrontar con muchísimas ganas este reto con todas las garantías de estar por supuesto a la altura de las circunstancias.

«Llevar en brazos a mi hija vestida con la túnica de nuestra Hermandad junto al misterio para mí fue algo emocionante y no se me olvidará en la vida»

– La Cuadrilla de Coronación es de sobra conocida por su capacidad de esfuerzo y su clase a la hora de andar, ¿ha cambiado o evolucionado en algo la cuadrilla?

Más que un cambio en la cuadrilla yo lo llamaría una evolución, hemos bajado la media de edad un poco, también hemos reducido la diferencia de altura entre la primera y la ultima trabajadera, han entrado nuevos chavales con una afición desmesurada y ganas de sumar, tenemos muchos aspirantes que quieren formar parte de la cuadrilla y otros muchos costaleros que han continuado en momentos difíciles, en los que han demostrado tener elegancia tanto de faldones para adentro como de faldones para fuera, y es por ello que sólo tengo palabras de agradecimiento hacia ellos por su comportamiento ejemplar. Ellos saben que yo soy muy exigente a nivel técnico y hay muchos detalles que quiero trabajar y mejorar, pero siempre lo primero antes de la técnica en esta cuadrilla, está lo anímico y que la gente este contenta y tengamos buen ambiente. Todo eso está por encima de cualquier aspecto técnico, porque si hay buen ambiente con esta cuadrilla está todo ganado.

«Me gustaría seguir implantando y perfeccionando este estilo diferente en Coronación durante muchos años y consolidarme como capataz, pero en este mundillo la memoria es frágil y el trabajo efímero»

– Para finalizar, dígame el momento más especial de la Semana Santa 2019, y qué espera en el futuro.

Esta Semana Santa he tenido dos momentos muy especiales, llevar en brazos a mi hija vestida con la túnica de nuestra Hermandad junto al misterio para mí fue algo emocionante y no se me olvidará en la vida. El segundo momento fue cuando concluimos la estación de penitencia arriando en el salón de los pasos al son de la marcha «Tu Chicotá en El Cielo» dedicada a nuestro «Primo», ver con la cara de satisfacción con que salía la gente del paso, músicos abrazando a costaleros, costaleros veteranos con una sonrisa de oreja a oreja, gente de la Hermandad con los ojos húmedos y una cara de satisfacción increíble… en ese momento recuerdo mirar hacia arriba, cerrar los ojos, aguantar la emoción y recordar todas las vivencias que he tenido en mi Hermandad y decir para mi interior que ha merecido la pena tanto trabajo y esfuerzo estos meses.

Del futuro como capataz, me gustaría seguir implantando y perfeccionando este estilo diferente en Coronación durante muchos años y consolidarme como capataz, pero en este mundillo la memoria es frágil y el trabajo efímero, es por ello que me centro en el día a día y en poner toda la ilusión, humildad y el máximo de mí en cada ensayo, cada reunión y cada igualá, para que cada vez que me ponga delante de un paso esté al mil por mil de mis conocimientos y posibilidades. El futuro… sólo Mi Moreno Del Zumbacón lo sabe.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup