Córdoba, ⭐ Portada

Fallece Juan Rodríguez García, ex Hermano Mayor de la Paz y Esperanza

Su paso al frente de la Hermandad de la Paz la catapultó hasta el lugar que hoy ocupa, una de las referentes de la Semana Santa de Córdoba y con un tirón popular más que destacable a nivel andaluz

La Córdoba cofrade se ha teñido de luto este sábado 15 de mayo por la pérdida irreparable de uno de sus miembros ilustres, Juan Manuel Rodríguez García, ex Hermano Mayor de la Paz y Esperanza y padre del director de Gente de Paz, Guillermo Rodríguez. Un hombre que dedicó su vida a la Semana Santa de Córdoba desde la humildad de sus hechos, la ilusión que siempre imprimió a sus sueños y la coherencia de todos y cada uno de sus pasos. Un hombre que entregó su existencia a su hermandad en el trabajo diario ofrendado desde su juventud hasta la labor desarrollada durante doce años como Hermano Mayor, ocho ininterrumpidamente y cuatro más tras un mandato ejerciendo como Vice Hermano Mayor.

Nacido a escasos metros de la Basílica Macarena, en el Hospital de las Cinco Llagas, en 1949, como si de una premonición cofrade se tratase -siempre se definió como «macareno» y «bético de nacimiento»- vivió su infancia en la localidad sevillana de Marchena hasta que los compromisos laborales de su padre Guillermo, -sastre, de quien aprendió el oficio, aunque sus derroteros laborales profesionales le llevasen a vestir el uniforme de la Guardia Civil- le hicieron trasladarse en su más tierna juventud a la ciudad de Córdoba. Allí conoció a su esposa, Trinidad, y sintió definitivamente la llamada del universo cofrade, la llamada del olor del incienso y la cera derretida, que ya comenzase a sentir en tierras marcheneras y que le hicieron vestir la túnica nazarena, primero de la Hermandad del Prendimiento y después de la Hermandad de su vida, la Paz y Esperanza, a cuyo crecimiento dedicó toda su existencia. Ni siquiera el periplo laboral por Valencia primero, Madrid -donde nacieron sus hijos Guillermo e Inmaculada-, y Bilbao después, pudieron atenuar ni por un instante la llama del amor por su Cofradía. Dada su profesión, intensificó las relaciones con el cuerpo de la Guardia Civil, acudiendo cada año a la Eucaristía que se celebraba en el cuartel el 12 de octubre, Día del Pilar.

Su mandato comenzó con un bello gesto de su predecesor, Salvador Hurtado Mantero, quien durante la procesión por el cincuenta aniversario fundacional de la hermandad, que tuvo lugar en diciembre de 1990, decidió entregar la vara dorada que a él le correspondía por ser hermano mayor vigente a Juan Manuel Rodríguez, que ya había sido elegido en cabildo de elecciones como nuevo hermano mayor, pero no había tenido lugar el traspaso de poderes. Juan Manuel jamás olvidó ese noble gesto, que tuvo lugar en mitad del recorrido de la procesión, concretamente en San Miguel.

En el año 1993, la hermandad centra sus esfuerzos en la celebración del cincuenta aniversario de la bendición del Señor de la Humildad y Paciencia. Así, el 20 de febrero don Antonio Peligro Sánchez pronunciaba el Pregón extraordinario y al día siguiente se oficiaba la Solemne Eucaristía conmemorativa, seguida de un concierto de marchas procesionales a cargo de la Banda Municipal de Guillena. El primer sábado de aquella cuaresma el Señor de la Humildad protagonizó el vía-crucis de las cofradías cordobesas en la Santa Iglesia Catedral.

Juan Manuel Rodríguez fue corresponsable fundamental del crecimiento experimentado por la Hermandad capuchina en la segunda mitad de los 80 y la primera mitad de los 90 del siglo pasado -memorables fueron aquellos Miércoles Santos con cientos de nazarenos blancos saliendo del cuartel de la Guardia Civil por su empecinamiento en hacer crecer el cortejo de la cofradía, nazarenos enrolados para la causa de su puño y letra-, accedió al cargo de máximo responsable de la corporación, como hemos mencionado, tras el mandato de Salvador Hurtado Mantero. Desde entonces encabezó ocho años de crecimiento incuestionable, que se prolongaron cuatro años más tras un breve receso durante el mandato de Antonio Peligro.

En 1997 las sagradas imágenes tuvieron que trasladarse a la Iglesia del Carmen de Puerta Nueva por una restauración del Convento de Capuchinos. Desde ese momento una representación de la Paz acompañó cada 16 de julio al Carmen de Puerta Nueva hasta 2006. En el último año de la legislatura tiene lugar el estrechamiento de la vinculación con la Hermandad del Rocío de Córdoba en un acto de hermanamiento celebrado el 10 de mayo de 1998. Años materializados en muchos logros si bien la transformación del misterio de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia, que estrenó su actual paso, grupo escultórico incluido, tal vez fuese el ejemplo más significativo de la revolución que la cofradía experimentó en aquellos años, amén de la consolidación de la cuadrilla costalera del Señor de la mano de su capataz, Juan Berrocal, santo y seña de la cofradía desde entonces.

El fallecimiento de Juan Manuel Rodríguez viene a ser la irreparable pérdida de uno de los principales responsables del crecimiento exponencial de la corporación de Capuchinos. Durante su mandato, la devoción por los venerados titulares y el tremendo arraigo popular que despertaba en la calle su presencia propiciaron una explosión de fe, materializada, por ejemplo, en la nómina de nazarenos más alta vista por la ciudad califal.

Alejado de la primera plana política en los últimos años, Juan Rodríguez ha vivido dedicado a sus nietos, Pablo, Rubén y Sergio y a degustar la tranquilidad que sus obligaciones cofrades le privaron durante décadas. Una entrega y una dedicación a sus nietos que ni la dureza de los últimos meses en los que ha estado luchando contra una terrible enfermedad ha podido difuminar. Su marcha deja tras de sí un dolor incalculable entre sus familiares y amigos y un recuerdo imborrable en el seno de una hermandad que jamás hubiera sido la misma sin el imprescindible concurso de este humilde Guardia Civil. Su cuerpo está siendo velado en el Tanatorio de El Gradanal. Descanse en Paz.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup