Cádiz, Varios

Feligreses de Conil se concentran contra la decisión del Obispo de Cádiz de relegar al párroco de la Iglesia de Santa Catalina

El alcalde del municipio, Juan Bermúdez, ateo confeso, ha llegado a escribir una carta pública en apoyo al párroco

El pasado mes de junio el obispo de la Diócesis de Cádiz y Ceuta, Rafael Zornoza, firmaba un decreto con diversos nombramientos entre los que se encontraba uno referente a la Iglesia de Santa Catalina en Conil de la Frontera (Cádiz). Ahí, relegaba al párroco a la figura de administrador parroquial, lo que da posibilidad al Obispado de nombrar un nuevo párroco cuando quiera, una decisión que ha hecho que los feligreses manifiesten su disconformidad con concentraciones a las puertas de la parroquia de forma habitual en apoyo al párroco y en contra de la decisión del obispo.

Según ha explicado a Europa Press los feligreses, el problema radica que existen «desavenencias» entre el párroco y el obispo desde hace algún tiempo, lo que a juicio de los parroquianos, «ha derivado ahora en esto». Además, ven difícil que el obispo de marcha atrás en su decisión, aunque no piensan cesar en sus manifestaciones de desagrado con la decisión hasta encontrar una solución.

La cuestión es que el párroco, ahora administrador parroquial, lleva seis años en Conil y «como buen pastor» ha sabido conectar con su feligresía, desde los grupos parroquiales a las cofradías, pasando, curiosamente por el propio alcalde del municipio, Juan Bermúdez, ateo confeso, que ha llegado a escribir una carta pública en apoyo al párroco, Rafael Vez Palomino, afirmando que «representa esa figura del pastor que tanto señalan los textos sagrados» y mostrando así todo su «apoyo a la persona que conozco detrás del hábito y a su labor al frente de la parroquia, y no solo de la parroquia».

«Todos sabemos que Rafael es una de esas personas de las que decimos que no tienen pelos en la lengua. Y tal vez esto, que debería ser defendido en las instituciones, sea precisamente la causa más evidente de su situación actual», ha llegado a señalar el alcalde.

Así las cosas, los feligreses siguen mostrando con concentraciones su desagrado por la decisión del obispo y ya han solicitado permiso a la Subdelegación del Gobierno para trasladar ese malestar a la capital gaditana, donde se encuentra la sede del Obispado y la casa del obispo, en forma de manifestación o concentración. No obstante, cuando va camino de cumplirse el mes desde los nombramientos, la decisión sigue firme y el que ha sido párroco de Conil durante seis años, ahora es administrador parroquial.