Fernando Marmolejo realizará la Corona de la Virgen de la Sangre de Huévar para su Coronación

La Hermandad de la Santísima Virgen de la Sangre de Huévar del Aljarafe sigue su camino hacia ese 8 de junio soñado, día de la Coronación Canónica de su Titular.

En ese camino, la Hermandad ha presentado el proyecto de las coronas que serán impuestas sobre las sienes de la Santísima Virgen y su Bendito Hijo. Unas coronas realizadas por Fernando Marmolejo, quien heredó de su padre su creatividad, su pasión y los conocimientos en el arte de los metales. Tiene entre sus obras más relevantes la realización del camarín de la Macarena, rostrillo de oro de la Virgen del Rocío (además de la restauración de su Corona de Coronación y ajuar completos), diseño y creación de las llaves de Sevilla, y una extensísima colección de joyas repartidas por el país y que es imposible enumerar brevemente.

Corona de la Virgen de la Sangre

La Santa Cruz en la cima de la Corona, sobre el globo terráqueo en marfil, con plata rodiada y piedras preciosas engastadas a grano, rubíes rojo, ramas de laurel completan la ornamentación de la Cruz, como símbolo del Triunfo de la Fe sobre el mundo.

Doce estrellas de seis puntas con núcleos de perlas naturales, unidas al resplandor mediante lenguas de fuego purificador y representan el origen al universo.

Las guirnaldas de flores que rodean el resplandor representan Su Coronación junto a pequeñas cartelas con las letanías de la Virgen en sus óvalos. Todo ello abrazado por el Rosario.

La crestería esta coronada por el anagrama de JHS, del que surgen gotas de su bendita sangre que caen a un cáliz, símbolo de la Virgen, sobre el anagrama de María, flanqueado por una ofrenda de roleos y hojas de corazones.

El Canasto está formado por cintas con frases alusivas a la Virgen, seis querubines y seis guirnaldas y óvalos con coronas donde emplazaremos heráldicas que representen hitos de la Coronación.

Los imperiales cubren el canasto decorados con ornamentación vegetal roleos, hojas de acanto y corazones, con cruz y óvalo, en el frente la Cruz de Santiago.

La Corona del Niño Jesús

De idéntica traza en su ornamentación, ovalos decorados con atributos de la Pasión del Señor, enriquecida con piedras en el aro e imperiales, es una miniatura del de la Virgen, cuatro imperiales con el globo terráqueo cierran el canasto.

El cetro de la Virgen

Los nardos son el elemento diferenciador este cetro, esta coronado por un ramillete a tamaño natural, en plata rodiada, el resto de la pieza está compuesto por una superposición de elementos cónicos reforzado con roleos dividiendo su contorno en alusión a los cuatro puntos cardinales donde reina la Virgen de la Sangre, bañado en oro.

El metal en que se realizaran las coronas es la plata de ley repujada, cincelada, grabada, fundida, segueteada bañada en oro, según dibujo a tamaño natural presentado.

El Cetro de la Virgen en plata bañada en oro y el globo terráqueo en marfil son donación de la Familia Marmolejo Chaparro.