Jaén, Portada

Fulgor celestial en el sensacional cartel de Juan Miguel Martín Mena para la Coronación Canónica de la Virgen de la Fuensanta

Una composición plagada de colores con la Virgen como protagonista

La localidad jiennense de Alcaudete ha comenzado su cuenta atrás para la Coronación Canónica de la Virgen de la Fuensanta, que tendrá lugar en octubre.

Anoche sin ir más lejos fue presentado el maravilloso cartel anunciador de este día glorioso para el municipio, el cual ha realizado el preclaro artista Juan Miguel Martín Mena.

La obra pictórica, resalta el propio autor, esta realizada en técnica mixta sobre papel de algodón encolado a tabla. Mide 80 por 120 centímetros y para ello se han utilizado acuarela, grafito, acrílico y bolígrafo.

Se trata además de una composición romboidal en la que la imagen de la Virgen aparece enmarcada en un gran rombo rojo preside y ocupa la mayor parte de la obra.

Junto a ello se aprecia un mar de flores para postrarlos ante la soberana presencia de la Virgen de la Fuensanta, quien las colma del agua de su fuente, la misma con la que sanó al soldado según la leyenda alcaudetense; describe el cartelista. Entre ellas el nardo de agosto y la malva china que canta el pasodoble alcaudetense.

Pero entre toda la flor, la espectacular composición de Martín Mena evoca lo mejor y más bueno de esta tierra: el olivo y el melocotón, que se rinden ante su Reina.

Todo ello enmarca el original rombo que define principalmente la composición y sobre el cual verán ustedes la corona, como un haz de luz aún por llegar, pero siguiendo las trazas que el granadino D. Alvaro abril ideó, con forma de fuente; y que ejecuta en estos momentos el joyero D. Manuel Valera en Córdoba, que más que joya, será un relicario del amor que le tiene su pueblo.

Y bajo este rombo, superponiéndose, se muestra la silueta del pueblo de Jaén en los tonos ocres y dorados, con ese mar de olivos y huertas, unido al Santuario de la Virgen por la línea que es su parque, el cual finaliza a los pies del mismo Cristo. Así lo dice el propio himno: “Luz que hasta Cristo guía”.

Presidiendo la escena desde la cúspide del rombo, está el rostro de la Santísima Virgen, enmarcado por el rostrillo con la flor que Ella mira, frente a frente, todos los días y a todas horas desde su Camarín; y que le recuerda a su Santera Julia, que se los trenza en agosto para ponérselos de adorno. Se trata del Jazmín que florece en su ventana por la que se miran a todas horas. Y como Julia, también los lleva en la mano.

Es en definitiva el mejor resumen artístico posible de todo lo que significa y engloba la Virgen de la Fuensanta para el pueblo de Alacudete, y la Coronación Canónica que está por llegar.

Juan Miguel Martín Mena demuestra una vez más el exquisito ingenio y la valía artística para crear esta fantasía hecha cartel, que quedará como un excepcional legado de un acontecimiento histórico para la corporación y todo el municipio.