Córdoba

Isabel Ambrosio confunde a San Rafael con San Acisclo y Santa Victoria

Es cierto que errar es de humanos y rectificar de sabios. Probablemente por ello la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha retirado de su cuenta oficial de twitter el mensaje en el que ha confundido estrepitosamente a San Rafael con los verdaderos patrones de Córdoba, San Acisclo y Santa Victoria. Un error, el de considerar a San Rafael como patrón de la ciudad en lugar de atribuirle su auténtica condición, el de Custodio, que es común entre buena parte del pueblo de la ciudad pero que resulta incomprensible e impensable en quien es máxima representante de su ciudadanía.

Curiosamente, Ambrosio podrá acordarse de ellos, veremos si lo hace, el próximo mes de noviembre cuando sus reliquias, junto con las del resto de mártires, sean trasladadas a la Santa Iglesia Catedral, a la que ella llama Mezquita, para celebrar allí los cultos que tradicionalmente se celebran los días 23, 24, 25 y 26 de noviembre. Una decisión derivada de la petición efectuada por el Cabildo Catedral, que ha solicitado la presencia de dichas reliquias para presidir las jornadas del Primer Congreso Internacional sobre Cultura Mozárabe que tendrá lugar en Córdoba durante los días 23 a 26 de noviembre. 

Además de protagonizar el ciclo cultual, el jueves 23, a partir de las 19:45, coincidiendo con el primer día del triduo, se realizará una procesión con las reliquias por el Patio de los Naranjos que culminará con su entronización en el presbiterio de la Capilla Mayor de la Santa Iglesia Catedral. Previamente, el día 17 de noviembre, festividad de San Acisclo y Santa Victoria, se celebrará en el Puente Romano, a las 17:30, la tradicional ofrenda floral a los Patronos de la ciudad y la diócesis de Córdoba, y el mismo día, a las 19:30, tendrá lugar en la Basílica de San Pedro la Santa Misa de rito hispano-mozárabe presidida por monseñor Demetrio Fernández, obispo de Córdoba.

En efecto muchos cordobeses creen que el arcángel San Rafael es el patrono de Córdoba, cuando realmente son los mártires Acisclo y Victoria. San Rafael es el custodio de Córdoba desde que se le atribuyó por su protección durante una epidemia de peste. Tras varias apariciones al Padre Roelas, en la madrugada del 7 de mayo de 1578, le dijo al sacerdote: “Yo te juro, por Jesucristo Crucificado, que soy Rafael, ángel a quien Dios tiene puesto por guarda de esta ciudad”. Al poco tiempo dejaron de morir personas en Córdoba a causa de la epidemia.

Otro milagro atribuido al arcángel es la intervención en el hallazgo de las reliquias de los Santos Mártires cordobeses cuya urna se conserva en la Basílica Menor de San Pedro de la capital. En unas obras de restauración en noviembre de 1575 se descubren las reliquias de un grupo numerosísimo de mártires de las persecuciones romanas y mozárabes, agrupadas en una «fosa común». Según el testimonio del P. Roelas, el mismo arcángel San Rafael autentificó esas reliquias afirmando el origen martirial de los restos encontrados. Posteriormente el Concilio Provincial de Toledo del 22 de enero de 1583 declararon auténticos esos mismos restos.

Isabel Ambrosio ha sustituido el lamentable tuit por otro en el que felicita a todos los cordobesas/es en el día del Custodio de Córdoba, acompañado de una noticia que habla de los peroles que este año «se trasladan al Arenal». Una magnífica ocasión para haberlo hecho con otra en la que se recuerden los cultos que, en honor del Custodio, se celebran en el día de hoy, pero el que la lleva la entiende, y a Ella hace tiempo que la hemos entendido perfectamente.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup