Sevilla, Varios

Jesús Caballero crea un cartel cargado de simbolismo para el Carmen de San Leandro

El Carmen de San Leandro ha presentado a Sevilla el magnífico cartel que Jesús Caballero ha creado para ilustrar la próxima salida procesional de su bendita titular por las calles sevillanas que tendrá lugar el próximo 8 de julio. Tal y como el propio autor ha explicado, la obra, constituye una exploración sobre el dogma de la Virgen del Carmen como intercesora en nuestro camino a la Salvación y Redentora de las Almas del Purgatorio. Se presenta a María como modelo de vida, faro y guía en nuestro peregrinar y ascenso al Paraíso: »Como los marineros, que leían las estrellas para marcar el rumbo en el océano María como Estrella del Mar, nos conduce por las difíciles aguas del mundo hacia el puerto seguro que es Cristo».

Conceptualmente, el cartel tiene como base teórica y simbólica para su construcción compositiva La Divina Comedia, poema que Dante Alighieri escribió en el s. XIV y en el cual describía, dividido en tres cantos, su viaje hacia el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. En el segundo canto, Dante narra su ascenso por el Purgatorio, el cual se describe como una montaña en espiral, con siete niveles, que era necesaria ascender para alcanzar la salvación pues tenía como cúspide el Paraíso. La ascensión por esa montaña evoca un recorrido por los siete pecados capitales de los que nacen enfrentados, a modo de visiones místicas, ejemplos de humildad, generosidad, castidad, paciencia, templanza, caridad y diligencia como virtudes o dones de Dios y que todos ellos tienen como protagonista a la Santísima Virgen, pues encarna en su ser los siete dones. Es decir, María se nos presenta como ideal de imitación, adquiere el cometido de ser modelo de Redención para los hombres.

La traducción plástica de este concepto en el cartel, se muestra con la realización del collage en papel, el cual, formado por extractos del segundo canto de la Divina Comedia, define y bordea el cuerpo principal de la obra del que nace la imagen de Nuestra Señora del Carmen, la mujer perfecta que se alza sobre el pecado. María surge ante nuestras flaquezas como Redentora de nuestras almas y así lo sugiere el collage.

Dentro de ese cuerpo principal, la talla de Nuestra Sra del Carmen, realizada a grafito, aparece como motivo central y protagonista, representada de frente pero con un leve contrapicado, simulando una observación por parte de un hipotético espectador que tiene que alzar su mirada buscando la conexión, con esto se evoca ese carácter divino, sugiere ese momento en el que, implorantes, alzamos la mirada buscando el Consuelo, la Redención o la Esperanza en los ojos María para que nos guíe en este particular Purgatorio que es nuestro peregrinar por la tierra.
Conectados a este cuerpo, nacen y se reparten el resto de elementos que completan la composición del cartel.

Conformando la estructura de parte superior aparece el Rosetón, que actúa de corona para Nuestra Señora y que a su vez, enfatiza visualmente la atención del espectador en el rosto de la imagen. El Rosetón principal de la Catedral de Sevilla se utiliza como recurso pictórico para envolver y coronar el rostro de la Virgen e ilustrar otro aspecto más de la iconografía carmelita: Flor del Carmelo, pues según la iconografía gótica, el rosetón, palabra proveniente del latín rosa, se le atribuye una traducción simbólica mariana por la apariencia que tiene la estructura, similar a la de una rosa. La luminosidad y el destello me sugería llevarlos a cabo pictóricamente con del laminado en pan de oro. Siguiendo una lectura descendente por la descripción del cartel, se puede apreciar en la mitad inferior el collage, que sirve de base para cerrar el cuerpo principal y que pretende representar alegóricamente al pueblo cristiano y la dimensión terrenal mediante el contorno de la Catedral de Sevilla en la parte izquierda y el Hospital Virgen Macarena (como lugar representativo en vuestra salida procesional), en la derecha. Esta lectura también se extiende a través del plano de la feligresía de la parroquia, en azul, en la esquina inferior derecha y que asciende hasta conectarse con el manto de Ntra Sra. Como en un cuadro de Ánimas: La Virgen, durante su salida procesional, ofrece su escapulario a la ciudad de Sevilla para que sea privilegio nuestro, remedio y protección para la Salvación, tal y como le dijo a San Simón Stock.

Respecto a los elementos tipográficos que cierran la composición del cartel, la tipografía se presenta como importante protagonista en la estructura. Dentro de las diferentes leyendas que aparecen, destacar las palabras clave que conforman el contorno de la »corona» y en las que se se pueden leer los siete dones o virtudes que Dante veía en María durante su ascenso al Paraíso. Esto pretende comunicar que su corona no es la perceptible: Su corona es la perfección, inaccesible a la percepción humana.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup