Sevilla, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Entrevista | José Antonio Fernández Cabrero: «Si los hechos extraordinarios, como los que ha celebrado el Gran Poder, exigen que la Virgen de la Esperanza tenga esa presencia, claro que podría tenerla»

El hermano mayor de la Macarena y candidato a la reelección expone a Gente de Paz su proyecto para los próximos años.

Virgen de la Esperanza. Foto: Alejandro Sigüenza.

– ¿Cómo se inicia su vinculación a la hermandad?

Yo me hago hermano en el 82. Salgo de costalero en el 83 hasta el 89. Entonces, entro en la junta de gobierno con Pablo Romero, estoy esos cuatro años, otros ocho años con Joaquín, cuatro con Manolo y otros cuatro como hermano mayor. O sea, que desde entonces.

«Yo me hago hermano en el 82, y salgo de costalero en el 83 hasta el 89»

– ¿Cómo recuerda aquellas primeras Madrugás de hermano?

Mis primeras Madrugás fueron de costalero. Las recuerdo como uno de los recuerdos más potentes, aparte de mi estancia en la asistencia social, que es lo que más me ha llenado y lo que más satisfecho me ha dejado por el servicio que puedes prestar a la hermandad desde la asistencia social. La caridad, te perfecciona.

«La caridad te perfecciona»

– Esos primeros años de costalero, sacaba usted a la Virgen con Luis León como capataz …

Sí, el fue el que me metió. Eran unas madrugadas muy sorprendentes, impactantes, para una persona que llega desde Santander. Solo llevaba dos años de casado y ya entro. Fueron muy intensas y con un contenido espiritual altísimo. La espiritualidad tiene muchas aristas, y una de ellas fue la trabajadera, el costalero tiene una espiritualidad muy potente, y eso solamente se experimenta estando debajo.

«(…) El costalero tiene una espiritualidad muy potente, y eso solamente se experimenta estando debajo»

– Con el paso de los años, ¿en qué lugares de la estación de penitencia ha salido?

Hasta de nazareno. Estuve de nazareno los años justos hasta que volví otra vez, con Manolo García. Aguantaba todo el camino sin problema, tenía un buen grupo de hermano que salíamos juntos y nos animábamos. Mis primeros ocho años yo era fiscal, y tuve que salir en el paso del Señor, nunca me salía. También tenía otra edad.

«Aguantaba de nazareno todo el camino sin problema, tenía un buen grupo de hermano que salíamos juntos y nos animábamos»

– En estos años de mandato, ¿cómo valora esa gestión de estos cuatro años?

A nivel personal, valoro mi capacidad de servicio y dedicación completa a la hermandad, el aumento de la dimensión espiritual de la cofradía, la creación de los primeros jueves, los retiros con el Señor…. El resto tienen que valorarlo los hermanos.

También destaco la gran preocupación por la formación, haciéndola transversal, más humanista, preocupándose por todas las edades. Por lo que más satisfecho estoy es por la obra social.

«Por lo que más satisfecho estoy en este mandato es por la obra social»

– Ha reiterado durante la presentación de la candidatura que en esta nueva etapa a la que se aspira en este mandato,  se quiere terminar este proyecto. ¿Qué se quiere hacer?

Crecer. Nosotros mantenemos el apellido que habíamos dado al trípode de la hermandad: culto, formación y caridad. Ahora queremos crecer en el culto, más espiritualidad. Por eso decimos “aún más”. Crecer en la formación, llevarla a una formación más completa, de modo que capacite al hombre, que sea más humanista, más esperancista, más macarena…  Y la caridad, aumentar el cuerpo del voluntariado, y establecer una cláusula, la llamada cláusula de caridad. No puede haber ningún proyecto, ningún programa, que no lleve aparejada un porcentaje de destino a la asistencia social.

«No puede haber ningún proyecto, ningún programa, que no lleve aparejada un porcentaje de destino a la asistencia social»

Virgen del Santo Rosario. Foto: Alejandro Sigüenza.

– En esta época de pandemia, ¿cómo ha gestionado la hermandad, y concretamente la diputación de caridad con ese aumento de volumen de las demandas?

La asistencia de la hermandad la han llevado los hermanos, nosotros como junta hemos duplicado los esfuerzos, los horarios… pero han sido los colectivos de la hermandad los que lo han elevado. Costaleros, diputados, armaos, la banda, los hermanos… Nuestros hermanos son muy responsables, hemos salido fuera, a las periferias, salirse del atrio e ir en busca de los pobres. No una asistencia social pasiva que espera, sino que sea proactiva, que estudie los problemas socioeconómicos del barrio y los alrededores y luego, cuando los resultados del estudio se definan dónde están las carencias, atacarlas y solventarlas.

– En ese sentido, el otro candidato a hermano mayor, Santiago Álvarez, ha llegado a recalcar en ocasiones que él entiende la caridad de una forma anónima, que se lleve de una manera más discreta…

Yo no opino de lo que diga nadie sobre la caridad, soy responsable de lo que digo. Que la mano izquierda no sepa lo que hace la derecha es una respuesta muy evangélica. Pero en el evangelio también está que hay que ser sencillo como una paloma, y astuto como una serpiente. Astuto como serpiente porque cuando tú dices lo que haces en caridad, el hermano de la cofradía se siente satisfecho de lo que hace su hermandad, y además ve una forma de hacer caridad al haberse contado, y se agrega.

No se comunica a modo de algarabía o de presumir, sino para señalar lo que hace la hermandad. Así, abrimos vías para que el hermano se sume y participe en el proyecto. Cuando la Hermandad de la Macarena señala qué está haciendo, yo que hago conferencias sobre la gestión de la caridad en las hermandades, observo cómo hay muchas hermandades de la capital, de la provincia, de fuera de ella… copia lo que hacemos. A veces hay que decirlo. Jesús de Nazaret comía tanto con ricos como los pobres. Siempre obtenía algo de los ricos, y si no que tomen respuesta de lo que pasó con Zaqueo y Nicodemo, que terminaron diciendo “hoy daré la mitad de mi fortuna a los pobres”.

No se puede censurar cuando se anuncia lo que se está haciendo como que es una presunción de algo o con una egolatría desmedida. No, es una forma de evangelizar señalar caminos.

«(…) El hermano de la cofradía se siente satisfecho de lo que hace su hermandad, y además ve una forma de hacer caridad al haberse contado, y se agrega»

– El otro candidato ha hablado también sobre la gestión económica, indicando que se están utilizando actualmente los recursos culturales y de culto de la hermandad (museo, basílica), de forma ciertamente mercantilizada.

Yerra gravemente, e ignora el contenido de una hermandad. Desconoce que, eso que llama mercantilización, constituye casi el 40% de la hermandad.

Si ese 40% del presupuesto viene por parte de la tienda y del museo, y hay que asignar más de un 25% a la asistencia social, ¿quién puede reñir a nadie porque promueva una gestión económica activa que redunda en beneficio de los hermanos necesitados y con problemas?

Eso significa desconocer la problemática del hermano, sus agobios. Y no solo materiales, sino también espirituales y de salud mental.

Por eso, en el programa de futuro, si los hermanos quieren que la junta salga elegida, nos empeñamos en crear el área de salud mental. Se dotará con un contenido semanal de visitas a través de terapeutas, psicólogos, etc… es uno de los fines de la hermandad para el futuro.

«(…) ¿Quién puede reñir a nadie porque promueva una gestión económica activa que redunda en beneficio de los hermanos necesitados y con problemas?»

– Uno de los proyectos más importantes, económicos y caritativos, es el balcón de la Esperanza. ¿Cuándo lo veremos finalizado?

Ya lo tenemos casi finalizado. Posiblemente en noviembre, pasado el 14, lo inauguremos. Eso se lo debemos al hermano, ya que lo han gestionado ellos, saben que tienen que estar comprometidos con la hermandad. Ahí están los colectivos.

Más del  50% del balcón de la Esperanza lo han sufragado los armaos, y el resto han trabajado diputados, costaleros, hermanos anónimos. Eso es una obra del hermano de la hermandad. Por eso nosotros centramos al hermano como eje principal de la campaña y de desarrollo del futuro. No existe una hermandad sin hermanos. Nosotros ya sabemos dónde están nuestros titulares, en el cielo gobernando. Pero aquí abajo nos necesitan a nosotros.

Los hermanos son los ríos que sostienen los océanos. Y los océanos son el Señor y la Virgen. Los ríos son nuestras manos, nuestra dedicación, nuestro tiempo y nuestro servicio, y no estar en casa callados y aparecer accidentalmente.

La hermandad está viva 365 días al año, no aparece cada cuatro años y desaparece.

«Más del  50% del balcón de la Esperanza lo han sufragado los armaos, y el resto han trabajado diputados, costaleros, hermanos anónimos. Eso es una obra del hermano de la hermandad»

– ¿Qué le suelen pedir esos hermanos en el día a día al hermano mayor?

Comprensión, ayuda, capacidad de escucha, algunas soluciones para distintos problemas, también cariño. Y sobre todo, que sea atendido siempre, y que las puertas del hermano mayor estén abiertas permanentemente y todos los días.

– Antes hablaba de cultos. Al hilo de la Santa Misión del Gran Poder, ¿podrá haber una Santa Misión o una evangelización misional de la Macarena?

Podría, por qué no, pero no está decidido cuándo. Hay un tiempo para todo y todo tiene su tiempo. Nuestra hermandad tiene muchos sitios donde ir: el Vacie al lado, el Polígono Norte, Macarena Tres Huertas con una población inmigrante altísima, el Polígono Sur, las Tres Mil viviendas… Si los hechos extraordinarios, como ha celebrado el Gran Poder, exigen que la Virgen de la Esperanza tenga esa presencia, claro que podría. ¿Cuándo? Ya lo veremos.

«La Macarena podría hacer una evangelización misional, pero no está decidido cuándo»

Misterio del Señor de la Sentencia. Foto: Google Images.

– ¿La corporación continuará manteniendo el horario de entrada actual y el recorrido?

Nosotros continuaremos con nuestro horario, para entrar  a la una.

Y también mantendremos el recorrido, porque estamos pensando en el hermano.

Yo voy muy cómodo, cada vez que estoy cansado miro para atrás y miro a la Virgen y me reconforta. Pero hay que pensar en el hermano que va en el 4º, 5º y 6º tramo…

Tomar decisiones para corregir, como hicimos hace 4 años, es pensar en la ciudad y también en el hermano nazareno. Hay que pensar en él.

«Tomar decisiones para corregir, como hicimos hace 4 años, es pensar en la ciudad y también en el hermano nazareno»

Es muy cómodo decir “yo me voy hasta Los Palacios, a las cuatro de la tarde”, ¿y el hermano que está aquí desde las nueve de la noche? ¿Le tenemos aquí hasta esa hora?

Ése hermano no escucha ninguna marcha, solo ve antifaces y cirios blancos. Hay que pensar en ese hermano nazareno. Nosotros no mercantilizamos, pensamos en él. Es un acto de comprensión, de entender su cansancio.

– Le pregunto por los capataces del Señor de los dos pasos y el vestidor. ¿Cómo los valora y por qué decide mantenerlos en su candidatura de cara a los próximos años?

En Sanguino porque es un excelente capataz. En José María Rojas Marcos porque, además de ser un buen capataz, tiene en su mente el concepto de hermandad, el concepto de costalero implicado en los fines de la hermandad. El resultado, ahí está la entrega de los costaleros haciendo guisos diarios. El concepto que el capataz tiene de la hermandad, es suficiente. Nunca he visto a los costaleros más integrados, es un mérito de él. Era un deseo de este hermano mayor, por eso lo puso.

«Nunca he visto a los costaleros más integrados, es un mérito del capataz»

Con el vestidor, ¿dónde encuentro yo al mejor alumno de Pepe Garduño? Si yo estaba presente cuando el propio Garduño designó a José Manuel Lozano como su sucesor, yo no tengo autoridad para cuestionarle. Si alguien la tiene, tendrá que ser Garduño nº 2, y no lo hay.

«Si yo estaba presente cuando el propio Garduño designó a José Manuel Lozano como su sucesor, yo no tengo autoridad para cuestionarle (…)»

– Junto a ello, durante sus primeros años de gobierno ha contado con profesionales como José Antonio Grande de León para la realización y restauración de elementos patrimoniales. ¿Qué nos puede decir de este gran bordador?

José Antonio Grande de León es una persona a la que le reconocemos unas virtudes encomiables. Ha sido uno de los grandes hombres que ha participado en la conservación, restauración y nuevos bordados para la hermandad. El mérito de Grande de León es diez sobre diez.

«José Antonio Grande de León es una persona a la que le reconocemos unas virtudes encomiables»

Palio de la Esperanza. Foto: Alejandro Sigüenza.

– Por cerrar el tema de la Estación de Penitencia. La Madrugá parece en ciertos puntos y en ciertas hermandades un poco encorsetada. ¿Cree que hay que seguir trabajando en conseguir una Madrugá más aliviada?

Hay que seguir trabajando y mucho. Y lo que exige ese trabajo es una gran generosidad por parte de todas las hermandades. Y no me cabe ninguna duda de que todas tienen la voluntad cierta puesta en una mejora de la Madrugá, la Macarena ya dio su paso hace cuatro años. Ya dijo qué aportaba por el nazareno, como he dicho antes, por beneficio para contribuir con la seguridad de la ciudad, liberando Cuna, y por un deber de solidaridad con una hermandad queridísima para nosotros como es Los Gitanos. Hemos señalado una línea de trabajo, de esfuerzo. No en vano, renunciamos a pasar por la Anunciación por parte de la hermandad. Alguien más tendrá que hacer algo.

«(…) Renunciamos a pasar por la Anunciación por parte de la hermandad. Alguien más tendrá que hacer algo»

– Hace poco se ha estrenado la imagen de San José. ¿Se podría celebrar algún culto externo con esa nueva imagen?

San José ya formó parte de la hermandad. Ya procesionó con la Virgen de Rosario y en el Corpus. Nosotros tenemos previsto cambiar esas reglas, adaptándolas a la norma diocesana, para rendir culto a San José y meterlo en regla, para el 19 de marzo. Es algo que recuperaremos.

«Nosotros tenemos previsto cambiar esas reglas, adaptándolas a la norma diocesana, para rendir culto a San José y meterlo en regla, para el 19 de marzo»

Hay que estar creando cosas, hay que llevar a la hermandad al siglo XXI. Los problemas míos y los tuyos no son ni siquiera los que tenían las hermandades hace 30 años. Fíjate lo que han cambiado. Ese es un objetivo de la hermandad, llevarla al siglo XXI, aumentar la espiritualidad, aumentar la universalidad. Que nadie me contradiga diciendo que ya es universal, se puede ser más universal aún. Por eso está el hermanamiento con Guadalupe.

Queremos inventariar en cuántos altares estamos, ahora mismo estamos en 117 países, con hermandades muy potentes (Miami, Panamá, Filipinas), pero es que estamos en más altares. También queremos conocer cuántas hermandades de  las Esperanzas somos, cómo hemos de relacionarnos con ellas. Compartir, celebrar experiencias. Es un programa de universalidad de la hermandad, sin perder la esencia del barrio, de aquello por lo que fuimos creados.

«El nuestro es un programa de universalidad de la hermandad, sin perder la esencia del barrio (…)»

– En relación a esa evolución con los tiempos, la hermandad ha acogido en su programa ese apartado ecológico, que quiere llevar a gala en esta próxima legislatura. ¿Qué se pretende conseguir con ese pulmón verde para la hermandad de la Macarena?

Para todos los que están censurando o criticando que nos presentemos con nuevas tecnologías y nuevas ciencias medioambientales, diciendo que no es el fin de una hermandad, hay que decirle que lea la Encíclica del Papa Francisco, donde nos está conminando a que esta hermandad del XXI esté acorde, en el discurso, en los problemas que se le plantean a este planeta.

Esto no lo ha inventado la Hermandad de la Macarena, sino que seguimos fielmente el magisterio de la Iglesia, que viene definido por el Papa y que no se equivoca cuando se pronuncia en materia de fe.

El aprovechamiento nuestro, no solo tiene la obediencia al papa, sino que se va a generar una energía que va a generar unos excedentes, que irán a un bono término que se asignará a la caridad.

¿Quién puede cuestionar que desarrolles nuevas tecnologías porque generas ahorro energético en el consumo propio de la Basílica –luego estás reduciendo gasto-. Si reduces gasto y produces un bien social a través de un bono energético, no podemos pensar en objetivos tan importantes como éste.

«Si reduces gasto y produces un bien social a través de un bono energético, no podemos pensar en objetivos tan importantes como éste»

– En el tema patrimonial, la hermandad en estos cuatro años ha hecho infinidad de actuaciones patrimoniales. Recientemente tenemos la exposición en Torre Sevilla, y la restauración del manto de la Coronación. ¿Qué es lo que más falta hace a la Macarena en tema patrimonial?

A la hermandad de la Macarena no le hace falta nada que sea más importante que los temas sociales. Pero si elaboramos un culto para San José, habrá que tener un guion de San José, está prevista la restauración del manto de la Virgen del Rosario, el de las mariposas.

Se está pensando en nuevas insignias y bordados, en mayores restauraciones, en reformar el museo, en su señalética, en tener un responsable del museo… Hay que perfeccionar el museo, es lo tercero más visitado de Sevilla tras el Alcázar y la Catedral. ¿Cómo no poner eso en valor? Hay que recuperar aquella sala audiovisual, que contaba cómo es la hermandad y su estética.

«El museo de la Macarena es lo tercero más visitado de Sevilla tras el Alcázar y la Catedral. ¿Cómo no poner eso en valor?»

– Por ir concluyendo, sobre el tema de Queipo de Llano, ¿qué piensa personalmente sobre esa exhumación el hermano mayor?

Si yo tengo que pensar como un hermano de la Macarena, estaría a lo que mi junta de gobierno decida en cada momento. Si la junta de gobierno conoce que con la Ley de Memoria Democrática actual, se han eliminado todo vestigio que haga exaltación de algo que vaya en contra… Existe un documento de la Junta de Andalucía, elaborado por el gobierno anterior al actual, que dice que no se puede tocar nada. Si ahora hay una nueva ley democrática, que la elaboren. Cuando la ley lo indique, lo haremos. Las preguntas de Queipo son reiterativas. La ley dictaminará en cada momento lo que debe hacer.

– La vinculación de la familia Queipo de Llano se dilata en el tiempo, me comentaban que hay un nuevo Gonzalo Queipo de Llano que se ha hecho hermano…

Si, bueno, está muy vinculada a la hermandad. Yo he tenido varias reuniones con ellos. Lo que he encontrado en la familia ha sido una total disponibilidad en colaborar con la hermandad en todo lo que fuere. Les tengo un tremendo respeto porque ellos son respetuosos.

«Lo que he encontrado en la familia Queipo de Llano ha sido una total disponibilidad en colaborar con la hermandad»

– Por ir finalizando, ¿qué le diría a los hermanos que vayan a votar y que no vayan a votar el día 14, sobre lo que se va a hacer, sobre esas elecciones?

El hermano mayor no les dice nada, porque tiene mucho respeto por todos sus hermanos, por todos, sin excepción. Los que desean un voto y los que desean otro. Solo que venga, que participen, porque tienen derecho y, además, obligación de decidir por dónde quiere que transite su hermandad, acorde a qué tiempos, que voten en conciencia. Y que voten, sobre todo, de manera que cuando depositen el voto se queden tranquilo y sean felices.

Señor de la Sentencia. Foto: Alejandro Sigüenza.

– ¿Qué le pide José Antonio Fernández Cabrero a sus titulares?

A la Virgen del Rosario que me enseñe a orar. Al Señor de la Sentencia, que sea mi luz, mi norte, mi referencia. Y a la Virgen de la Esperanza, que me sostenga en esa virtud teologal, a Ella le digo que me ilumine en la esperanza, que me de fuerzas para poder aportar mi espiritualidad y mis principios cristianos en unos tiempos de laicismo imperante y brutal, y en una sociedad muy nihilista.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup