Córdoba, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Juan Miguel Martín Mena: «Estoy seguro de que Fray Ricardo de Córdoba me ha acompañado en todo el proceso y me ha iluminado en mis decisiones»

El Cartel de Semana Santa de Córdoba de 2021 tiene como eje central al Cristo de la Sangre de la Cofradía del Cister, la hermandad fundada por el añorado religioso

Juan Miguel Martín acaba de deleitar a Córdoba con un extraordinario cartel de Semana Santa que merece todos los honores. En su intenso discurso, el autor ha explicado todo el camino que ha ido recorriendo desde que conoce las posibilidades reales de pintar el cartel hasta el día de hoy, en el que lo ha presentado a los cofrades cordobeses.

Una apasionante perspectiva que ha mostrado Martín Mena en su alocución, comenzando con un versículo bíblico: «Esta será la alianza que haré con ellos después de aquellos días -oráculo del Señor-: Pondré mi ley en su interior y la escribiré en sus corazones; yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo.” Jeremías 31, 33. Martín Mena ha expresado así la relevancia que ha tenido ese escrito en su cartel: «Este es un texto revolucionario de Jeremías, que me llega durante el proceso de este cartel de la mano de mi amigo y hermano Fray José Manuel de la Cruz y que resume perfectamente el mensaje místico de la obra».

«Hablé de corazones rotos que teníamos que remendar, y pegar entre todos los cofrades para encontrar la verdadera esencia de Semana Santa»

Posteriormente, el artista nazareno ha detallado los rasgos de su obra: «La obra está realizada con técnicas mixtas sobre un papel de algodón encolado a tabla de 75 centímetros de ancho por un metro y 40 centímetros de alto. Para ello, dice el autor, se ha utilizado grafito, acuarela, bolígrafo y acrílico».

«El relato pictórico, precisa Martín Mena, responde a un esquema compositivo en forma de rombo que ocupa la figura central y protagonista de la obra. En torno a él se funden diferentes planos a través de veladuras y superposiciones de papel a modo de collage». «La paleta de colores del cartel, explica Juan Miguel, se sitúa en tonos cálidos predominando los tonos ocres y rojizos tan característicos del monumento principal y por la que es internacionalmente conocida esta ciudad, la Mezquita-Catedral».

«Retumban en mi memoria las largas conversaciones sobre arte, diseño y pintura que compartí en varias ocasiones con el querido y añorado Padre Fray Ricardo de Córdoba»

Seguidamente, el cartelista ha mostrado su gratitud hacia Olga Caballero -Presidenta de la Agrupación de Cofradías de Córdoba- y a Saray Herrera -Vocalía Artística de dicho organismo- la confianza puesta en su trabajo: «Es el momento de agradecer a la Agrupación de Hermandades, a Olga, su presidenta y a ti, Saray, el apoyo, la ayuda y sobre todo la confianza depositada en mi trabajo, la valentía de aposta por una técnica que para muchos es desconocida y que aun genera cierto recelo». Mena ha agradecido también la libertad que le han concedido desde la institución cofradiera para ilustrar el anuncio de la Semana Santa en esta tierra.

Una vez expresadas las sensaciones sobre el encargo, el artista ha narrado cómo ha investigado concienzudamente todos los carteles de la Semana Santa de Córdoba desde los años 60 hasta la actualidad, viendo un predominio de las imágenes marianas. Es por ello que decide pintar una talla que no estuviera presente en el cartel, y que además se dedicara a la Pasión del Señor, teniendo muy presentes las premisas y enseñanzas que recibió del recordado religioso Fray Ricardo de Córdoba. Así lo ha contado Juan Miguel Martín Mena: «La imagen de Nuestro Padre Jesús de la Sangre en el desprecio del Pueblo que Antonio Eslava gubiara en 1978 para la Hermandad del Cister casaba perfectamente con el mensaje que quería lanzar. Cristo se nos presenta con actitud humilde pero regia, que aun con las manos atadas, demuestra su gran poder sobre nosotros y nos espera para consolarnos con su mirada serena. Retumban en mi memoria las largas conversaciones sobre arte, diseño y pintura que compartí en varias ocasiones con el querido y añorado Padre Fray Ricardo de Córdoba. Las pautas aprendidas sobre el arte cofrade en aquellas charlas han estado presente desde el primer momento en mi labor de investigación y composición. Estoy seguro de que él me ha acompañado en todo el proceso y me iluminado en mis decisiones. Desde aquí mi agradecimiento al cielo y la dedicatoria de esta obra».

«En esta obra hay, literalmente, tinta y trazos de manos cordobesas. Yo sólo me he limitado a ordenar y a unir lo que vosotros mismos me habéis entregado»

Al mismo tiempo ha tenido palabras de cariño para las dos personas que han colaborado en dar vida y difundir el cuadro: «(…) Quiero dar las gracias a Álvaro Córdoba Hinojo por cederme una magnifica fotografía en la que apoyar mi trabajo y a José María Gordillo, mi fotógrafo de cabecera por realizar la fotografía técnica y maquetación de la obra para su reproducción».

Una vez conocidos estos datos, Martín Mena ha profundizado en las ideas que le llevaron a materializar esta exquisita pintura: «Todo apuntaba que este año cualquier tipo de cultos que se pudiera celebrar sería de puertas para dentro y que nuestras iglesias y capillas jugarían un papel muy importante. La Semana Santa en los templos. Este concepto debería abanderar el cartel. Las letras que coronan esta composición así lo hacen. Cada letra de la palabra “CÓRDOBA” refleja detalles de algunos de estos templos conformado un diverso recorrido cultural por la amplia diversidad histórica y artística de esta ciudad. Desde los icónicos arcos bicolor de la Mezquita, hasta los rosetones gótico mudéjar de las iglesias fernandinas de San Lorenzo y San Pablo, pasando por las abigarradas yeserías barrocas de San Agustín o apoyándonos en la reja del paso pétreo que siempre está montado, que no es otro que el del Cristo de los Faroles en Capuchinos. Un arduo trabajo de documentación y conocimiento para solventar el primero de los requisitos que me puse, hacer un cartel de Córdoba, para Córdoba y algo más complejo, tenía que ser un cartel hecho por Córdoba. Este cartel es para los cordobeses, pero también está hecho por cordobeses. Y es que en esta obra hay, literalmente, tinta y trazos de manos cordobesas. Yo sólo me he limitado a ordenar y a unir lo que vosotros mismos me habéis entregado».

«(…) En medio de estos tiempos de incertidumbre, ha proseguido Mena, lo único que podía descifrar era cómo se sentía la Córdoba Cofrade ante esta insólita situación. ¡Si! Ya tenía la clave, ha exclamado el autor, EL SENTIMIENTO COFRADE COMÚN era exactamente lo que tenía que contar y anunciar pero aún me faltaba saber cómo expresarlo sobre esta tabla. Lo descubrí aquí, en esta misma sala durante el acto de designación del cartelista. Me dirigía a todos ustedes hablando de corazones rotos por las nuevas noticias acerca del estado de la pandemia y por consiguiente del oscuro futuro que se atisbaba referente a las salidas procesionales. Hablé de corazones rotos que teníamos que remendar, y pegar entre todos los cofrades para encontrar la verdadera esencia de Semana Santa».

«Cada letra de la palabra “CÓRDOBA” refleja detalles de algunos de estos templos conformado un diverso recorrido cultural por la amplia diversidad histórica y artística de esta ciudad. Desde la Mezquita hasta San Lorenzo y San Pablo, pasando por San Agustín o el Cristo de los Faroles»

Junto a esta perspectiva, Juan Miguel Martín Mena destaca sobremanera el lugar trascendental que han tenido los «corazones» en su anuncio de la Semana Santa de Córdoba: «Pues bien, esos corazones se materializaron en trozos de papel que hice llegar por correo a mi discretísima mano derecha en esta tarea, Rafael Cuevas, hoy mi presentador, y durante estos meses mi cómplice, mi asesor y el pilar más fuerte que he tenido en esta encomienda. Sabía del conocimiento y vinculación a la vida cofrade, pero nunca imaginaría el esfuerzo y la entrega dedicada. Lo has trabajado, sufrido y, espero que disfrutado como algo tuyo. Ya te lo he dicho varias veces, aún tengo que encontrar la manera de agradecerte todo lo que me has dado.»

«Él, describe el artista, se ha encargado de repartir esos corazones rotos por toda la ciudad, encontrándose a cordobeses que se han abierto el alma de par en par escribiendo y dibujando esta historia agridulce en pequeños trozos de papel que me han servido de base para mi pintura». «Ahí está el corazón de Víctor Guerrero, enfermero de la uci del Reina Sofía, testigo de la cruda realidad que hay en los hospitales y que cada día la pone en manos de su Virgen de los Dolores». «Está también -ha continuado- el corazón de todos los artesanos que ven peligrar su futuro; los pedidos de flores que no se hicieron, la cera que no se derretirá, bordadores, orfebres… y tantos y tantos oficios que de forma directa o indirectamente viven de la Semana Santa y que cierran sus puertas sin saber si volverán a abrirlas».

Martín Mena ha explicado todos y cada uno de los detalles: «Escrita de la mano de Rafael Vals está la partitura de “Saeta cordobesa” en compás de espera al igual que los ecos del pregón que aún no ha dado Rafael Fernández. El dibujo de Valeria y Victoria Doctor, niñas de cuna cofrade que sueñan con un Viernes Santo en la calle. O la frase que me dijo Doña Lola, una cordobesa que lleva años viviendo en Sevilla y que no dudó en pararme por la calle para decirme que ojalá el año que viene pueda ver los preciosos pasos su añorada Córdoba».

Y ha proseguido afirmando: «Si siguen buscando encontraran hasta la receta de una ama de casa, Dory, mi madre, de cuna cordobesa y que aún recuerda el sabor a Semana Santa que tenía el pastel cordobés que hacia su tía María. Nos refuerzan las palabras de ánimos de Ángel Carrero, capataz del Santo Custodio que avivan las ganas de seguir aguantando este chicotá que ya se nos hace demasiado larga. Las conmovedoras palabras de Fernando Morillo-Velarde, cofrade ejemplar que comparte su corazón y la devoción de su Cristo de la Sangre con el recordado Fray Ricardo a quien le debo la inspiración de esta obra. Todos estos corazones, remendados unos con otros, sustentan los cimientos de esta composición».

Todo este amalgama de vivencias y recuerdos que expresa Juan Miguel tienen un puerto, directo, el Corazón de Jesús: «Y entre todos esos corazones, uno de ellos se alza triunfante y resplandeciente haciéndose protagonista indiscutible: El Sagrado Corazón de Jesús. Veneración que desde hace siglos ha servido de salvaguarda y protección ante plagas, pandemias, guerras y, todo tipo de penurias. Se confiaba ese poder al ‘Detente’, un pequeño escapulario de papel o de tela con la imagen del corazón envuelto en la frase ‘Detente, El corazón de Jesús está conmigo’. No es casualidad que las palabras ‘Semana Santa’ sean las que en este caso envuelvan el infalible y sagrado icono. Al esbozar sus primeros trazos inevitablemente se iba desempolvando dentro de mí el recuerdo de la que es la verdadera devoción en mi familia, y a la que mi abuela paterna desde bien pequeño me enseñó a acudir para protegerme de cualquier mal y que hoy día sigue siendo escudo protector de nuestra casa. Quiero terminar el recorrido compositivo con un homenaje a todas las almas que se ha llevado la pandemia y que están representadas de la forma más sincera, pura y peculiar que lo hacéis aquí, encendiendo cada una de esas velas, oraciones encendidas de amor que derramáis con fervor a los pies del que aquí todo lo puede, San Rafael, Patrón y Custodio de esta bendita Ciudad. No puede haber más Córdoba en esas velas».

El pleclaro pintor ha acabado así su brillante y emocionante intervención: «Termino esta explicación en la que he querido describir cómo me he abierto en cuerpo y alma para ofreceros lo mejor de mi y dar forma a vuestra Semana Santa que ya considero también mía. Muchas gracias».

«Todos estos corazones, remendados unos con otros, sustentan los cimientos de esta composición».

Un pintor con una gran trayectoria

Juan Miguel Martín Mena es natural de Cádiz (1979), pero vive en Dos Hermanas desde los primeros días de vida en la cuna de una familia cofrade. Desde que era un niño cambiaba los juguetes por rotuladores y lápices de colores. Recuerda que siempre que tenía un papel en las manos buscaba algo para pintar; era su mayor entretenimiento. Decidió hacer Bachillerato Artístico en el Instituto Ramón Carande de Sevilla y continuar con sus pinceles para dedicarse a la pintura.

Sin embargo, fue hace unos años cuando descubrió una original técnica, la del bolígrafo y, a través de ella, se ha dado a conocer aunque hoy en día se trate solo de una técnica mas dentro un amplio abanico de recursos y distintos lenguajes que usa para expresar su arte apoyándose sobre todo en el grafito la acuarela y el pastel. En el año 2000 expone por primera vez con una colección de dibujos cofrades a pastel, siendo esta técnica junto con el acrílico las más usadas por el autor hasta que hace unos años encuentra en el bolígrafo una técnica original y cómoda para expresar y representar la unión de sus dos pasiones, El mundo cofrade y el dibujo.

Podemos destacar de su trabajo un amplio abanico de carteles como: el cartel de la Procesión de Santa Ana, Patrona de Dos Hermanas (2014); cartel de la Romería de Nuestra Señora de Valme (2016); el Día de la Virgen de los Reyes (Sevilla 2018); el cartel del Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen del Rocío (2018); el cartel de las Fiestas en Honor a Santa María del Alcor en el Viso (2019); el cartel del Rosario Vespertino de Nuestra Señora de los Dolores de la Puebla del Río (2019); el cartel del 50 Aniversario de la Bendición de los Titulares de la Hermandad de la Cena de Málaga (2020); el cartel de la Tertulia «Último Varal» de los Palacios y Villafranca en el año 2018; o el Cartel de la Salida Procesional del Carmen de Carihuela (2020).

También ha participado en grandes exposiciones como “Reflejos de Murillo“ (2018) o “Universo Amarguras” (2019) en el Ayuntamiento de Sevilla, las cuales contaron con un excelente plantel de artistas consagrados como Nuria Barrera, César Ramírez o Fernando Vaquero; junto a maestros como Paco Borras o Huguet Pretel.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup