Advertisements
Córdoba

Juanma Martín pide disculpas «si las formas no fueron las correctas»

Rectificar es de sabios y pedir disculpas de grandes hombres, lo dijimos hace unas horas. Tras la polémica suscitada a raíz de las formas con las que el capataz Juanma Martín recriminó a la cuadrilla de Nuestro Padre Jesús de la Redención en los Jardines de la Agricultura el pasado sábado, el capataz sevillano ha pedido disculpas «si las formas no fueron las correctas». Ha sido en respuesta a uno de los costaleros que ha explicado en su cuenta personal en una conocida red social lo ocurrido. El costalero, ha querido, «viendo la que se está formando, mandar este mensaje debido a la trascendencia que está tomando un vídeo de nuestro capataz Juan Manuel Martin Nuñez el la Magna de Córdoba, donde se le ve dando una reprimenda a un costalero».

El costalero explica que «ese costalero soy yo y me gustaría explicar bien el tema y lo que realmente pasó. Juanma no sabía que yo iba mandando los cambios en ese momento y mandó revirar el paso por el costero contrario al mío, ya que la persona que habitualmente manda los cambios está en ese costero, con lo cual yo no me enteré de ello y por eso mandé cuatro largos sin saber en la situación en la que se encontraba el paso», explica el costalero que añade que «Este cambio al final no se ejecutó ya que la primera estaba junto a una valla y pararon el paso, y menos mal porque por lo contrario le hubiésemos dado un golpe». «Al parar el paso -prosigue-, el capataz se acercó a nosotros y bajo el faldón me recriminó lo ocurrido, cosa normal con lo que había pasado en ese momento. Son cosas que ocurren en los pasos y que aburridos se dedican a difundir. Pedir mis disculpas a Juanma, y decir que desde el primer momento y tras lo ocurrido nos ha tratado con el mayor cariño y respeto que se puede dar. Gracias capataz, volvemos el domingo con más fuerza».

Al respecto, el capataz ha respondido dando «Mil gracias por tus palabras Pablo», añadiendo que «son cosas que pasan dentro de nuestro bendito mundo de las trabajaderas. Los sentimientos florecen y muchas veces el corazón suple a la cabeza y nos equivocamos. Te honra estas palabras tuyas y decirte que todos reaccionamos de forma diferente a lo que en realidad uno quiere, desde mi persona también tengo que disculparme si las formas no fueron las correctas, pero la conversación la mantenemos debajo de un faldón y ese lugar tiene que ser sagrado. Lo que ocurre bajo las trabajaderas se queda en las trabajaderas. El oficio y el respeto se está perdiendo por malos aficionados y no podemos permitirlo, pero no te preocupes que nosotros seguiremos queriendo y respetando este mundo. Un beso enorme costalero y amigo, este domingo volveremos a darle un paseo de categoría al Redentor», finaliza su reflexión Martín.

Bien está lo que bien acaba. Las formas fueron inadecuadas, como el propio Martín ha reconocido con unas disculpas, que le honran. Nada que objetar respecto a la reprimenda, absolutamente normal y legítima. Sólo queda que lo ocurrido propicie que en adelante, esas formas, manifiestamente mejorables, no vuelvan a desviar el foco de una labor que se puso encima de la mesa el pasado sábado y una trayectoria sobradamente conocida.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies