Advertisements
Sevilla, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

Julio Cuesta: «Creo que el pregón debe estar ajustado a los tiempos»

Se acercan los días grandes de la Semana Santa. En esta ocasión, la atípica semana mayor no cabe duda de que se está viviendo de manera muy diversa. Si en circunstancias normales dentro de cada uno hay una Semana Santa distinta, cuando se suceden etapas como la actual esta se ve condicionada igualmente por las situaciones y vivencias de cada uno.

En el caso del actual pregonero, Julio Cuesta, que tendría que haberse subido al atril el Domingo de Pasión de este año pero que lo hará, Dios mediante, el de 2021, afirma que está viviendo estos días: “Serenamente. Imaginada sobre los recuerdos, pero muy real y rica espiritualmente, aprovechando la llamada interior y la reflexión que las circunstancias nos están ofreciendo”. Porque, aunque no haya desfiles procesionales, hay aspectos positivos a pesar de que haya quien imagine lo contrario. Por ejemplo, “la Semana sigue siendo Santa, a pesar de que este año no haya estaciones de penitencia en la calle. Y, por tanto, es importante el carácter íntimo, personal, familiar, y más espiritual que tiene esta Semana Santa”. Y añade a continuación que: “que refleja la grandeza de nuestra conmemoración de la Pasión y Muerte de Jesús, es que todos tenemos esa conmemoración, esa Semana Santa, en el corazón y en la memoria, que es a donde todos estamos regresando para vivir los grandes momentos en nuestro recuerdo. Vivir la Semana Santa en la añoranza es una manera muy espiritual de vivirla”.

Porque, aunque parezca mentira, podemos aprender lecciones de estos días de calles vacías y silencios arrebatando la voz a los saeteros. Personalmente, Julio Cuesta lo tiene claro: “Que somos frágiles, e inconscientes de nuestra debilidad, y que algo puede trastocar nuestra vida sin avisar. Que el año próximo, si Dios quiere, tendremos nuevos ojos para ver y sentir a nuestras devociones en la calle, y que estaremos más al tanto del gran tesoro que tenemos en Sevilla y en nuestras hermandades. Seguramente las respetaremos y las querremos más y mejor”.

Cuando le comunicaron que sería el pregonero de este año reconoce que fue una gran sorpresa y sintió una gran incredulidad “porque nunca había pasado por mi mente la posibilidad de ser pregonero de nuestra Semana Santa”. Recuerda también el peso de la responsabilidad que asumió desde aquel momento. Pero, ¿de quiénes se acordó en aquellos instantes? Sin dudar, manifiesta: “De toda mi familia. De los que están y de los que se fueron. De todos aquellos que presenciarán el pregón en el Maestranza y en los balcones del Cielo. Me sentí muy orgulloso por ellos”.

En una Semana Santa donde los sevillanos vivirán de los recuerdos de antaño, ¿con qué tres pregones se quedaría Julio Cuesta?: “No hay pregones, hay pregoneros; y cada pregonero es un modelo por su humanidad, por sus capacidades, por su referencia, y por la grandeza de sus pregones. Conozco y disfruto de la amistad de muchos pregoneros y a todos les tengo una profunda admiración y respeto, porque hicieron pregones espléndidos y entrañables. Pero, por mencionar a tres característicos, como el de Antonio Murciano, el único pregón hecho totalmente en verso, o el de Ignacio María de Lojendio, de una excelente oratoria en prosa, o el de Rafa González Serna por su arrebatadora expresividad. Mas, en las últimas décadas, todos los pregones son excelentes expresiones de sus autores”.

Para revestir de infancia la mañana del Domingo de Ramos asidos a las palmas de la Borriquita habrá que esperar casi un año. Julio, quien nunca se esperaba ser designado para anunciar los días grandes “esa posibilidad nunca pasó por mi mente. Ese escenario no lo tuve jamás contemplado”, tiene por delante unos meses que, al igual que el resto de los españoles, no serán fáciles. La pandemia ha infundido otro carácter a nuestra forma de ser y no cabe duda de que después de estos avatares no volveremos a ser los mismos. Por ello, el próximo Domingo de Pasión, el pregón no será el que estaba previsto. “Han cambiado mucho las circunstancias. Tengo que pensarlo de nuevo, porque creo que el pregón debe estar ajustado a los tiempos” concluye.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup