Sevilla, 💚 El Rincón de la Memoria

La fusión de 1590 que configuraría la actual Cofradía del Valle

Los orígenes más primitivos de la Hermandad del Valle se remontan a las últimas décadas del Medievo sevillano, si bien no siempre había constituido una sola cofradía como la conocemos hoy. La fusión que determinaría la configuración actual llegaría varios años después de la fundación de dos cofradías de penitencia, teniendo lugar un día como hoy de hace 430 años. Ya entonces, ambas corporaciones realizaban estación de penitencia en la noche del Jueves Santo.

En 1450, el cardenal Juan Cervantes donaba a las dominicas del Convento de Nuestra Señora del Valle, en la collación de la Parroquia de San Román, un lienzo que venía a representar el Santo Rostro de Nuestro Señor Jesucristo con el fin de erigir una hermandad de luz. Se fundaba así la Cofradía de la Santa Faz y de Nuestra Señora de la Encarnación, imagen que el cenobio rendía culto con anterioridad. Ya en 1553 adopta carácter penitencial pasando a titularse Hermandad y Cofradía de la Santa Verónica de Jesucristo y Nuestra Señora del Valle.

Por otro lado, durante las obras de reedificación de la Parroquia de San Martín en la década de 1510 se halló una caja de plomo que contenía una Espina de la Corona de Cristo. Ya en 1421, el arzobispo Diego Maldonado de Amaya había concedido a la Congregación del Santísimo Sacramento, Santa Espina de Cristo y Ánimas Benditas el patronato de la capilla y del altar mayor del templo. Este grupo de fieles fundarían por fin la Hermandad de la Coronación de Cristo en 1540, no aprobándose las primeras reglas hasta 1553, pasando en 1566 al Convento de Monte-Sión. En el cenobio dominico se actualizan estatutos en el año siguiente para establecer la estación de penitencia el Jueves Santo con tres pasos: Coronación de Espinas, Crucificado y Virgen.

El 7 de abril de 1590, la autoridad eclesiástica aprobó el decreto de fusión entre la Hermandad de la Santa Verónica y Nuestra Señora del Valle y la Hermandad de la Coronación de Cristo, estableciéndose canónicamente en el templo de la primera. A partir de 1592 comienza a sacar tres pasos cada Jueves Santo: Coronación, Verónica y Virgen. Sin embargo, no sería ésta la única fusión que conoce la cofradía. Como consecuencia de los alborotos callejeros durante la Semana Santa, el arzobispo Castro de Quiñones decreta en 1623 la reducción del número de cofradías. A los solos efectos de realizar la estación de penitencia, la Hermandad de la Coronación y del Valle se une con la Hermandad de la Estación de la Cruz y con la Hermandad de las Virtudes.

Foto: Fernando del Marco

De las imágenes primitivas no se conoce paradero, siendo las actuales adquiridas durante el siglo XVII. En torno a 1627 se realiza la imagen de Nuestra Señora del Valle, atribuida al insigne imaginero cordobés Juan de Mesa y Velasco. No sería hasta 1687 cuando Agustín de Perea talle el Cristo de la Coronación de Espinas, año que consta el culto de la imagen de Nuestro Padre Jesús con la Cruz al Hombro, atribuible a la escuela montañesina.

La invasión francesa hará que la cofradía se traslade a San Román en 1810, pasando poco después a Los Terceros y retornando a su sede canónica en 1816. Sin embargo, la corporación decide abandonar su templo histórico para trasladarse en 1829 hasta la Parroquia de San Andrés, donde permanece hasta 1892. En este año establecen como nueva sede canónica el Convento del Santo Ángel. Será en este templo carmelita donde la hermandad reciba la reliquia de la Santa Espina en 1965 por decreto del cardenal Bueno Monreal, hasta entonces custodiada en la Iglesia de San Martín. No obstante, no comenzará a participar en la estación de penitencia hasta 1996.

En 1970, la Archicofradía del Valle se traslada definitivamente a la Iglesia de la Anunciación, propiedad de la Universidad de Sevilla donde en la actualidad recibe culto. En 1990, en conmemoración del cuarto centenario de la fusión que nos ocupa, se realiza una salida extraordinaria de Nuestra Señora del Valle a la Santa Iglesia Catedral. Diez años más tarde, la cofradía celebra los cuatro siglos y medio de la fundación de la Hermandad de la Santa Faz, destacando entre los actos un Tedeum con colocación de placa conmemorativa en la Capilla Sacramental de la Iglesia del Valle, sede canónica actual de Los Gitanos, y Función Solemne presidida por el arzobispo fray Carlos Amigo Vallejo.


Fuente documental | Hermandad.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup