Córdoba, ⭐ Portada

La alcaldesa comunista de Aguilar de la Frontera amenaza a los vecinos que sigan poniendo cruces a las puertas del Convento de las Descalzas

En declaraciones realizadas en rueda de prensa, recogidas por el medio local Aguilar Noticias, la alcaldesa de Aguilar de la Frontera, Carmen Flores, ha amenazado a la vecindad que depositen cruces en la puerta del Convento de las Descalzas subrayando que «si persisten en la actitud se procederá a denunciar a los responsables».

La alcaldesa ha manifestado con tono despectivo hacia la cristiandad “que los servicios de limpieza municipal actuarán para retirar todos los símbolos, cruces y flores que se están depositando en el rincón donde se ubicaba la cruz en la plaza de las Descalzas”, añadiendo que “los vecinos no pueden sacar un mueble de su casa y dejarlo en mitad de la acera”, estableciéndose como comparación a las creencias religiosas, y reafirmándolo con las siguientes palabras: 

“Se solicitará al párroco que se haga cargo de las cruces que se han depositado en el lugar y, si nadie se hace cargo, se retirarán como se hace con todos los bienes muebles que se depositan en la calle”. Como se hace con la basura.

Además de comparar las sagradas imágenes y las cruces expuestas en la puerta con un mueble, la máxima representante del pueblo cordobés y, tras quitar el máximo símbolo de la cristiandad, ha manifestado en dicha rueda de prensa “que no tiene ningún sentimiento antirreligioso”, limitando el derribo de la cruz solo a fines políticos, excusando su explicación en que “no ha retirado ningún símbolo religioso del ayuntamiento desde que llegó”. Seguidamente, ha confirmado que “seguirá manteniendo el contacto con la Agrupación de Cofradías” y que, tras derribar la Cruz, afirma que “seguirá atendiendo las demandas de las Carmelitas Descalzas como siempre hemos hecho”. De sus palabras se desprende, por tanto, que no piensa tomar represalias ni con hermandades ni con el párroco ni con las monjas.

Por otra parte, la Señora Flores se ha atrevido a decir que “defiende la interculturalidad y lo seguirá haciendo en el ejercicio político y público”, frase que manifiesta tras el derribo de un símbolo representante de la cristiandad y su cultura.

La alcaldesa concluyó su rueda de prensa con una frase desafortunada hacia los cristianos y hacia Dios a través de la siguiente manifestación: “Si Dios existe estaré sentada a la izquierda del Padre”, frase con la que concluye uno de los momentos más embarazosos a nivel andaluz y nacional, que algunos han recibido como una auténtica mofa a las creencias de miles de personas, entre ellas cientos de aguilarenses de cuyos impuestos sale el sueldo de la alcaldesa.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup