Córdoba, ⭐ Portada

Intervención le niega a las cofradías más del 50% de la subvención que les corresponde con argumentos arbitrarios, pueriles y absurdos

El informe, al que la tenido acceso Gente de Paz, evidencia un absoluto desconocimiento del funcionamiento de las cofradías, en asuntos como la gestión del gasto de flor o cera y, sobre todo, de los contratos suscritos entre hermandades y bandas a las que Intervención pretende que no se pague porque las procesiones de Semana Santa no tuvieron lugar

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Córdoba, con su alcalde, José María Bellido a la cabeza están trabajando en implementar una vía alternativa, que se presentará a las cofradías de manera inminente, para poder completar la parte de la subvención perdida por las cofradías, por culpa de Intervención

El informe del departamento de Intervención del Ayuntamiento de Córdoba, al que ha tenido acceso Gente de Paz, ha tumbado buena parte de la ayuda de 300.000 euros que aprobó el consistorio el pasado mes de diciembre. En concreto rechaza que se abone a las cofradías más del 50% del dinero que es suyo aceptando únicamente el pago de poco más de 149.000€. Conviene recordar que el pasado mes de noviembre, la Junta de Gobierno local aprobó la propuesta formulada por la Delegación de Promoción y Casco Histórico, que encabeza María Antonia Aguilar Rider, en virtud de la cual se materializaba el convenio de colaboración del ente local con la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba, y por ende, la subvención de 300.000 euros presupuestadas a comienzos de 2020, superando de este modo los problemas derivados de la no celebración de la pasada Semana Santa y el escollo propiciado por las pegas puestas por Intervención.

Este trámite se saldó gracias al interés y predisposición del gobierno local y a los votos de Partido Popular, Ciudadanos y Vox para ayudar a las cofradías en este contexto tan complicado a nivel económico, realizando una modificación en el reglamento para dar luz verde a la medida orientada a paliar las pegas de la propia Intervención a la hora de materializar la subvención derivada del convenio anteriormente suscrito entre la Agrupación de Cofradías y el Ayuntamiento alegando que se sustentaba en la celebración de salidas procesionales, que no pudieron tener lugar en 2020 a consecuencia de la pandemia provocada por el coronavirus covid-19. Aquél informe desfavorable fue aprovechado interesadamente por los partidos de izquierdas (Partido Socialista, Podemos e Izquierda Unida), para evitar que la mencionada ayuda a las hermandades saliera adelante, y también, estratégicamente, por Vox, con el indisimulado objetivo de autoproclamarse como la única formación política que ayuda a las cofradías.

La aprobación por el trámite de urgencia del pasado mes de diciembre, establece la necesidad de justificar los gastos en los que han incurrido hermandades y Agrupación para el percibir el importe de la subvención fijado en un límite máximo de 300.000€, en virtud de los términos previstos en el artículo 11 de la Ordenanza General de Subvenciones del Ayuntamiento de Córdoba. Bajo esta premisa, las hermandades han debido justificar gastos Relacionados con la Semana Santa y otras salidas procesionales, como carteles, publicaciones, publicidad y difusión de la Semana Santa, Cofradías de Gloria y de sus diferentes actividades, gastos que estén directamente relacionados con las planificación previa de la Semana Santa, gastos de ornamentación floral de actos previos relacionados con la Semana Santa, organizados por la Agrupación, gastos de estudios, proyectos y encargos previos, relacionados con la seguridad, tanto de los montajes como del desarrollo de la Semana Santa, gastos relacionados con el montaje, desmontaje y alquiler de infraestructuras para actividades previas relacionadas con la Semana Santa, gastos generados por los Pregones y Exaltaciones, tales como actuaciones musicales, decoración de escenarios, transporte de los enseres necesarios y otros similares, gastos de funcionamiento interno de la Agrupación que no supongan compras de material inventariable, hasta un máximo del 10% de la cantidad total presupuestada en el proyecto, Primas de las pólizas de seguros de Responsabilidad Civil y de Accidentes de las Hermandades y de la Agrupación y gastos de personal asalariado para las tareas administrativas de la Agrupación.

El convenio especifica que los gastos referidos a actividades, compras y suministros relacionadas con la Semana Santa, habían de ser anteriores al Decreto del Alcalde de Córdoba de 26 de marzo, en cuyo apartado Tercero se recogía de forma específica, la anulación de la Semana Santa y respecto a los gastos relacionados con la Instalación del Belén Municipal, se incluyó la cuantía de la infraestructura necesaria para el montaje, al margen de la infraestructura que aporta el Ayuntamiento, los gastos de publicidad y difusión, los gastos materiales indispensables para el montaje y la dirección, montaje y mano de obra.

Una vez aportada la documentación por parte de la Agrupación, a efectos de justificación de sus gastos y de las hermandades, en concreto 267 facturas, relacionadas con la Semana Santa y las demás actividades subvencionadas (por un valor de poco más de 304.000€), las trabas formuladas por la interventora no se han hecho esperar, tumbando con diversos argumentos, pueriles y absurdos, buena parte de la documentación recibida, evidenciando un absoluto desconocimiento del funcionamiento de las cofradías, en asuntos como la gestión del gasto de flor o cera y, sobre todo, de los contratos suscritos entre hermandades y bandas a las que pretende que no se pague porque las procesiones de Semana Santa no tuvieron lugar.

Entre otras partidas, la intervención ha rechazado los gastos de flores (las hermandades han presentado 22 facturas por valor de 21.754,63€) en base al peregrino argumento de que “al no poder salir los pasos a la calle, no tenía sentido alguno la ornamentación floral”. Es decir: alegando que si no ha habido procesiones difícilmente puede existir un gasto. Un argumento pueril que evidencia la discrecionalidad y la ignorancia sobre este particular porque el hecho de que no se llegaran a poner flores no significa, en modo alguno, que el gasto no se haya producido ni la producción de flor realizada y por tanto no se haya tenido que afrontar el coste. Tampoco tiene sentido alguno el rechazo a que esta partida haya sido superior en 2020 que en años precedentes (otro de los absurdos argumentos) toda vez que, el coste de la flor es voluble y depende de múltiples factores derivados de la oferta y la demanda. Si la producción ha descendido, a consecuencia de la pandemia, resulta lógico que el precio del producto se haya multiplicado.

Respecto a la cera, curiosamente, y frente al argumento esgrimido para rechazar el gasto en flor (cuyos productores según criterio de la Intervención no deberían haber cobrado por su trabajo), sí se aceptan buena parte de las facturas aportadas. De un total de 47 facturas presentadas, por valor de 102.721,66€, Intervención valida 42 facturas por valor de 99.547,07€. Eso sí, desde un plano de absoluta prepotencia, el organismo público se atreve a advertir que “dado que este suministro se ha servido y obra en poder de las Hermandades relacionadas en el proyecto, debiera tenerse en cuenta para la próxima edición de la Semana Santa, donde este gasto debiera de estar cubierto y sufragado, al menos para dichas Hermandades”. Es decir, pese a la ignorancia manifiesta en lo que a cómo funcionan las cofradías se refiere, se permite el lujo de afirmar que la cera de 2020 servirá para 2021. Una afirmación como poco atrevida ya que es prácticamente imposible que la cera ya fabricada se pueda conservar en óptimas condiciones todo un año.

Sin embargo, el rechazo más sangrante hace referencia al gasto derivado de la música procesional, probablemente la partida más importante de cuantas han de afrontar cada año las hermandades cordobesas. En relación a este gasto, la interventora ha tumbado buena parte de las facturas, especialmente las percibidas con concepto “actuación musical” alegando que la actuación no se ha producido porque no se ha producido la salida procesional. En concreto, el informe detalla que se han presentado 48 facturas de Bandas de Música por valor de 74.125,35€ , de ellas 25, por valor de 46.309,45€, son facturas cuyo gasto aparece como “actuación musical…”, concepto que la Intervención considera “erróneo” porque este año “no ha habido ninguna actuación musical en las estaciones de penitencia, ya que las Hermandades no han podido procesionar”. Adicionalmente, el informe recoge que se han aportado otras 9 facturas, por valor de 14.811,69€, justificadas como compensación por contrato suscrito, sin aportación de contrato alguno, 10 más, por valor de 6.704,21, justificadas como actividades de formación o preparación musical y otras 4, por valor de 6.300,00€ cuya justificación es compensación por contrato suscrito, con aportación de contrato o documentación relativa a esta cuestión.

Al respecto, la Intervención alega que “todas ellas son actuaciones que no se han llevado a cabo, intuyéndose que esto iba a suceder desde la declaración del “Estado de Alarma”, por tanto pudiéndose plantear y trasladar a los grupos y bandas afectadas”, con antelación suficiente por lo que “que no procede su pago, pues se sabía de forma previa, que la pandemia derivada del COVID 19, hacía imposible las procesiones en la vía pública, y en consecuencia el acompañamiento municipal y su desarrollo”. Una alegación absurda amparada en una mera artimaña semántica toda vez que, si bien la procesión no se ha producido el contrato suscrito entre las partes (banda y hermandad) exige su cumplimiento por más que se hubiese avisado a las bandas, lo que implica que el coste ha de satisfacerse con procesión o sin ella, siendo imposible negar el pago de un contrato suscrito por uno o varios años en base a que la Semana Santa no tendrá procesiones. Otra cosa será que haya hermandades que hayan llegado a un acuerdo con sus formaciones musicales para que el coste suscrito no deba abonarse en su totalidad, pero en caso de no mediar acuerdo, el gasto de bandas ha debido pagarse por las cofradías. Argumento que podrían hacer pensar a cualquier espectador independiente que obedecen más a una decisión arbitraria y politizada que a razones legítimas.

En resumen y analizadas todas las partidas en el meritado informe, la Intervención solamente acepta abonar 149.104,10 € del total de facturas presentadas que superan los 300.000 € euros que suponen la cuantía prevista en la partida presupuestaria con argumentos discrecionales y absurdos como los expuestos, menos del 50%. Todo un ataque directo a la línea de flotación de las cofradías cordobesas pese a la ingente labor asistencial desarrollada en favor de toda la ciudadanía a lo largo de esta importante crisis sanitaria. Labor claramente despreciada por la Intervención, obsesionada en buscar excusas baratas para negar a las hermandades lo que les corresponde.

La acción del equipo de gobierno

Desde el primer rechazo de la Intervención, el equipo de gobierno municipal ha mantenido permanentes contactos con varios directivos de la Agrupación de Hermandades y Cofradías al objeto de buscar una solución a la situación que se estaba viviendo, consecuencia de la anulación de las estaciones de penitencia de la Semana Santa, razón esgrimida por la Intervención para negar a las cofradías lo que les pertenece amparándose en que conforme a la redacción del Plan Estratégico de Subvenciones del Ayuntamiento de Córdoba, solo se podían atender por la subvención actividades realmente organizadas para el desarrollo de la Semana Santa, marco de referencial de partida.

Entre las opciones barajadas se valoró que se pudiera subvencionar la labor social que desarrollan las Hermandades y Cofradías, pero no fue posible, toda vez que las reservas legales esgrimidas afirmaban que en este tipo de subvenciones deben satisfacerse a entidades (organismos, asociaciones, ONG…) que tienen la asistencia social entre sus “competencias”.

Descartada esta posibilidad y conscientes las partes de la situación compleja planteada por lo que se optó por plantear ante el Pleno Municipal la modificación de las bases correspondiente del Plan Estratégico de Subvenciones para apoyar el mantenimiento de la estructura de funcionamiento y de los recursos materiales y humanos de la Agrupación de Hermandades y Cofradías, así como, a las actividades que realizan a lo largo del año, fundamentalmente las relacionadas con la Semana Santa y sus numerosas estaciones de penitencia, que se desarrollan en diferentes calles y plazas de Córdoba, introduciendo así también nuevo concepto computables al gasto como pagos de seguros de responsabilidad civil y accidentes, y acciones fuera del marco del desarrollo de Semana Santa. El Pleno Municipal en el que se adoptó el acuerdo se llevó a cabo el pasado 12 de noviembre de 2020. El acuerdo fue aprobado con los votos favorables de PP, Ciudadanos y VOX y la abstención del resto de grupos (PSOE, IU y Podemos).

La realidad es que la subvención, que sin todos los esfuerzos desarrollados a lo largo de 2020 hubiese quedado reducida a la nada, será abonada en el 50% de los 300.000€ fijados en los presupuestos municipales, gracias a los absurdos reparos de la Intervención, en lo que a la pérdida de más de 150.000€ se refiere, pero con la cifra de 149.104,10€ gracias al esfuerzo del equipo municipal sin el cual, las hermandades no recibirían nada. No obstante, según fuentes afirman fuentes a las que ha tenido acceso Gente de Paz, el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Córdoba, con su alcalde, José María Bellido a la cabeza están trabajando en implementar una vía alternativa, que se presentará a las cofradías de manera inminente, para poder completar la parte de la subvención perdida por las cofradías, por culpa de Intervención, y así aliviar a las corporaciones cuya labor no queda simplemente en el plano religioso, pues la Semana Santa genera ingresos a la hostelería, el turismo o la cultura, siendo una gran fiesta local de primavera que todos los organismos e instituciones de la ciudad deberían preservar y apoyar, incuso quienes han negado a las cofradías lo que es suyo, con argumentos irracionales sin base realista alguna.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup