Córdoba

La Asamblea de hermanos mayores adopta una decisión histórica

El Esparraguero presidirá el Vía Crucis de las hermandades

Desierto el nombramiento de Cofrade Ejemplar

Hace apenas unos días, anunciábamos en Gente de Paz, que este miércoles la sede de la Agrupación será escenario de la asamblea general ordinaria anual, a la que están citados los hermanos mayores de las distintas corporaciones que constituyen la base esencial de la Córdoba Cofrade. Una asamblea, que pasa por ser el máximo órgano de decisión de las hermandades cordobesas, y que tenía ante sí la disyuntiva de aceptar en su seno a las cuatro jóvenes corporaciones que han solicitado formalmente su ingreso, la Conversión, las Lágrimas, la Presentación al Pueblo y el Carmen de Puerta Nueva, penitenciales las tres primeras y hermandad lefítica la corporación carmelita. Las cuatro propuestas han sido aceptadas.

Una convocatoria en la que además se han tratado otros asuntos de vital importancia, siendo el más llamativo la elección de la imagen que presidirá el Vía Crucis de las cofradías de la próxima Cuaresma. En este sentido, se cumplieron los pronósticos y el Cristo de Gracia ha sido el elegido. Cabe recordar, que la hermandad del Cristo de Gracia ya anunció que había solicitado que su crucificado presidiera el acto, coincidiendo el IV centenario de su llegada a Córdoba, por lo que, si bien no era la única opción posible, habida cuenta de que otras corporaciones cordobesas, como el Calvario, la Cena, la Paz o Expiración, también celebran importantes efemérides el año en ciernes, sí era el claro favorito. Una asamblea en la que se ha producido la curiosa circunstancia de que el nombramiento de Cofrade Ejemplar ha quedado desierto, al no recibir el respaldo de la Asamblea la propuesta formulada por la Junta de Gobierno, que preside Francisco Gómez Sanmiguel, de otorgar esa distinción a la Policía Local de Córdoba.

El Santísimo Cristo de Gracia, objeto de devoción desde el mismo momento de su llegada al Convento de Trinitarios descalzos, fue realizado por indígenas anónimos de la ciudad mexicana de Puebla de los Ángeles, tallado a partir de la médula de caña de maíz. Se trataba de un encargo del cordobés Andrés Lindo, que lo envío a España, donde su hermana Francisca de la Cruz lo donaría a los Padres de Gracia. El 4 de febrero de 1618 se traslada al Convento de Nuestra Señora de Gracia de Córdoba, donde, bajo influencia de la gran devoción por la Virgen de Gracia, recibió el nombre de tal advocación. La restauración del Crucificado por parte Miguel Arjona en 1982 reveló que era una pieza hueca. Al Cristo de Gracia se encomendaron en varias ocasiones los cordobeses para conseguir aguas para salvar sus cosechas, lo le que llevó a salir por primera vez en 1635 junto a otras imágenes cordobesas. Este hecho se repetiría nuevamente en 1732 y 1734.

En 1736 se funda una confraternidad trinitaria en torno al Cristo de Gracia. A finales de este siglo XVIII se construye un altar en la capilla del Cristo de Gracia, donde se coloca una imagen de Nuestra Señora de los Dolores donada por doña Beatriz Cisterna. En 1809, ante la ocupación francesa, la imagen volvió a salir en rogativa patriótica. A mediados del siglo XIX, la corporación comienza a salir en Semana Santa con la recuperación de la procesión del Santo Entierro, aunque finalmente se extinguirá a fines de la centuria. Cuando realizaba su itinerario procesional en la Madrugá, era acompañado tradicionalmente con espárragos, de ahí el sobrenombre popular de El Esparraguero.

La vuelta a Córdoba de los trinitarios hizo que se reorganizara en 1905 la Pía Asociación de la Santísima Trinidad y Santísimo Cristo de Gracia. Esta reorganización tendrá una existencia fugaz ya que en 1909 queda prácticamente disuelta hasta que en enero de 1913 se pone de nuevo en marcha. A partir de 1937, el Cristo de Gracia procesiona en el desfile oficial del Santo Entierro y poco después pasa a realizar la estación de penitencia el Jueves Santo, iniciando así un periodo de auge y prosperidad que se ha prolongado hasta nuestros días, erigiéndose el Santísimo Cristo de Gracia, El Esparraguero, como una de las principales devociones de Córdoba.

Cuatro nuevas hermandades en la Agrupación

La otra decisión trascendental era la incorporación de las cuatro hermandades que habían solicitado su ingreso en la Agrupación. En este sentido, han recibido el respaldo de la Asamblea las hermandades de las Lágrimas, la Presentación al Pueblo, la Conversión y el Carmen de Puerta Nueva. Una decisión que solamente puede ser catalogada como histórica para cuatro corporaciones que han ido cumpliendo etapas en los últimos tiempos hasta lograr entrar a formar parte de este selecto club.

Las Lágrimas comienza a formarse como grupo parroquial en 1999, en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción en torno a una imagen cristífera de Miguel Arjona. El proyecto madura al punto de que en abril de 2010, estos devotos vieron aprobados sus estatutos como Pro-Hermandad ad experimentum. Ya a fines de 2013 se constituyó la Hermandad de pleno derecho.

El 11 de enero 2014 hacía su primera salida el Santísimo Cristo de las Lágrimas para abrir la Misión Popular que se celebró en la Parroquia. Para ello, utilizó el paso de la Hermandad de la Piedad. Apenas un mes más tarde, el 21 de febrero, tiene lugar la bendición de María Santísima de las Penas, obra de los imagineros cordobeses Juan Jiménez y Pablo Porras. El 23 de noviembre saldría en Rosario Vespertino extraordinario con la imagen de la Dolorosa con motivo de la renovación de la Misión Popular de la Parroquia. El 19 de marzo de 2016, Sábado de Pasión, tiene lugar la primera salida de la Virgen de las Penas sobre el paso cedido por la Sagrada Cena, como también hará en 2016. Ese mismo año sale por primera vez la titular letífica, la Virgen de la Asunción, patrona de la feligresía y titular del templo, sobre el paso del Corpus de La Agonía.

El pasado 30 de julio, en asamblea extraordinaria se aprueba la petición de entrar a la Agrupación, así como y cambiar el misterio de la Sed por el de la Exaltación. Un mes después, se conoce la noticia de que los vecinos de Parque Figueroa costearán una nueva Cruz para el Señor. Para 2018, será el Cristo quien salga definitivamente para los próximos años y con la primera fase del misterio, que está tallando el imaginero cordobés Pedro Jesús Pila Martínez; en concreto, los dos sayones que tiran para izar la Cruz.

Con una historia que se pierde en la memoria de los tiempos, la hermandad del Carmen y Puerta Nueva siempre han estado indisolublemente unidas. Fue a finales del 1518 cuando se abrió el convento de los Carmelitas de Puerta Nueva para dar servicio a los vecinos del barrio, que estaba aislado de los muros de la ciudad, no fue hasta finales del siglo XVIII, siendo Prior Fray Pedro de Alcántara Fernández y a requerimiento del ministro Conde de Aranda, cuando se crea la hermandad del Santo Escapulario de Nuestra Señora del Carmen. Se tiene constancia de que el 6 de septiembre de 1808 el escultor Lorenzo Cano entregó la cabeza y las nuevas manos de Nuestra Señora del Carmen, por las que se pagaron 400 reales. El Carmen de Puerta Nueva ha sufrió infinidad de reveses e infortunios, sin embargo la Virgen nunca fue abandonada y el Carmelo Seglar siempre cuidó de su Virgen. Han sido extraordinarias las fiestas que en honor de Ntra. Sra. del Carmen se han celebrado en Puerta Nueva.

En el año 2007 se crea una Asociación denominada “Venerable Orden Tercera del Carmen y Asociación del Santo Escapulario” que es la que actualmente promueve, tributa y propaga el culto a Nuestra Señora Virgen Maria en su advocación del Monte Carmelo. Nueve años después, tras cinco siglos en Córdoba, los Carmelitas reciben el 14 de junio de 2016 la erección como hermandad de la Venerable Orden Tercera del Carmen y Asociación del Santo Escapulario, Ánimas Benditas del Purgatorio y San Simón Stock. Una feliz noticia que no pudo empañar otra que tuvo lugar apenas un mes más tarde, en virtud de la cual los frailes anunciaban su decisión de abandonar el templo ante la escasa presencia de hermanos, quedando la iglesia bajo la mano del obispado. 

Respecto a la Presentación al Pueblo, el 14 de mayo de 2006 tuvo lugar la primera reunión para erigir una nueva Hermandad, aunque no fue hasta el 22 de diciembre de 2010 cuando se obtiene el título de Pro-Hermandad. Desde primer momento, el carácter sacramental siempre estuvo presente, organizándose una procesión eucarística por la feligresía de la Parroquia de San Vicente Ferrer. El 14 de noviembre de 2013 es nombrada hermandad ad Experimentum.

Sin embargo, no sería hasta el 5 de marzo de 2016 cuando se bendijo la talla del Cristo de la Sagrada Presentación al Pueblo. Tras ello, la Parroquia decide ceder el antiguo baptisterio como capilla propia a la Hermandad. El 19 de marzo, Sábado de Pasión, tuvo lugar su primera salida procesional. En octubre de 2016, Rafael Herrador es reelegido Hermano Mayor, cuyo nuevo objetivo se centra en la entrada a la Agrupación de Cofradías, cuya solicitud no se produciría hasta el 1 de septiembre del siguiente año. Ntro. Padre Jesús de los Afligidos es obra de Manuel Martín Nieto. La Dolorosa, Nuestra Señora Reina del Cielo y Misericordia, aún no ha sido realizada. 

Finalmente, los orígenes de la Conversión se remontan a sus inicios como hermandad de Gloria, hasta que en 2004 se organiza un Vía-Crucis con la primitiva imagen del Cristo. En 2011, María Santísima de Salud y Consuelo, obra del cordobés Juan Martínez Cerrillo en 1979, fue trasladada desde la Parroquia de San Andrés hasta Electromecánicas, uniéndose a la corporación letífica del Rosario.

El 15 de mayo de 2011, la Conversión es erigida como Pro-Hermandad, siendo en 2014 cuando recibe la aprobación como Hermandad ad experimentum. En octubre de ese mismo año se renuncia a la primitiva talla del Cristo, obra de Juan de Ávalos, ante la negativa de sus propietarios particulares de cederla o venderla a la Hermandad, por lo que se encarga una talla al imaginero pontanés Pedro García Velasco. No obstante, el primitivo titular saldría el Sábado de Pasión de 2015, como primera y única vez en su historia.

Entre el 5 y el 7 de febrero de 2016 se produjo la exposición de la nueva talla del Santísimo Cristo de la Oración y Caridad en la Conversión del Buen Ladrón en la sede de la Fundación Miguel Castillejo, no siendo bendecida hasta el día 20. Ese mismo año, realizaría su primera estación de penitencia, contando además con numerosos estrenos. No obstante, no es hasta 2019 cuando se estima la incorporación de San Dimas. El 6 de marzo de 2017, la corporación de Electromecánicas recibe la noticia de que queda erigida como Hermandad de Penitencia de pleno derecho.