Advertisements
El Rincón de la Memoria, Sevilla

La caída del Cristo de la Salud

En esta ocasión traemos al Rincón de la Memoria uno de los episodios más tristes ocurridos en la Semana Santa de Sevilla. La trágica historia tuvo lugar la noche del Viernes Santo de 1991. El misterio de la elegantísima cofradía de la Carretería discurría por la calle Santander a las nueve en punto de la noche. Era otro Viernes Santo más. Pero desde la salida de la Catedral, el crujir de la madera le sonaba distinto a los costaleros. Acaba de sonar ‘Amor de Madre’ y entra un nuevo relevo. El capataz del misterio, Pepe Andreu, llamó al paso. Nadie se imaginaba lo que ocurriría tras sonar el último toque del martillo. El misterio se levantó y la imagen del Santísimo Cristo de la Salud cayó hacia delante quedando sujetado por los travesaños de los dos ladrones.

Tras el grito del público por vivir ese instante desafortunado, todo el mundo quedó paralizado. Los costaleros estaban desconcertados, bajaron el paso y salieron. Dos de ellos se subieron al paso y quitaron al crucificado que estaba apoyado en los travesaños de San Dimas y Gestas. El Cristo de la Salud quedó mirando hacia arriba con la cabeza en la parte delantera del paso como si se la estuviera sujetando una de las Marías.

La cofradía estaba parada en su barrio del Arenal. Aunque todavía quedaban algunas calles, los costaleros volvieron al paso y velozmente encerraron el misterio en tres chicotás. Los músicos de la Banda de las Cigarreras se quitaron las gorras y acompañaron a la cofradía sin interpretar marcha alguna. El público que esperaba al Cristo de la Salud unas calles más adelante no entendían por qué el cortejo iba tan rápido, no sabían de lo ocurrido y algunos no percibieron la cruz alzada entre los el Buen y el Mal Ladrón.

San Dimas quedó degollado por una de las potencias del crucificado que rajó el cuello. Y el Cristo solo tenía un pequeño corte también el cuello provocado por la potencia del Buen Ladrón. San Dimas fue llevado a restaurar por Rivero Carrera y el Cristo de la Salud no volvió a procesionar con aquella cruz que ha quedado depositado en la sala capitular de la casa de hermandad.

No se llegó a saber el por qué de la inesperada rotura de la cruz. El Grupo Jannone perteneciente al sector de la madera sufragó una nueva pieza cruciforme venida de un pino de Canadá. Esta cruz contiene en su interior una gavilla de hierro de dos centímetros de diámetro en el interior y tiene una base cuadrada a diferencia de la redonda de la anterior. Todo para que este inesperado y terrible suceso no se volviera a ocurrir ni en la memoria de los hermanos carreteros que aún conservan este recuerdo imborrable.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies