El Rocío

La carreta de Espartinas estará en la Magna Exposición «Rocío Jubilar»

La Hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Espartinas ha celebrado hoy el Cabildo donde los hermanos debían decidir si su carreta participaba en la Magna Exposición «Rocío Jubilar». A las 22:07 horas se ha hecho público el escrutinio de los votos, siendo el resultado favorable a la invitación de la Hermandad Matriz de Almonte. Han sido emitidos 165 votos, de los cuales han resultado 163 votos a favor y 2 negativos.

Así pues, el próximo otoño, en Sevilla, se podrá contemplar en todo su esplendor esta carreta de plata obra del sevillano Fernando Marmolejo.
Se basó en el primitivo dosel de la Virgen de los Reyes y en la crestería de la Virgen de la Concepción de la Hermandad del Silencio. Se realiza en alpaca. El dosel es rematado por cuatro jarras con azucenas y cuenta con el escudo de España en su frontal. El fondo del dosel está labrado en cuadrículas alternando estrellas y la flor de lis. En la parte posterior lleva labrada la imagen de la leyenda del hallazgo de la Virgen del Rocío.

El dosel descansa sobre una peana o canastilla achaflanada que se adorna con medallones o cartelas, dos a cada costado, una enfrente y otra a la espalda; seis en total con alegorías atribuidas a la Virgen como son la “turrisdavidica” (Torre de David), “fuente sellada” o “Janua coeli” (puertas del cielo). En el otro medallón aparece la Giralda, de cuyos lados parten dos jarras con azucenas, que representa el cabildo de la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de la Archidiócesis de Sevilla.

En el medallón frontal de dicha canastilla dentro del óvalo, aparecen dos escudos abrazados por una corona marquesal. Uno representa el escudo de Espartinas y el otro un Ave María. En la parte trasera de dicha canastilla aparece otro medallón con un escudo dentro del óvalo que lo conforma, en el cual, aparece grabado un Ave María donde se halla igualmente coronado con corona marquesa. Dos canastillas del mismo metal con flores en forma de abanico, una en la parte delantera del dosel y la otra en la parte trasera, donde esconden los focos que le sirven de reflectores al Simpecado.

De las bambalinas cuelgan 24 campanillas de plata (mismo número de campanas que tiene la Giralda). Los faldones de la carreta están cincelados al estilo sevillano en una maraña de acaracolados de hojas, ramas y conchas, sostenido este y embellecido en la parte superior por un grueso moldurón cincelado de hojas atadas. Las​ ruedas​ de la Carreta están pintadas con los colores de la Hermandad blanca y verde.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup