Córdoba

La Conversión destina tela de sus túnicas para la confección de mascarillas

La crisis sanitaria que estamos padeciendo está propiciando miles de gestos en los que la solidaridad ha sustituido a la parafernalia, en ocasiones hueca, que acompaña a tantas y tantas informaciones cofrades que a lo largo de todo el año preñan las páginas de los medios de comunicación especializados.

Uno de estos gestos maravillosos ha sido puesto en marcha por la Hermandad que estaba llamada hacer la auténtica protagonista de la Semana Santa que el destino nos ha robado, la Hermandad de la Conversión, la Corporación del barrio de Electromecánicas que tenía previsto hacer por vez primera estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral el próximo Viernes Santo.

Una cita histórica que tendrá que esperar por mor de las circunstancias, lo que, obviamente, ha llenado de tristeza a los hermanos de la cofradía de Poniente, pero que no ha sido óbice para que sus miembros hayan emprendido una labor mucho más importante en los tiempos que corren. Un trabajo orientado a darse a los demás, a colaborar en paliar las necesidades que ahora se han convertido en prioritarias.

De ahí que la corporación que preside Rafael Dorado haya adoptado una hermosa decisión, la utilización de tela destinada a sus túnicas, que este año no podrán vertirse por vez primera camino del Templo Mayor de la diócesis para un fin más elevado la confección de mascarillas. Unas mascarillas cuya primera remesa ya ha sido concluida y que tendrá por destino un enclave en el que habitan población de alto riesgo, la Residencia de ancianos María Auxiliadora del barrio de Electromecánicas. Cabe mencionar, no obstante, que la Hermandad tiene necesidad de encontrar las cintas que llevan las mascarillas, por lo que sería interesante la colaboración de terceros para proporcionar este accesorio en aras de que la cofradía pueda continuar fabricándolas.

Un gesto que trasciende su mera ejecución y que vuelve a evidenciar que las hermandades son mucho más que una salida procesional y que las personas que lo conforman tienen prioridades muy por encima de lo que algunos presuponen y que se suma a otras iniciativas ya puestas en marcha a lo largo de la cuaresma como la campaña «Yo me quedo en casa con mi Cristo de la Conversión», donde la hermandad ha pedido a los hermanos que manden una foto con una imagen del Cristo en su casa además del rezo del Rosario por las tardes y el concurso de dibujo y escritos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen