Córdoba, Portada

La crónica | La Estrella pone el brillante punto final a la Semana Santa de 2022

La Hermandad de la Estrella ha puesto un atípico broche de oro a la Semana Santa de Córdoba de 2022 este caluroso Domingo de Resurrección por mor de su traslado de regreso a la Huerta de la Reina que se ha producido en loor de multitudes. Pasadas las 19:30 el cortejo de la cofradía de San Fernando ha comenzado a discurrir por el Patio de los Naranjos anunciando la llegada del paso de misterio de Nuestro Padre Jesús de la Redención.

Con un ambiente sensiblemente más festivo de lo que es habitual en Semana Santa, el imponente paso de misterio ha atravesado la frontera inexpugnable del templo mayor de la diócesis que representa la puerta de Santa Catalina acompañado de los sones de la agrupación musical de la Hermandad que, tras una serie de llamativos dimes y diretes, acontecidos en los últimos días, ha terminado sirviendo de contrapunto al caminar de la espectacular cuadrilla costalera que manda José Ángel Tejero.

Más allá de cualquier otra consideración acerca de las circunstancias que han rodeado el doble cambio de opinión sobre el acompañamiento musical en este traslado del primer paso de la cofradía, que habrá de ser tenida en cuenta por unos y otros en el seno de la corporación cordobesa, es una auténtica delicia escuchar a Redención de Córdoba. Un magnífico repertorio, defendido de manera siempre sobresaliente, y una calidad fuera de toda duda que el absoluto se ha visto mermada por estos dos años de vacío. Algo que no todas las bandas a decir esta Semana Santa que acaba de expirar.

Tras el poderoso caminar del paso de misterio, y también precedido de un nutrido cortejo, lo que da buena cuenta del inagotable caudal humano de que dispone la cofradía del Lunes Santo, el paso de palio te la bellísima dolorosa de Juan Ventura abandonó el Patio de los Naranjos para precipitarse en la considerable bulla que se daba cita en Magistral González Francés y Cardenal González, absolutamente repletas de cordobeses resistiéndose a cerrar definitivamente el maravilloso libro de la Semana Santa de 2022.

La Virgen, brillantemente ataviada, reclamó la atención de todos en el preciso instante en el que asomo por la Puerta de Santa Catalina. Al compás de Coronación de la Macarena, magníficamente interpretada por la banda de música de la Hermandad, el paso de palio comenzó a descontar la distancia que les separaba the sugar en la Huerta en la que la Estrella es reina absoluta. Un recorrido, entre aromas de azahar, incienso y cera derretida, que ha regalado a Córdoba un rosario de escenas para el recuerdo como el discurrir por la plaza del Císter y los Jardines de La Merced donde la cofradía se ha mostrado más radiante que nunca.

En suma, un epílogo perfecto para una jornada calurosa que ha puesto el punto final a una Semana Santa inolvidable, por lo que ha sido y por lo que representa, el fin de una pesadilla que generaciones enteras jamás pensaron que llegarían a vivir y que, pese a que pertenece a un capítulo negro que aún no se ha cerrado del todo, comienza a difuminarse, perdiendo vigencia, y ocupando un lugar preeminente en el arcón de los malos recuerdos, dónde ha terminado desterrada por la esperanza y la vida.