Córdoba

La Crónica | Una jornada para el recuerdo

La ciudad de Córdoba ha conmemorado de manera extremadamente singular el noventa aniversario de la Consagración de Córdoba al Sagrado Corazón de Jesús en virtud de la magna procesión concebida por la Agrupación de Hermandades de Córdoba que, presidida por Francisco Gómez Sanmiguel, acumula ya una gran experiencia en la organización de acontecimientos de estas características. Una procesión a la que se han incorporado representaciones de buena parte de las corporaciones cordobesas. Así las imágenes de la Virgen de los Dolores -acompañada por las hermandades de penitencia-, el Sagrado Corazón de Jesús -en cuyo cortejo se han integrado las hermandades sacramentales- y de San Rafael -precedido por las hermandades letíficas- se han trasladado hasta Capitulares para partir desde ahí hacia la Catedral.

Una cita en la que la Virgen de los Dolores ha procesionado con la saya roja y el manto denominado “de las Palomas“, que diseñara en 1896 el Capellán del Hospital de San Jacinto D. Ángel Redel. Dos colores estos, el azul del manto y el rojo de la saya , que si en la iconografía Mariana ha sido muy utilizado, cobra en esta ahora un significado aún mayor: el color rojo de la saya quiere recordar la sangre de tantos Cristianos que han dado y siguen dando su vida por su fidelidad a Cristo y a su Iglesia; y el manto de las palomas que cubre a la Señora pretende implorar La Paz y el respeto a las creencias religiosas. Cabe destacar que fue hace 123 años que ambas piezas fueron realizadas, por la monja Servita Sor Catalina del Espíritu Santo ayudada por Dña. Rafaela Barbudo, y cuando en su camarín Nuestra Señora de los Dolores fue ataviada por primera vez con esta vestimenta tan apreciada por todos los hermanos y cordobeses en general, que además contribuyeron económicamente a su elaboración.

Tres bandas de primerísimo nivel han puesto el contrapunto musical a una jornada para el recuerdo, la banda del Maestro Tejera, que ha acompañado a la Virgen de los Dolores, la banda de la Estrella que ha tocado tras el Sagrado Corazón de Jesús y la banda de la Esperanza, que ha hecho lo propio tras San Rafael.  Tres formaciones musicales que han dejado el pabellón muy alto y han contribuido, con el magnífico repertorio escogido, a conformar una jornada exquisita.

A las 19:25 de la tarde, diez minutos después de que lo hiciera en San Hipólito el Sagrado Corazón de Jesús, se presentaba el Custodio de la ciudad ante los cordobeses, mientras que un sol de castigo, que era soportado por un número no superior a las doscientas personas, abrazaba al Arcángel. Arropado por una amplia representación de Hermandades de Gloria, el Custodio, avanzaba hacia San Pablo a los sones de la gran Banda cordobesa de la Esperanza. Gran elegancia la evidenciada, como siempre, por la cuadrilla que gestiona con gran maestría Ángel Carrero, uno de los jóvenes capataces que ha inscrito su nombre con letras de oro en el escalafón, propiciando que lo que hace unos años era un futuro prometedor se haya convertido en una rotunda e incuestionable realidad. Una salida que se ha producido desde San Andrés toda vez que aún no está disponible el nuevo paso del Arcángel lo que ha provocado que haya sido entronizado en el de María Auxiliadora, que no sale de las puertas de la Iglesia del Juramento. 

A no demasiada distancia, a espaldas del Cristo de los Faroles, el cortejo que advertía la llegada de la Reina de los Servitas se ponía en la calle. Eran las ocho menos diez de la tarde, cuando el sol iluminaba la cara de la Señora de Córdoba. Gran número de Hermandades cordobesas se incorporan en un cortejo muy cuidado y amplio, donde los niños, a los cuales la Hermandad iba dando acomodo para que no sufrieran el considerable calor. Llamativa la imagen de los pequeños ataviados con esclavina que lanzaban pétalos a la Madre de Dios al grito de ¡Viva la Virgen de los Dolores!, añadiendo un componente singular, que se añadía a la existencia de pancartas de alabanza, para una tarde irrepetible. Otro de los grandes atractivos, ha sido ver a la Señora de Córdoba acompañada brillantemente con marchas de varios estilos interpretadas con maestría por la Banda del Maestro Tejera, añadiendo altas dosis de elegancia y señorío para el peculiar modo de andar de la cuadrilla de la corporación servita, de la que han formado parte costaleras. Lástima que el primer tramo del devenir del paso de la Virgen, no fuese acompañado por un público más numeroso.

El triple cortejo se fusionó en uno sólo en Capitulares desde comenzó a caminar por la calle de la Feria buscando la Catedral por Magistral González Francés  -donde se han producido cortes y parones- y Cardenal González, desde donde han llegado, con un público cada vez más numeroso, a lo que ha contribuido la brisa que se ha hecho poco a poco con la tarde noche, paliando los estragos de la ola de calor que viene sufriendo la ciudad estos días, al interior de la Santa Iglesia CatedralEl cortejo lo ha abierto el Custodio seguido por la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y lo ha cerrado la Virgen de los Dolores. Al filo de las diez, el cortejo accedió al Patio de los Naranjos. Una vez en el templo principal de la Diócesis, las tres imágenes han presidido en el altar mayor la brevísima celebración eucarística que no ha oficiado Monseñor Demetrio Fernández, tal y como se había anunciado por parte de los organizadores. A su término, el cortejo ha emprendido el recorrido inverso para llegar a Capitulares desde donde cada cortejo ha regresado sus respectivos templos de salida.

La Virgen de los Dolores junto a San Rafael vuelven a protagonizar, de este modo, una procesión conjunta tras la que tuvo lugar el 24 de octubre de 1929 organizado para la inauguración del monumento del Sagrado Corazón de Las Ermitas para la consagración de la ciudad a esta advocación. Una jornada memorable que ya forma parte de la historia interminable, personal e intransferible de la Córdoba Cofrade, por obra y gracia de tres de sus devociones esenciales.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup