Galerias, Sevilla

La dulzura infinita de la Madre del Soberano

El sueño de varias generaciones de hermanos de San Gonzalo, ha comenzado a materializarse, tal y como comentaba nuestro compañero Jesús Pérez. Tras una multitudinaria e intensa procesión de traslado de la Virgen de la Salud, en la que la Reina del Barrio León quiso visitar, casa por casa, a todos los vecinos con los que cruza miradas y confidencias cada día, llegó a la Santa Iglesia Catedral Metropolitana de Sevilla, superado con creces el límite de la madrugada, derramando elegancia y esa fragancia inconfundible que siempre regala en su caminar la dolorosa de Ortega Bru, a cada paso que la fue acercando al mayor templo de la archidiócesis y provocando multitud de imágenes para el recuerdo de todos los sevillanos que se dieron cita frente a sus pupilas. Desde el pasado domingo y hasta este martes, la Madre del Soberano ha protagonizado un besamanos extraordinario, que también ha adquirido la categoría de histórico, que se ha desarrollado en la Parroquia del Sagrario.

Como una cuenta más en el rosario de gestos y elementos simbólicos con los que la hermandad de San Gonzalo y todas las hermandades de Triana han querido dotara este acontecimiento, la Virgen ha estado vestida, por la diestra mano de Antonio Bejarano, con la saya de tisú de plata bordada en oro que se utiliza en la salida procesional del Domingo de Ramos y manto azul, de traslados, cedidos ambos por la Hermandad de la Estrella, uniendo más si cabe, los lazos que unen a ambas corporaciones, que ha querido ponerse de manifiesto de esta manera hermosa y singular. Allí ha estado nuestro compañero Benito Álvarez, para dejar testimonio gráfico de este acontecimiento irrepetible, con este excelente reportaje para la historia. Mientras tanto, siguen cayendo las hojas del calendario con la mirada puesta en el próximo 14 de octubre.