Córdoba, ⭐ Portada

La Hermandad de la Piedad de Palmeras distribuye 30.000 kg de alimentos perecederos a través de su Banco de Alimentos

La Hermandad de la Piedad, junto con la Asociación Vecinal Unión y Esperanza de Palmeras, a través de su proyecto Banco de Alimentos Perecederos, ha repartido desde abril del pasado año 30.000,00 kilos de productos de alimentación perecedera, principalmente pollos, hamburguesas, huevos, salchichas frescas, embutidos, patatas, hortalizas, fruta, pescado, yogures y medicamentos o tratamientos farmacéuticos.

Con motivo de la pandemia, la Cofradía tenía muy claro el camino a seguir, volcándose completamente con las familias más desfavorecidas del barrio de Palmeras, alcanzando a 1.750 personas, 450 familias de 1, 2, 3, 4, 5 ó más miembros con la ayuda y/o financiación de la Fundación Cajasur, la Fundación Cajasol-La Caixa, la Asociación Cristo de los Faroles, Patatas Lozano, Frutas Roque, Mercacórdoba, Comercial Piedra Trujillo y siete hermandades cordobesas.

Una hermosa iniciativa que, tanto la hermandad como la asociación, agradecen profundamente a las entidades que cofinancian este proyecto y a las empresas que colaboran realizando un importante descuento en sus productos o servicios. Se trata de un proyecto, que bajo la denominación Banco de Alimentos Perecederos, Bienes y Servicios de Primera Necesidad, nacía con vocación de permanencia y un horizonte temporal que ya ha alcanzado más de un año, y que la hermandad desea ampliar a través de los anunciados convenios entre el Ayuntamiento y la Agrupación de Cofradías de Córdoba, al objeto de abarcar a un mayor número de personas, muchas de ellas en exclusión social, obtener un periodo de atención más amplio y/o conseguir al mismo tiempo aumentar la asignación de nuevos productos perecederos.

Cabe recordar que Palmeras es el quinto barrio más pobre de España, una realidad agudizada en la actualidad cuando la situación económica sobrevenida como consecuencia de la pandemia del coronavirus se tornaba especialmente catastrófica. Se cuentan por cientos las familias que se ven imposibilitadas para acceder a una alimentación básica como consecuencia del alto índice de desempleo, engrosando los pilares de una economía sumergida o de subsistencia caracterizada por la precariedad laboral y los “contratos” en negro que, en las fases iniciales de confinamiento, les impide acceder a esta forma de “vivir al día”.

Además, junto con el reparto que realiza Cáritas Parroquial y del cual también participan, con la inmejorable gestión de los Misioneros Claretianos, la Hermandad y la Asociación Vecinal Unión y Esperanza del barrio de Palmeras se funden para aportar alimentos perecederos y complementar los habituales lotes que los Misioneros reparten, y cuya acción conjunta pretende evitar la duplicidad o descontrol para sus beneficiarios.

Hermandad y Asociación que, tal como vienen demostrando desde 1972, se vuelcan con su barrio y se aprietan el cinturón, “que ya habrá tiempo para otras cosas”, como aseguran a este medio. Ahora solo queda abarcar a más personas y con lotes más amplios, para lo que solicitarán de nuevo la ayuda de la Administración, Instituciones y/o particulares.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup