El Rocío, Huelva, ⭐ Portada

La Hermandad Matriz de Almonte anuncia la suspensión de la Romería del Rocío de 2021

El Presidente de la corporación ha protagonizado una conferencia informativa extraordinaria anunciando la decisión

La Virgen vivirá un nuevo Pentecostés en Almonte

La Hermandad Matriz de Almonte ha decidido suspender la Romería del Rocío 2021. El Presidente, Santiago Padilla, ha dado una rueda de prensa a las 17:00 horas para dar a conocer la dolorosa resolución. Una decisión adoptada apelando a la responsabilidad en un momento en el que la incidencia de la pandemia se ha multiplicado por mucho. El presidente ha precisado qué en función de las circunstancias la Junta de Gobierno que preside valorará diversos escenarios que obviamente en estos momentos están en el aire. «No sabemos en el mes de mayo en qué condiciones vamos a estar. Ahora mismo es muy prematuro», ha subrayado Padilla que ha confirmado que se ha decidido, además, la suspensión del traslado de la Virgen desde la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción de Almonte a su ermita de la aldea.

«Nos vemos en la obligación de anunciar por segundo año consecutivo la suspensión de la Romería de Pentecostés, en el modo convencional en el que se ha venido celebrando hasta el año 2019», ha subrayado añadiendo que «sí celebraremos, un año más, Pentecostés en Almonte los próximos días, del 21 al 24 de mayo de 2021, y una preparación para esta cita anual». «Una noticia, que a estas alturas a nadie debe de coger por sorpresa y que lanzamos a la opinión pública, porque seguimos en un escenario de incertidumbres absolutas, y porque creemos que, de este modo, arrojamos un poco de certidumbre a todos aquellos que tienen responsabilidades en la organización de la Romería», ha destacado.

Una suspensión que afecta a todos los actos previos habituales, empezando por las Asambleas Comarcales preparatorias de los caminos, el Cabildo de Elección de Hermano Mayor, del Domingo de Resurrección, la Asamblea General de Presidentes y Hermanos Mayores y, así mismo, los actos que se hubieran debido realizar previos al regreso de la Santísima Virgen a la aldea del Rocío. «Solo un cambio inesperado e imprevisible en estos momentos de la evolución de la pandemia cambiaría esta determinación», ha explicado el presidente.

Padilla ha desvelado que en el Cabildo del pasado día 12 de enero, se ha constituido una comisión que, en breve, va a empezar a analizar posibles escenarios y posibles modos de celebrar este nuevo Pentecostés gozoso, con las limitaciones de todo tipo que nos marca la permanencia de la Virgen en la parroquia de la Asunción de Almonte. «Algo que, por otra parte, en estos momentos -ha reconocido- es materialmente impredecible, porque desgraciadamente son muchas las variables que en estos momentos seguimos sin controlar y sin poder despejar».

Se trata de una «difícil decisión que la junta de gobierno de la hermandad Matriz de Almonte ha tomado por responsabilidad» atendiendo al complejo escenario actual y considerando como máxima prioridad la salud. «Además -ha añadido-, hay que tener presente el enorme fervor que genera la Virgen del Rocío dentro y fuera de nuestras fronteras por lo que la aglomeración de personas que conlleva la romería y el traslado no posibilitan una celebración de las mismas con las garantías correspondientes en este escenario de pandemia».

Padilla, que ha calificado de «acontecimiento traumático» todo lo sucedido con la pandemia e incluso ha vaticinado que, a su juicio, se van a necesitar «varios años para que volvamos a la normalidad que hemos dejado atrás y que probablemente no va a ser idéntica» que proseguido afirmando que «la humanidad está viviendo uno de esos acontecimientos y momentos que, a lo largo de la historia, han modificado sus paradigmas y han provocado cambios sustanciales en el devenir histórico de todas y cada una de sus realidades», ha apuntado.

Por ello, tras señalar que como dijeron el año pasado «no es momento» de aventurar nada, el presidente de la Hermandad Matriz de Almonte ha insistido en la necesidad de esperar a tener «una visión más completa de la situación» que se tendrá a finales de mayo, para anunciar el programa de este nuevo Pentecostés, que «afrontamos con ilusión y con esperanza». «Esta situación de pandemia va a dejar huella y provocará cambios», ha agregado, por lo que «hay que asumir esta nueva realidad con nobleza», ha afirmado el presidente de la Hermandad Matriz.

Es el segundo año consecutivo que los rocieros se quedan sin ver a la Blanca Paloma navegando por las calles de la aldea almonteña, siendo una medida histórica por su magnitud. Era el 23 de marzo de 2020 cuando la misma ejecutiva develaba que la romería no se celebraría ese año. Diez meses después, el alto número de casos por la epidemia y el incierto escenario que se vislumbra para Mayo han provocado que la situación se repita.

Sea como fuere, en la comparecencia pública, el presidente ha puesto de manifiesto el dolor y, al mismo tiempo, la fortaleza con la que se adopta esta decisión, y ha apelado al sentido de responsabilidad y a las recomendaciones de todas las autoridades, así como a la máxima prioridad de estos momentos, que es la salud, invita a «ofrecer este sacrificio tan importante por todas las personas que ya están sufriendo en la primera línea de batalla las consecuencias de esta pandemia que ha trastocado todos los planes de familias, empresas e instituciones en todo el mundo, y en especial por los enfermos, por los dolientes de los fallecidos, por los agentes de la sanidad, de la autoridad y de todos los ámbitos laborales que están sosteniendo el sistema en estas circunstancias tan difíciles».

La postura adoptada por la Hermandad Matriz afecta igualmente al traslado de la Virgen desde el pueblo de Almonte, donde se encuentra desde el mes de agosto de 2019; hasta la aldea del Rocío. Esta vuelta al Santuario debería haberse procedido tras la Semana Santa del pasado año, pero las circunstancias sanitarias y la previsible aglomeración de personas hicieron inviable este esperado retorno. En este sentido, Padilla ya ha advertido que el traslado de la Virgen tal y como lo hemos conocido hasta ahora, «un traslado multitudinario», no se podrá hacer ni en 2021 ni en la primera mitad de 2022 y que en el momento en que se pueda acometer deberá realizarse con esquemas.

Finalmente, el presidente ha hecho en su comparecencia un llamamiento para unirse a la oración «a nuestra Patrona, la Santísima Virgen del Rocío, para que interceda ante el altísimo y sea nuestra principal fuente de fortaleza y de consuelo en estos momentos y los que están por venir».

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup