España, Varios

La Iglesia muestra su «preocupación» por una posible ley de libertad de conciencia que «reduce la libertad religiosa» intentando «privatizar o encerrar el ejercicio de la fe en la conciencia o en cada templo»

Los obispos españoles han indicado que mantienen una relación de «preocupante discrepancia» y «desencuentro» con el programa legislativo del Gobierno de coalición presidido por Pedro Sánchez, en concreto, con leyes como la de educación, eutanasia, protección al menor, la reforma del aborto y la ley ‘trans’.

«Las relaciones con el Gobierno y su propuesta legislativa son de desencuentro, lo cual no quita que en otras cuestiones del día a día, como los aspectos fiscales, las inmatriculaciones, que son asuntos de interés menor, nuestra relación es adecuada, guardando el respeto institucional. Pero respecto al programa legislativo, que termina siendo atropológico, nuestra relación es de preocupante discrepancia», ha afirmado el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argüello, este viernes en la rueda de prensa posterior a la Asamblea Plenaria de los obispos.

Argüello ha puntualizado que las relaciones con un gobierno se miden «con dos ritmos», el de las actividades ordinarias, que han sido «cordiales», y el de las propuestas más a largo plazo, como las leyes y, en estos asuntos, según ha precisado, a la Iglesia le hubiera gustado «hablar más», dejar «clara» su opinión, «como un sector de la sociedad, sin querer tener mayor influencia de la que le corresponde».

En concreto, ha mostrado su rechazo a «la ley de educación, la ley de eutanasia, la ley que tiene que ver con las identidades de género o con la transexualidad y la reforma que amplía la ley del aborto».

También ha manifestado sus reservas hacia la ley de protección a la infancia recientemente aprobada en el Pleno del Congreso porque se asienta, según ha advertido Argüello, en una «comprensión antropológica» a la hora de «la educación sexual» y de las «propuestas de cambio de sexo». También ha opinado que queda «muy disminuida la importancia que se da a los padres, como queriendo disolver los cuerpos intermedios» a favor de la relación «individuo-Estado».

TESTAMENTO VITAL CONTRA LA EUTANASIA

En relación a la ley de eutanasia, los obispos españoles, a través de la Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida, han propuesto un nuevo texto de Declaración de Instrucciones previas y voluntades anticipadas, para que los ciudadanos que así lo deseen puedan dejar por escrito que no quieren la eutanasia.

La persona que firme este texto manifiesta su deseo de que «si llegara a padecer una enfermedad grave e incurable o a sufrir un padecimiento grave, crónico e imposibilitante o cualquier otra situación crítica» se le «administren los cuidados básicos y los tratamientos adecuados para paliar el dolor y el sufrimiento» pero «no la prestación de ayuda a morir en ninguna de sus formas, sea la eutanasia o el ‘suicidio médicamente asistido'» ni que se le «prolongue abusiva e irracionalmente» la muerte.

«Considero que la vida en este mundo es un don y una bendición de Dios, pero no es el valor supremo absoluto. Sé que la muerte es inevitable y pone fin a mi existencia terrena, pero desde la fe creo que me abre el camino a la vida que no se acaba, junto a Dios», indica la propuesta de documento.

También recoge el deseo del firmante de recibir asistencia de un sacerdote antes de morir y, si se trata de una mujer, se manifiesta también que «en caso de estar embarazada, se respete la vida del hijo».

Argüello ha puntualizado que «no vale» con llevar este testamento vital «en la cartera» ni con «ponerlo en la mesilla del hospital» sino que la ley establece que debe ser registrado en registro público, de manera que se incorpore al historial del paciente.

Los obispos lanzarán una campaña para dar a conocer este nuevo testamento vital y hacen un llamamiento para que se facilite por medio de recursos electrónicos el registro de estas últimas voluntades.

Por otro lado, el portavoz de los obispos ha mostrado su «preocupación» por una posible ley de libertad de conciencia que «reduce la libertad religiosa» intentando «privatizar o encerrar el ejercicio de la fe en la conciencia o en la sacristía de cada templo».

Entre otros asuntos abordados por los prelados, también han anunciado «una semana del matrimonio» que tendrá lugar del 14 al 21 de febrero, coincidiendo con San Valentín, la fiesta de los enamorados, para hacer una «campaña en favor del matrimonio» y contrarrestar el «invierno demográfico» en España.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup