Sevilla, ⭐ Portada

La imagen del día: «como una premonición…»

«Cuando me enteré de que había sido designado cartelista de las Fiestas de la Primavera el pájaro del miedo se posó en mi hombro, yo sabía que este encargo iba a ser uno de los más difíciles de mi carrera, porque, aun sin saber qué era lo que iba a pintar sabía que todos esperarían que fuera fiel mi estilo y, en mi estilo como ustedes saben todo ocurre siempre en una sola escena… ahí estaba mi condena y mi reto: porque ¿cómo representar a la vez lo sagrado y lo profano?, ¿cómo representar a la vez algo en lo que hay risa, pero también llanto?…» 

De esta elocuente manera el autor del cartel de las fiestas de la primavera de Sevilla de 2020, Fernando Vaquero, compartía los desvelos que le invadieron al conocer su nombramiento con el numeroso público asistente a la presentación de su maravillosa obra en el Salón Colón del Ayuntamiento de Sevilla, hace ahora una eternidad. Un impresionante cartel en el que el artista funde con maestría «lo sagrado y lo profano, el día y la noche, la alegría y la pena, la muerte y la vida». Toda la primavera latiendo en el interior de una casa sevillana. Pocos podían imaginar que el cartel de Fernando Vaquero, inconscientemente, se convirtiese en un auténtico presagio, una auténtica premonición.

Ha sido una usuaria de la conocida red social Facebook, Estela Franco, la que ha dado en el clavo con este razonamiento, no pretendo atribuirme lo que no me corresponde. Ha sido ella la que, tras subrayar que lo único que no terminaba de entender cuando presenció por vez primera la obra era la mirada triste, cargada de melancolía, de la flamenca, ha afirmado que cuando hace unas horas volvió a ver el cartel, sintió un aldabonazo en su alma, «casi me da un vuelco el corazón… Como una premonición, el autor nos encerró en una casa sevillana y así serán las fiestas de 2020″, ha subrayado, en mi opinión, con enorme acierto. 

«Cuando llegue el Domingo de Ramos -prosigue- encederemos velas y oiremos marchas, y los niños sacarán los pasitos que han hecho en este tiempo de encierro, y se inundarán las redes, y esos serán los únicos pasos que veremos este año… El día del pescaíto, bailaremos alguna sevillana y brindaremos en catavino por videollamada, nos colocaremos la flor bien alta y nos haremos fotos en el patio de nuestras casas. Y esas serán las flamencas este año… Como una premonición, el autor metió todas las fiestas de Sevilla en una casa».

Por eso la imagen del día, que venimos mostrándoles las últimas jornadas ha rescatado la impactante obra de Fernando Vaquero, pero también la magnífica reflexión de Estela Franco. Porque el Cartel de las Fiestas de la Primavera se ha convertido ante nuestros emocionados ojos, ante nuestras dolorida alma, en una presagio que, de un modo muy distinto a como fue concebido por su autor. Un mirada en la que el brillo ocupa ahora un lugar de privilegio pero que, como también concluye quien tan acertadamente ha sabido interpretar el relato gráfico en virtud del dramático desarrollo de los acontecimientos, casi instantáneamente, esa es la esencia del andaluz, se convierte, por obra y gracia de nuestra propia idiosincrasia, en un hálito de esperanza, porque «la Pasión y la Alegría se respirarán, eso no nos lo va a quitar nadie», porque «ahora, la flamenca en penumbra no me parece triste… me parece una mujer llena de esperanza que mira hacia la calle…» para recuperar esa Sevilla que nos espera para volver a ser, cuando Dios quiera, la Reina de la primavera.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup