Sevilla

La importancia de las labores de conservación a través del manto de la Candelaria

El patrimonio heredado de las diversas hermandades que configuran el universo cofrade conserva auténticas joyas que desde el punto de vista patrimonial o sentimental forman parte del capital común que se transmite de padres a hijos y de generación en generación. Su conservación o en su caso la reutilización de parte de las piezas que configuran esta herencia forma parte esencial de la labor que han desarrollar los diferentes equipos de gobierno.

Así lo entienden en la sevillana hermandad de la Candelaria cuyo taller de costura y bordados, que mantienen el grupo de mujeres candelarias, ya acometió en 2016 una intervención sobre la pieza desmontado las piezas bordadas del antiguo manto de salida de María Santísima de la Candelaria. Una pieza que había sido ejecutada en los talleres de Eduardo Rodríguez en 1926, que se reprodujo fielmente en 1992 en el taller del Convento de Santa Isabel.

Ahora ha sido el Taller de restauración Cyrta el que ha difundido unas instantáneas que muestran la intervención realizada sobre la pieza orientada a la eliminación de cera acumulada, en su primera fase, por el inevitable efecto del movimiento del paso de palio de la dolorosa hispalense. Una imágenes que evidencian el excelente trabajo realizado así como la importancia de emprender este tipo de labores conservativas en aras de que las obras de arte que conforman el patrimonio de las cofradías se mantengan en todo su esplendor.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen