Advertisements
Córdoba, Costal

La llamada de la auténtica devoción

«Aquí no vienen costaleros que tengan otra motivación que la auténtica devoción por el Señor de la Caridad y su Bendita Madre». Así lo confesaba a este medio Juan Rodríguez Aguilar en el preámbulo de la igualá de la cuadrilla costalera que cada Jueves Santo tiene el inmenso privilegio de llevar al mismísimo Dios desde la penumbra de San Francisco hasta el mayor templo de la cristiandad cordobesa. 

Una devoción y un indiscutible sentimiento de pertenencia especialmente acusado en la configuración de una cuadrilla que tiene unas connotaciones particularmente singulares, que a nadie escapan, profundamente alejadas de las concesiones de cara a la galería y del espectáculo que es seña de identidad en otros lares. 

Devoción incalculable hacia el Señor de la Caridad y la Madre de Dios, que se transmite de generación en generación, y que ha permitido a la cofradía y al equipo de capataces que dirige el propio Rodríguez Aguilar doblar la cuadrilla con vistas al próximo Jueves Santo con casi 70 hombres 12 de ellos aspirantes. 

Una cifra nada desdeñable que es prueba irrefutable porque no siempre uno se hace costaleros por afición, sino por cuestiones mucho más esenciales como la fe y el amor a los Titulares.

Advertisements
Anuncios

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies