El Rocío, Portada

La Matriz de Almonte solicita al IAPH un presupuesto de intervención para el conjunto textil de los Montpensier

El Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico – IAPH ha realizado hoy una visita técnica a solicitud de la Hermandad Matriz de Ntra. Sra. del Rocío de Almonte para valorar el estado de conservación y elaborar un presupuesto de intervención en el conjunto textil de los Montpensier que forma parte del ajuar de la Virgen del Rocío. También se ha realizado una revisión de la reciente restauración del conjunto de los Apóstoles.

Por el IAPH han asistido su director, Juan José Primo Jurado; José Luis Gómez Villa, jefe del Centro de Intervención; y Lourdes Fernández González y Carmen Ángel Gómez, técnicas en restauración y conservación del patrimonio histórico. Y por la Hermandad Matriz, Antonio Ramos, delegado de Formación.

El conocido como “traje de los Montpensier” o “de la coronación” es uno de los más conocidos de todos cuantos luce habitualmente la sagrada imagen de la Virgen del Rocío. De fines del siglo XIX, debió ser regalo de los duques a la patrona de Almonte por la devoción que éstos le profesaban, especialmente su hija, la condesa de París. Todo ello se baraja como hipótesis, ya que no se ha encontrado documentación que lo acredite, pero sí el saber que los duques de Montpensier hicieron diversas donaciones a la ermita rociera.

Aunque no conocemos con exactitud qué cosas llegaron a este templo de la mano de la familia de Orleans, intuimos cuales pudieron ser debido al valor material de los mismos, y a algunos elementos en ellos representados, tales como las flores de lis, símbolo de la casa real de Francia, aunque hay autores que afirman que este terno fue regalado a la Patrona de Almonte por la propia Condesa de París, conformando el conjunto la saya, el manto, el rostrillo y el traje para el Niño.

Se trata del mismo traje que la Santísima Virgen lució el 8 de junio de 1919 para ser coronada canónicamente, de ahí que también se le conozca, como se apunta líneas atrás, como “traje de la coronación”.

El terno está compuesto por saya, corpiño, mangas, puños, sobre mangas, manto y toca, todo ello en tisú de plata bordado en oro fino. La saya muestra un gran dibujo central con motivos florales y tallos, que cierra en la parte inferior con una amplia cenefa bordada, así como el borde de las sobre mangas, que muestran roleos y motivos vegetales.

Está todo bordado con las técnicas de bordado al oro tendido, empleando las puntadas de setillo, ladrillo, pespunte, media honda y cartulinas, empleando los siguientes materiales: hilos lisos, torzal, canutillo y lentejuelas.

El manto por su parte, es la pieza más significativa del conjunto, pues, mostrando en el centro tallada en madera una paloma como símbolo del Espíritu Santo, en alusión a Pentecostés, festividad de esta advocación mariana, el resto de la prenda está salpicada con flores de lis bordadas en oro fino, símbolo y emblema de de la Casa de Orleans, a la que pertenecían los donantes.

En 2005 fue restaurado y el bordado pasado a un nuevo tisú, conservándose en la actualidad en perfecto estado. La Virgen lo lució en la procesión extraordinaria del 8 de septiembre de 2018, con motivo del centenario de su coronación canónica.