Sevilla, ⭐ Portada, 🎶 Pentagrama

La música cofrade se tiñe de luto

«Jamás se está preparado para decir adiós, y menos aún cuando ese adiós llega de una manera tan inesperada como este azote que la vida nos ha dado hoy. Despedimos a un compañero, a un amigo que siempre ha estado para sumar más allá de la música. Hoy nos ha dejado Manuel Pineda Díaz, quien ha formado parte de nuestra cuerda de bajos durante numerosos años. Desde la Banda de Las Cigarreras no podemos más que trasladar nuestro pésame y nuestro cariño a todos sus familiares (especialmente a Noelia y Alonso) y amigos, que como músico de Sevilla, ha ido cosechando en una dilatada trayectoria por algunas de las mejores formaciones que han dado nuestra Semana Santa. Manuel nos deja un recuerdo y un legado inconmensurable, el de una persona buena, que siempre trabajó y lo dio todo con una sonrisa. Hasta siempre, compañero».

Con este sentido texto, a modo de sincero homenaje, la Banda de cornetas y tambores Nuestra Señora de la Victoria, Las Cigarreras ha puesto negro sobre blanco la desolación que invade a la formación musical hispalense por el fallecimiento de uno de sus miembros dejando tras de sí un halo de tristeza incalculable derivado de la pérdida de un ser querido que, más allá de su incomparable valor humano, deja una huella imborrable, no solo en la excelente formación musical de Los Remedios, sino también en la Agrupación Musical de Los Gitanos y la Agrupación Musical de la Encarnación de San Benito -de la que fue miembro fundador- de las que también formó parte. Una noticia que ha propiciado que se multipliquen las muestras de condolencia por toda la geografía cofrade. Pineda, que tocaba la tuba, ha fallecido a consecuencia de un infarto a la edad de 44 años.

Y es que de cuando en cuando la información cofrade se trufa de tristes noticias, que nos hacen regresar a todos a la amarga realidad y a la crudeza de la vida por la que nos ha tocado deambular, forjar sueños, soportar tempestades, construir proyectos y sufrir pérdidas. Noticias que suenan como un aldabonazo en el corazón de quienes las leen y nublan el alma de propios y extraños.

Una dolorosa pérdida, que siempre lo es cuando se marcha una persona cercana, acrecentada por las especiales circunstancias en las que nos encontramos inmersos, a causa de la terrible pandemia que está asolando el planeta y que mantiene latente el daño causado por la pérdida de tantos seres queridos, y una noticia que ha llenado de consternación a sus familiares y amigos y a todos los cofrades que compartieron parte de su vida con él.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup