De Cerca, Una mirada de Esperanza

La noche apoteósica de Tres Caídas

La formación trianera interpretó en la Campana, tras su misterio, las marchas “Padre Nuestro”, “Nazareno y Gitano” y “La Saeta”, como homenaje a dos de las personas más ilustres de la Semana Santa sevillana

La Semana Santa de 2022, nos deja algunos momentos que quedarán escritos en la historia cofrade sevillana y uno de ellos, es el que se produjo en la Madrugá, en la Plaza de la Campana al paso de Ntro. Padre Jesús de las Tres Caídas de Triana.

El misterio de las Tres Caídas llegaba al palquillo de la Plaza de la Campana y aquí comenzaba el gran homenaje de la banda, costaleros y capataces, a dos personas que ya no se encuentran a nuestro lado, pero que desde los balcones del cielo han disfrutado de la semana mayor de los cristianos, me refiero sin duda alguna a Pascual González, eterno pregonero sevillano, y Juan Manuel Martín, la Voz de Bronce.

Con el misterio parado frente al palquillo, el capataz Paco Ceballos dedicaba la levantá a la Banda de las Tres Caídas que en ese momento interpretaba uno de los estrenos de esta Semana Santa, “El Hijo de Dios”.

Seguidamente comenzaba este emotivo homenaje con las marchas “Padre Nuestro” y “Nazareno y Gitano” dedicadas al gran Pascual González (compuestas en su día por él) y “La Saeta” dedicada a la Voz de Bronce y al martillo al que tantas veces llamó, el del Cristo de la Salud de los Gitanos.

Las tres marchas versionadas obviamente para ser tocadas por la banda trianera, sonaron tras el misterio de las Tres Caídas que formando un binomio excelente con la banda coreografió las marchas haciendo una de las chicotás más increíbles de la historia de la Campana.

Y es por momentos como este lo que hace grande nuestra Semana Santa, donde nunca se olvida a los que faltan y de una cosa estoy seguro, que el Santísimo Cristo de las Tres Caídas y su bendita Madre reservaron un lugar exclusivo para que tanto Juanma Martín como Pascual González vieran el sentido homenaje que Triana quiso brindarle.