El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

La nueva realidad

Quien piense que al visitar la exposición del centenario de la Candelaria se va a encontrar con una muestra más donde una corporación exhibe lo mejor de su historia va mal encaminado. Porque la que podría ser una actividad expositiva más no deja de recibir los elogios de los cofrades, incluso de aquellos tan encorsetados que no entienden una idea diferente de montar una exposición como ha hecho la Candelaria.

La corporación del Martes Santo no ha necesitado de gran parte de la planta baja. Le ha bastado con dejar constancia de sus señas de identidad para sumergirnos en sus cien años de historia utilizando solo un ala del Consistorio. En «Candelaria, flor de Sevilla» uno puede recordar el palio por los jardines de Murillo, intuir la imagen de Jesús cargando el peso de la cruz, o perderse entre los rostros de personalidades relevantes para la hermandad. Un homenaje a los hermanos, que al fin y al cabo son los que mantienen viva la historia de nuestras hermandades. ¿Cuántas han visto que dedican un lugar destacado a sus hermanos? Incluso cuando sales de ella la exposición continúa. Más allá de sus cuatro paredes, cuando prosigues tu camino te asombras al poder ver el palio desde la avenida de la Constitución.  

Todas estas ideas emanan de Carolina Morales Tabares, quien a través de su empresa, Candela Factoría, ha traído un nuevo concepto expositivo a la ciudad. La primera comisaria en las exposiciones de nuestras cofradías –ya estuvo al frente de la del cincuentenario de la Sed– ha desplegado tal potencial que las nuevas muestras tendrán que reinventarse si no quieren quedar ancladas en el tiempo.

Muy cerca de allí tenemos «En Clausura», organizada por la hermandad de la Antigua. Interesantísima. Pero el concepto utilizado por su comisario es el mismo que se ha implementado en la mayoría, mostrar la riqueza de sus protagonistas, que en este caso son los conventos. Si observamos las citas culturales que hoy en día tienen lugar en nuestro país nos daremos cuenta de cuánto han cambiado, un dinamismo que ha elevado el nivel y nuestra imagen. Poner en funcionamiento otras ideas expositivas respetando el mundo cofradiero es posible. Y en la Candelaria ha comenzado a surgir ese germen.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup