El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

La otra Sevilla

La que no sale en los periódicos porque no vende. La que no aparece en los stand de turismo de la ciudad. La olvidada. La que se ve ensombrecida por la otra Sevilla, que impostada intenta aplacarla. La que no entiende de cadenas de comida rápida ni de cadenas de ropa que están repartidas por medio mundo. La que huele a los pucheros que se van perdiendo.

Parece como si no existiera. La omiten los vecinos que se creen sevillanísimos por vivir en el centro. Por tener su lugar de residencia en la ciudad intramuros. En la Encarnación, Alfonso XII o en Santa Cruz, ignorando que en los barrios más pobres de España existe una Sevilla de verdad, nada artificiosa, que no finge si no llega a final de mes o si los problemas han llegado para quedarse.

Más allá de la Sevilla que ostenta una falta de naturalidad que nos pretenden esconder, colmada por señoritos que compran títulos nobiliarios, que pretenden con la palmadita en la espalda hacernos creer que son amigos nuestros y que alardean de tener caseta de feria existe la otra cara. Que también es Sevilla. Y más auténtica.

El Gran Poder ha acudido allí. A sitios que quizá ni el propio sevillano sabía que existían, que no había pisado nunca. Lleva en el rostro la misericordia infinita del hijo de Dios y vestido de humildad se postra ante los más pobres. En medio de familias desamparadas a las que nadie escucha, donde la inversión es una utopía y donde un par de euros llega a convertirse en el sustento para una semana.

La misión evangelizadora también empieza en ti. Porque ahora que has conocido una realidad que ignorabas, te has dado cuenta de que tender la mano es un gesto de amor, y ha tenido que acudir el Gran Poder para que vieras con tus propios ojos cuánta falta hacemos allí. Y cuánto nos necesitan.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup