Advertisements
Córdoba, ⭐ Portada

La Plataforma Mezquita Catedral vuelve a hacer el ridículo con un comunicado sobre el monumento

Reclama que debe abrirse por ser «motor turístico de la ciudad” pese a que Córdoba capital está confinada perimetralmente por lo que es imposible que haya turistas

La Plataforma Mezquita Catedral de Córdoba ha vuelto a hacer el ridículo con un comunicado sobre el monumento que pretende que se expropie desde hace años cuestionando el cierre a las visitas turísticas, el pasado mes de noviembre a causa de la pandemia del Covid-19, del “monumento motor turístico y cultural de la ciudad”, pues, según ha señalado el colectivo de izquierdas, “los museos y monumentos gestionados por la Junta de Andalucía, administración que dicta las recomendaciones sanitarias, han permanecido abiertos”. Conviene recordar que la ciudad de Córdoba está confinada perimetralmente por lo que es imposible que haya turistas en la ciudad.

A este respecto la plataforma ha recordado que “el pasado 11 de noviembre la Mezquita-Catedral de Córdoba y el Patio de los Naranjos cerraban sus puertas a la visita, sin fecha de reapertura tras una reunión del Cabildo Catedralicio y atendiendo a la recomendación de las autoridades sanitarias”. Sin embargo, ha señalado la plataforma, “a pesar del cierre a la visita” turística, “el Cabildo ha mantenido abierta desde entonces la actividad litúrgica en la Catedral y en la Parroquia del Sagrario”. Afirmación que evidencia que este colectivo de izquierdas es incapaz de entender la diferencia entre una visita turística y una ceremonia religiosa, distinguir entre un acto que dura poco más de media hora frente a tener las puertas abiertas varias horas al día y comprender que no hay turistas en Córdoba en las actuales circunstancias.

Pese a ello y sin ruborizarse, la Plataforma Mezquita Catedral se ha preguntado “qué circunstancias han cambiado ahora, pues el pasado 26 de mayo el monumento fue el primero de ámbito nacional en abrir sus puertas con la entrada de la provincia de Córdoba en la Fase 2 de la desescalada”, al concluir entonces el Estado de Alarma por la pandemia de Covid-19. Según ha resaltado la referida plataforma, “en aquel momento, por la ausencia de movilidad interprovincial, la Mezquita solo era visitable por personas que vivieran en la provincia de Córdoba, tal y como ocurre ahora”. Una falsedad en toda regla, ya que las actuales restricciones limitan exclusivamente a ciudadanos de la ciudad de Córdoba capital visitar la Mezquita Catedral ya que, como hemos descrito, la ciudad, está confinada perimetralmente.

Entonces, el pasado mayo, afirma el comunicado, “la portavocía del Cabildo hablaba de momento oportuno para que pudieran ir los cordobeses” –refiriéndose a toda la provincia-, afirmando que “Córdoba es segura y la Mezquita Catedral también lo es”, y que se había realizado “un esfuerzo importante” en limpieza y desinfección. Por eso, para la plataforma, “resulta extraño comprobar que este esfuerzo ya no merece la pena ahora, con el perjuicio que este cierre provoca a los empresarios y hosteleros de la zona, además del faro que el monumento significa para el pueblo de Córdoba, también en tiempos de pandemia y con una caída de los visitantes”. Es obvio que los redactores de este sonrojante comunicado no han paseado por el entorno del monumento recientemente, absolutamente vacío a causa del referido confinamiento perimetral por lo que resulta altamente complicado que se llenen los comercios cercanos a la Mezquita Catedral, esté o no abierta.

Por otro lado, a la plataforma también le “llama la atención el hecho de que Medina Azahara, el otro gran monumento omeya de Córdoba, no haya cerrado sus puertas desde que las volvió a abrir tras el Estado de Alarma el pasado junio”. En este caso, según ha aclarado la plataforma, el conjunto arqueológico “está gestionado por la Junta de Andalucía, la administración autonómica que tiene transferidas las competencias sanitarias y que dicta las recomendaciones en este ámbito, administración que tampoco ha cerrado desde que se reabrieron el resto de monumentos que gestiona en la ciudad: el Museo de Bellas Artes, la Sinagoga y el Museo Arqueológico”. Quizá lo que habría que preguntarse es si merece la pena gastar dinero público en mantener todos estos enclaves abierto para que solamente puedan ser visitados por los ciudadanos de Córdoba capital, aunque ya se sabe que hay parte de la izquierda de este país, rama ideológica a la que esta plataforma está adscrita, piensa que el dinero público “no es de nadie”.

En consecuencia, la Plataforma Mezquita Catedral ha vuelto a plantear “la urgente necesidad de dotar al conjunto monumental de un Plan Director que estipule un marco regulatorio claro para su gestión, y que frene, de una vez por todas, la caprichosa administración del edificio por parte del Cabildo Catedralicio, empeñado desde hace años en arrinconar los valores andalusíes del templo, contraviniendo los principios reconocidos en la declaración de Patrimonio Mundial” de la Mezquita por la Unesco. Una urgencia que debería ser aplicarse por más de uno en recibir un curso intensivo de lectura comprensiva.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup