Sevilla, ⚓ Costal

La Redención prescinde de Carlos Yruela como capataz del palio

El capataz responde a través de un mensaje de whatsapp dirigido a su cuadrilla, que "ni tienen argumento ni fundamento para tal decisión".

Recién concluida la Semana Santa, comienzan a producirse los primeros movimientos que sientan las bases de la configuración de las distintas corporaciones penitenciales con vistas a la próxima y aún lejana Semana Santa. Desvinculaciones de bandas y cofradías y rumores de cambios en los responsables de las cuadrillas trufan con fruición los comentarios que se alimentan por los distintos mentideros, buena parte de ellos sin llegar a concretarse, pero algunos convirtiendo el rumor en realidad.

Es el caso de la Hermandad de la Redención, cuya Junta de Gobierno ha decidido dar por finalizado el ciclo de Carlos Yruela Rojas como capataz del paso de María Santísima del Rocío. Así lo ha confirmado la cofradía del Lunes Santo, mediante un comunicado difundido a través de sus medios oficiales de comunicación en el que el máximo órgano de gobierno de la institución, ha querido subrayar su agradecimiento por «la dedicación, el trabajo y el cariño hacia nuestra Hermandad desde que fuera nombrado capataz en el año 2005. Por ello, le pedimos a Ntro. P. Jesús de la Redención y a su bendita Madre, la Virgen del Rocío que le colmen de bendiciones».

Carlos Yruela, capataz de la Virgen de los Dolores de Santa Cruz desde hace más de tres décadas, de la Virgen de los Reyes de San Ildefonso y de Madre de Dios del Rosario, ha respondido a este cese, a través de un mensaje de whatsapp dirigido a su cuadrilla que, como no podía ser de otro modo, ha trascendido, llegando a estar a disposición de esta redacción. En él, el capataz afirma que el cese se hizo efectivo en un conversación con el hermano mayor a la que fue citado «sin saber el tema que se iba a tratar, en un bar de copas de la Arfe». En el transcurso de la charla, el máximo responsable de la hermandad afirmó, siempre según el capataz, que «cuando se ratifican a los capataces anualmente en un cabildo sobre el mes de noviembre, hay una gran parte de la Junta que quiere echarme sin argumentar explicación alguna, a lo cuál responden que no, y que si alguien duda de mi labor como capataz, le pide un voto de confianza».

Adicionalmente, según lo argumentado por el hasta ahora responsable de la cuadrilla del palio del Beso de Judas, una de las razones para materializar el cese se encuentran los rumores de que en el equipo de capataces, «existe una gran discrepancia y que hubo problemas el Lunes Santo, entre ellos en plena calle, a lo cuál le contesté que eso eso era rotundamente falso», añadiendo que «el jueves 12 íbamos a tener los cinco una reunión como todos los años, para comentar las incidencias que hayan podido existir».

La conclusión de Yruela en esta comunicación es clara: «ni tienen argumento ni fundamento para tal decisión y además no son formas de prescindir no solo de un capataz, sino de un capataz que lleva 52 años de hermano con un nombre y reputación en Sevilla, conseguida con mucho esfuerzo durante más de 37 años al frente de pasos, que ha además ha echado toda su ilusión y sus ganas, para que el paso se luzca todos los años, ademas de la repercusión que ello puede traer en una cuadrilla donde todos sus componentes está considerados como un familia».

No obstante, el cesado capataz ha puesto de manifiesto su amor inequívoco por la que considera su hermandad, por cuyos titulares «lucho, me sacrifico y me desvivo», afirmando que «formando parte o no de su Junta de Gobierno, estando en el puesto que haya estado, como hermano de número o no, sintiendo el enorme privilegio de estar junto a la Virgen y el Señor o antes que pasase o cuando acabe, mi hermandad ha sido, es y será como mi familia. La defiendo como a mi familia, acepto sus virtudes y defectos como los de mi familia y siempre apoyaré sus decisiones y trabajaré para que sean las adecuadas como con mi familia».

«Quien me conoce sabe que encontraré el momento de pasar a otro plano en mi labor. Tal y como llegué, sin hacer ruido, porque como el sentimiento es tan grande que yo siempre querré lo mejor para Ellos, y lo mejor no tiene por qué ser mi persona. No es difícil aceptar decisiones que nos impliquen si anteponemos el yo a la institución y quien lo haga se califica sólo y expone como es. Ahora y siempre yo soy de Redención y estoy seguro que Ellos me recibirán arriba con mi conciencia limpia y ese será el mayor reconocimiento a lo que aquí haya podido hacer. Mientras eso llegue, cada día al servicio de mi hermandad y de la junta que la gobierne y pensando en lo mejor para ella siempre», ha afirmado, en un reflexión, Carlos Yruela.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup