El Capirote, Sevilla, 💙 Opinión

La soledad del Gran Poder

En un 2020 en el que se cumplen cuatrocientos años de la hechura del Señor de Sevilla es inevitable que las miradas se fijen no solamente en él sino en un recorrido histórico donde los cuatro siglos están llenos de peticiones, procesiones extraordinarias y curiosidades que serán rescatadas coincidiendo con esta efeméride. Una de las imágenes más representadas en diversas artes, tan presente en pregones, meditaciones o composiciones poéticas. De aquellos versos que le dedicara Rodríguez Buzón al soneto que en su “Adviento de la angustia” escribiera Laffón: “Y en las manos de fiebre su Madero/ como asido a un sangriento gobernalle/ va Jesús -ya entre rosas-, timonero”.

Tantos y tantos capítulos donde la imagen gubiada por Mesa es protagonista absoluto. Fotografías en blanco y negro, el momento en el sudó sangre o las entrañables noches en las que, durante su estancia en San Lorenzo, era girado dirigiendo su mirada al ventanal, hacia una plaza que es centro neurálgico en Semana Santa. Por eso no se entiende la soledad en la que se vio sumido cuando en 2017 se encontraba cruzando el Arco del Postigo y las avalanchas provocaron una estampida que años después sigue estando presente en la mente de los sevillanos.

No es novedoso ahondar en un tema que todas las cuaresmas sobrevuela las cabezas de quienes esperamos la llegada de la Semana Santa. Entre carreras y amenazas de atentado la Madrugada no es la que vivimos hace incluso décadas, antes de aquellos sucesos del 2000. Este año la jornada más emblemática se ve amenazada, al igual que el resto de días, por la expansión del coronavirus potenciado por la desinformación y el interés de quienes quieren convertir este asunto en arma arrojadiza para sembrar una alarma social que termine por desestabilizarnos. Acopio de mascarillas y kits y no salir de casa. Un eslogan que parece ser tónica dominante en más rincones de los que se piensa.

La madrugada del próximo Viernes Santo el Gran Poder volverá a recorrer el corazón de la ciudad. Un signo más que evidente de que hay que echarse a las calles para estar junto a Él, para volver a demostrarle lo que significa para Sevilla. Porque aunque las ocasiones sean graves, a pesar de atravesar dificultades, Él no se olvida de sus hijos ni un segundo.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen